El impacto financiero del incremento de la morosidad bancaria

Publicado el 13 de Diciembre 2016 a las 9:42 AM

Los bancos son básicamente intermediarios financieros que obtienen dinero de terceros, sea por ahorros o créditos tomados de otras entidades, y lo prestan a quienes lo solicitan y cumplen con los requerimientos establecidos.

bancobanco1_principal.jpg

El incumplimiento de pagos genera problemas no solo para la calificación crediticia de los clientes morosos. También hay consecuencias para las entidades financieras, y en general para todo el sistema si este comportamiento se convierte en una tendencia o se incrementa de manera importante.

En mayo de 2016 la Asociación de Bancos (Asbanc) reportaba una morosidad total de 2.77%, la más alta de los últimos 10 años. En el caso de pequeñas empresas, dicha tasa alcanzó el 9.31%, y en la mayoría de los tipos de créditos la tendencia fue similar, salvo los créditos de consumo que se mantuvieron estables alrededor de 3.54%.

El nivel de riesgo de cada crédito se castiga con provisiones que son fijadas, en nuestro caso, por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS).  Por esta razón, un incremento en la morosidad o en el volumen de créditos con problemas se refleja en un aumento del nivel de riesgo y, por ende, un crecimiento en las provisiones solicitadas por el regulador, que es dinero inmovilizado y que no puede ser prestado, de modo que afecta la rentabilidad de la entidad financiera.

Impacto en las tasas de interés

El aumento de las provisiones y la reducción de la rentabilidad conducen al encarecimiento del costo del crédito, por lo cual los clientes que sí cumplen con sus pagos y los nuevos clientes se verán afectados con mayores tasas de interés por los préstamos que soliciten. A menos que la entidad bancaria decida asumir la pérdida de rentabilidad.

Los bancos y otras entidades financieras, como parte de su política, establecen los procedimientos a seguir para tratar los créditos con problemas. Ello implica establecer responsabilidades internas, plazos o incluso alternativas de refinanciamiento, dando facilidades a algunos clientes y evitando que un crédito con problemas impacte negativamente en el riesgo de la entidad.

Una opción asumida por algunos bancos es la venta de su cartera morosa a empresas que luego se encargarán de cobrar dichos créditos a montos inferiores a la deuda acumulada (capital más intereses). La venta de cartera es una medida que permite a la entidad bancaria reducir la cantidad de deuda morosa para así contar con mejores indicadores de gestión que tendrán como consecuencia calificaciones de riesgo positivas y por tanto un acceso a créditos en mejores condiciones.

FUENTES CONSULTADAS:

Artículo: "Gestionar el riesgo de crédito: ¿qué es y quiénes deberían hacerlo?".  De Gregorio Beláunde, recuperado de Gestión.

Artículo: "Principles for the Management of Credit Risk", de Basel Committee of Banking Supervision.

Artículo: "Morosidad bancaria alcanzó su mayor nivel en diez años", de Gestión.

¿Deseas saber más acerca de la administración de préstamos con problemas? Inscríbete en el curso Análisis de riesgos crediticios del PEE de ESAN.