Costos directos e indirectos en la gestión de salud

Actualmente identificar los costos directos en la gestión de salud resulta relativamente fácil, más no cuando se trata de los costos indirectos. Veamos por qué.

user-pic
Voto 1 Voto

Las diferentes organizaciones de atención para la salud (hospitales y clínicas) constituyen una red compleja de acciones, actores (pacientes, médicos, enfermeras, etc.) e instituciones. Tradicionalmente, estas entidades se organizan por funciones, diseñando sistemas de información de costos, los que tenían como mayor dificultad decidir cómo distribuir los esfuerzos económicos comunes o compartidos por los diversos departamentos y unidades centrales.

Hacia los años setenta, los avances científicos y tecnológicos, así como la creciente demanda de servicios asistenciales, tornaron altamente ineficiente esa forma de organizar las actividades de salud. La necesidad de mejorar la productividad y el financiamiento de los servicios de salud impulsó nuevas formas de organización que permiten no sólo reducir los costos, sino también mejorar la calidad de los servicios.

En la actualidad se hace necesario calcular realmente los costos en los que se incurre y asignarlos correctamente. Es en este contexto que cobra gran importancia la clasificación de los costos en: costos directos y costos indirectos. 

Se debe tomar en cuenta que conocer lo más exacto de los costos de un producto o servicio permitirá: llevar a cabo una buena planificación; realizar el control al conocer los costos reales; retroalimentar el resultado de este control en los periodos subsiguientes y conocer el precio a aplicar al producto o servicio.

Identificar los costos directos con el objeto del costo (departamento de servicios médicos, unidades centrales de diagnósticos, unidad de cuidados intensivos-UCI, etc.) es económicamente y fácilmente rastreable. La principal dificultad consistirá en asignar los costos indirectos, los cuales son comunes a los distintos objetos de costos. La asignación de estos costos indirectos es todo un reto.

Para resolver la asignación de estos costos indirectos algunas entidades emplean una sola base de asignación y otras más bien utilizan diferentes bases de asignación. De las dos formas, la más recomendable es esta última, la que utiliza diferentes bases, ya que permite identificar y aplicar el concepto de "causa-efecto". 

Por ejemplo, el costo en que se incurre en el área de UCI donde se están atendiendo a pacientes de diferentes especialidades, se podría cometer un error asignar los costos de UCI a las diferentes especialidades de acuerdo al tiempo de atención porque el tiempo de atención para una recuperación de una operación, que no demande muchos recursos, podría ser mayor que el tiempo que demanda una emergencia que necesita la presencia de especialistas cuyos honorarios son altos, además del empleo de equipos especiales.

En todo caso, para una mejor forma de asignación de los costos indirectos se recomienda emplear el sistema de "costeo a base de actividades", siempre y cuando lo permita el costo de implementación de este sistema.

¿Qué otros métodos se puede considerar para asignar costos indirectos en la gestión de servicios de salud?

Esta entrada contiene un artículo de:
José Velazco Paúcar
Profesor del área de Finanzas, Contabilidad y Economía. MA, ESAN, Perú. Ingeniero Mecánico, Universidad Nacional de Ingeniería, Perú.
Profesor de la Maestría en Gerencia de Servicios de Salud de ESAN

Sin trackbacks

URL de TrackBack: http://www.esan.edu.pe/cgi-bin/mt/mt-tb.fcgi/23731

2 comentarios

| Escribir un comentario

El organigrama de los hospitales, basados en la estructura hospitalaria antigua por especialidades, hace en el momento inviable medir los costos indirectos de cada uno de ellos. Una estructura alternativa para el sector público sería hospitalizar pacientes por enfermedades, (basados en el PEAS) de acuerdo a los costos indirectos comunes que produzcan, independientemente de la especialidad que tienen (tal vez como se hospitaliza en las clínicas). Con esto el control de los costos es más probable y además se rompe la costumbre del ¡cacicazgo! de los antiguos médicos que cuidan su espacio sin tener en cuenta los costos abultados que producen en el hospital.

Es importante también considerar en cuanto a los costos, estas dos realidades:

a) Muchas clínicas tienen costos elevados en sus servicios porque tienen tercerizados una, dos y más veces sus servicios. Por ejemplo, el servicio de pediatría de una clínica "x" tiene como dueño a un doctor "A", y este a su vez lo alquila o concesiona a otro doctor, llamémoslo "B", y este a un doctor "C". Obviamente en esta cadena cada uno tiene un margen de ganancia y el médico que finalmente da el servicio médico recibe una suma irrisoria, por lo que debe corregirse esta distorsión.

b) Por otra parte, es bueno recordar que las clínicas en general al igual que los hospitales MINSA han tenido según su nivel y realidad, costos muy elevados aparentemente muy bien justificados, incluso se llegó a decir que las "clínicas" que funcionaban al interior de los hospitales, cobraban por consulta entre S/. 15 y S/. 50. Eran tarifas subvencionadas cuando el costo real era mucho más.

En todo este escenario irrumpen algunas clínicas privadas como la Clínica Gonzáles de Lince y los Hospitales de la Solidaridad con tarifas muy reducidas para consultas especializadas. La Clínica Gonzáles cobra S/. 17 y los Hospitales de la Solidaridad S/. 10). Esto ha regulado el mercado y obligado a las clínicas a bajar sus costos (o márgenes de ganancia exagerados), teniendo como un afectado más al médico, el más importante en esta cadena, a quien se le paga muchas veces una miseria por sus servicios.

¿Qué hacer? Pienso que deben de sincerarse los costos de las clínicas sobre todo y de los Hospitales MINSA en relación a esta "competencia" de los Hospitales de la Solidaridad, entre otros, que en la práctica ya se están haciendo, y no buscar otros pretextos para que en un nuevo gobierno se intente justificar las tarifas elevadas.

No olvidemos que los Hospitales de la Solidaridad (con los defectos que pueda tener y que están corrigiéndose) tienen una alta aceptación por parte de la población.

Escribir un comentario

Ten en cuenta:

En Conexión ESAN las opiniones son importantes. Nos interesa ser un espacio donde se pueda debatir y confrontar ideas. No privamos a nadie de su libertad de expresión, pero para asegurarnos de tener una conversación alturada y acorde al tema, te pedimos prestar atención a lo siguiente:

  • Mantén la conversación dentro del tema del artículo.
  • No permitimos publicidad en el espacio para comentarios. Ventas, anuncios y similares serán suprimidos.
  • Todas las críticas son bienvenidas. Las ideas están para ser confrontadas, pero respeta a los autores y otros comentaristas. Los insultos o ataques personales no serán permitidos.
  • Para una mayor comprensión los editores pueden editar los comentarios e incluso eliminar parte de tu texto. En ese caso nos comunicaremos contigo para explicarte el motivo.

Al enviar tu comentario certificas que estás de acuerdo con estas simples pautas de convivencia dentro de nuestra comunidad.