La modernización de la refinería de Talara, ¿una inversión rentable?

La inversión es el empleo de un capital en algún tipo de actividad con el fin de recuperarlo y obtener una ganancia. El Ministerio de Energía y Minas ha decidido a través de Petroperú modernizar la refinería de Talara. ¿Una inversión rentable para el Perú?

user-pic
Voto 0 Votos

El posible escenario geopolítico del petróleo en el mundo en las próximas décadas está condicionado por las siguientes circunstancias:

  • Agotamiento acelerado de la producción mundial de petróleo ligero. La mayoría de los grandes yacimientos de petróleo han entrado en una franca reducción de su producción según informes de la Agencia Internacional de la Energía.
  • Creciente exploración y explotación de crudos no convencionales (petróleos de aguas profundas, crudos extra pesados y pesados, condensados de petróleo, petróleo de esquistos bituminosos, arenas bituminosas). Los crudos no convencionales exigen una mayor inversión y son más contaminantes en relación a los crudos livianos en el proceso de extracción y refino. 
  • Elevadas tensiones geopolíticas entre países exportadores y las grandes potencias industrializadas. La invasión y ocupación de Irak, el bombardeo de Libia, las amenazas a Irán por su programa nuclear y las tensiones entre Estados Unidos y Venezuela corroboran esta afirmación.
  • Importante desfase entre la demanda y el consumo de productos derivados del petróleo, debido al agotamiento del petróleo, el incremento de la demanda en países emergentes y las limitaciones de las capacidades del tratamiento del crudo por las refinerías existentes en el mundo.
  • Encarecimiento del precio del petróleo a causa del desfase entre producción/demanda, las tensiones entre países productores y países industrializados, el incremento de las inversiones en las actividades extractivas y el agotamiento del petróleo a escala mundial. La OPEP prevé que el precio medio del barril de petróleo alcance los US$133 en el 2035.

Asimismo, la situación actual del petróleo en el Perú se caracteriza por las siguientes particularidades:

  • El Perú es un neto importador de petróleo desde 1994. Un país peligrosamente dependiente y vulnerable a la volatilidad de los precios del petróleo. Promover, fomentar o incentivar la dependencia del petróleo en el Perú es una actitud irresponsable y cortoplacista.
  • La producción y las reservas probadas de petróleo en el Perú sufren una constante reducción desde 1980. Estas reservas al actual ritmo de consumo sólo alcanzaran para unos 20 años. 
  • El petróleo explotado en los lotes de la costa mayoritariamente es procesado en las refinerías locales mientras que el petróleo procedente de los lotes de la selva es mayoritariamente un petróleo pesado que se ha de exportar.
  • La fuerte demanda de productos derivados del petróleo en el mercado interno de transporte así como la incapacidad de las refinerías de procesar el crudo pesado de la selva exige la importación de un importante volumen de crudo refinado. Existe, por tanto, el riesgo de incremento del déficit comercial en pocos años y afectar gravemente la estabilidad macroeconómica del país. 
  • La existencia de un fondo de estabilización que tenía como objetivo inicial amortiguar las variaciones del precio internacional del petróleo. El fondo de estabilización ante el sostenido crecimiento del crudo se ha transformado en un perverso sistema de subsidio de precios.
  • La exploración y explotación de las reservas probadas de petróleo existentes en la selva están condicionadas por la posibilidad de causar conflictos sociales y un serio impacto a la biodiversidad de las zonas explorables y explotables.    

Además, en el Perú, la metodología de establecimiento de los precios de los derivados de petróleo en el mercado interno está asociada al precio de paridad de importación (PPI) que establece un precio base, a este precio se le agrega un Impuesto Selectivo al Consumo (ISC), que es una cantidad fija, independiente del precio base, justificado por la compensación de los daños a la salud pública y al medio ambiente. 

A algunos combustibles se les agrega un impuesto al rodaje como compensación a los daños que los vehículos causan a la estructura vial, este impuesto es una tasa porcentual aplicada al precio base. Luego se aplica el Impuesto General a las Ventas (IGV), que grava la suma de los precios base más el ISC y el impuesto al rodaje. El IGV es un porcentaje fijo que actualmente se considera en 19%. La suma de estos componentes del precio final del combustible se denomina Precio Ex-Planta, al que hay que añadirle el margen minorista, con lo que se obtiene el Precio Final de Venta al Público en las estaciones de servicio. 

El margen minorista es la diferencia entre el precio de venta al público y el precio ex-planta o sea el precio de venta que se factura al transportista que retira el cargamento en la planta de distribución, por tanto, engloba los márgenes para el transportista y del comercializador. No es difícil deducir que la carga tributaria a los productos derivados del petróleo es un ingreso fiscal para el Estado muy suculento y, por tanto, de difícil supresión, pero que implica una intervención directa en el establecimiento de los precios del combustible.

En el Perú existen siete refinerías para obtener productos derivados de petróleo. Tres son operadas por empresas privadas (La Pampilla de la empresa Relapasa perteneciente a Repsol, la refinería de Shiviyacu de Pluspetrol, y la refinería Pucallpa de Maple) y las 4 restantes son operadas por Petroperú (Talara, Conchán, Iquitos y el Milagro). 

El proceso de refino de petróleo se encuentra concentrado en dos grandes refinerías, la de Talara y La Pampilla, propiedad de Repsol. Ambas refinerías concentran el 96% de la capacidad de refino del crudo. Debido a su dispersión geográfica las refinerías conforman monopolios geográficos naturales. En realidad existe una estructura duopólica en el sector de refino que imposibilita la existencia de un mercado que establezca de forma competitiva los precios del petróleo. 

El Estado peruano interviene en el mercado de combustibles a través de Petroperú estableciendo tendencias en los precios, del Osinergmin estableciendo precios de referencia y del Fondo de Estabilización de Precios estableciendo un mecanismo de amortiguamiento ante la volatilidad de los precios internacionales. 

En este contexto, las líneas generales actuales de la política petrolera del Ministerio de Energía y Minas son:

  • Fortalecer y repotenciar a la empresa pública Petroperú en la cadena de refino, transporte y comercialización de productos derivados del petróleo.
  • Garantizar la transparencia en la gestión de Petroperú que evite el inadecuado uso de los fondos de la empresa petrolera.
  • Crear las condiciones para la participación de Petroperú en el proceso de exploración de hidrocarburos.

Para cumplir el objetivo de fortalecer y repotenciar a Petroperú, se procederá a la ejecución del proyecto de modernización de la refinería de Talara. La inversión del proyecto será de aproximadamente US$ 1700 millones, y tiene como objetivos:

  • Incrementar la producción de la refinería desde 65 mil barriles hasta 90 mil. 
  • Producción de combustibles limpios con un contenido de azufre de 50 partes por millón, en correspondencia con las normas internacionales.
  • Construcción de una unidad de tratamiento de crudo pesado proveniente de los lotes de la selva.

La modernización de la refinería de Talara será realmente una inversión rentable e inteligente para el país, si el petróleo que se refine en esa instalación dentro de 5 años, cuando concluya la ejecución del proyecto, se dedique exclusivamente a la exportación y al suministro de la demanda interna. En este sentido, la rentabilidad de la millonaria inversión en la refinería de Talara estará condicionada a que el Estado Peruano ejecute, en coordinación con los correspondientes Ministerios, las siguientes acciones:

  • Participación de Petroperú en el proceso de exploración y transporte del crudo con criterios de sostenibilidad y responsabilidad social, en especial en los lotes de la Amazonía Peruana.
  • Implementación de un Plan Nacional de Movilidad Sostenible y Transporte Eficiente con el objetivo de reducir drásticamente el consumo de productos derivados del petróleo en el mercado interno.
  • Construcción de biorefinerías, que permitirán a Petroperú transformarse en el organismo estatal responsable y coordinador del proceso de sustitución de combustibles fósiles por biocombustibles en el sector de transporte terrestre, aéreo y marítimo en las próximas décadas. 
  • Implementación de un Plan de Ahorro y Eficiencia Energética en el sector eléctrico y en el sector industrial, residencial y de servicios.

Si estas acciones no se integran en el proceso de modernización de la refinería de Talara, la rentabilidad del proyecto estará asociada exclusivamente al crecimiento de la demanda interna de combustibles líquidos, lo que implicaría incrementar la dependencia externa y vulnerabilidad del país en relación a este recurso fósil y profundizar la contaminación de las grandes ciudades del país, algo que como se ha indicado anteriormente es una acción muy irresponsable e inconsciente en el horizonte de algunas décadas. 

La empresa nacional Petroperú debería transformarse en un elemento central en el proceso de transformación de un modelo energético dependiente y vulnerable a un modelo energético inteligente y sostenible dentro de una Estrategia Nacional Energética que, lamentablemente, al día de hoy no se ha discutido ni evaluado ni propuesto ni elaborado, por lo que se deduce que este proyecto de modernización no está entroncado dentro de un proceso de transformación del modelo energético actual.

¿Cómo califica usted la modernización de la refinería de Talara? ¿La ve como una inversión rentable e inteligente para el Perú?

Esta entrada contiene un artículo de:
Alberto Ríos Villacorta
Doctor Ingeniero Industrial, Universidad Carlos III de Madrid. Ingeniero Eléctrico, especializado en Sistemas y Redes Eléctricas, Instituto Politécnico de Bielorrusia. Master en Energías Renovables, Universidad Europea de Madrid. 
Profesor Internacional del Diplomado Internacional en Gestión de la Energía de ESAN

11 comentarios

| Escribir un comentario

Estimado profesor,

Me parece que faltaría agregar otras dos refinerías que están ubicadas en los lotes 8X y 1AB.

En relación a la pregunta, por supuesto que invertir en la refinería de Talara es una inversión rentable e inteligente, pero simultáneamente se debería despetrolizar nuestro país, masificando el uso del gas natural en todo el país (tal como lo están haciendo Brasil en Manaos y Colombia con gaseoductos físicos y virtuales),mientras se construyen grandes centrales hidroeléctricas y se apuesta por una matriz energética, basada en energía renovable (transporte masivo con trenes eléctricos locales, regionales e internacionales, desplazamiento de vehículos con combustible fósil por vehículos eléctricos).

En definitiva, el Perú debería exportar petróleo, la refinería de Talara disponer del petróleo de la Selva (yacimientos con contratos vencidos), el oleoducto nor peruano repotenciarlo y por supuesto, priorizar la eficiencia energética (considerar como alternativa separar el actual MEM en dos ministerios: Ministerio de Minas/valor agregado y Ministerio de eficiencia energética).

Estimados,

Cabe mencionar que las dos refinerías que faltarían son unidades muy pequeñas y simples (Topping Units) que producen solamente residual para consumo interno de las operaciones de Pluspetrol, principalmente en sus nuevas centrales de autogeneración de Huayuri (Lote 1AB) y Corrientes 2 (Lote 8).

La modernización de la refinería Talara es rentable e inteligente porque contribuye justamente a reducir el déficit de combustibles líquidos con la ampliación de capacidad y la conversión profunda necesaria para tratar crudos más pesados, al mismo tiempo que se adecua a las nuevas regulaciones medioambientales de contenido de azufre.

Con un mercado reducido y pocas alternativas, la decisión parece correcta, salvo que algún privado pueda ampliar o instalar nuevas refinerías para cubrir estas necesidades con mayor eficiencia y coste para el Estado.

En general estoy de acuerdo con lo expuesto, salvo algunas precisiones que considero importante mencionar:

- No parece factible que el Perú pueda exportar crudo dentro de 5 años y no debería ser un objetivo estratégico teniendo en cuenta que ya somos exportadores netos de hidrocarburos gracias al LNG, por lo que el objetivo debería ser disminuir la dependencia y eliminar el déficit e importación de crudo, al mismo tiempo que se promueve la eficiencia energética, Smart Grids y las energías renovables que son convenientes para el Perú (Mega hidros, hidros y biomasa en regiones aisladas).

- Para reducir el déficit e importación de crudo es necesario promover e incrementar sustancialmente la exploración en las cuencas del Marañón y en los nuevos lotes de Off Shore (Aguas Someras) de la costa norte (y central), que parecen los mejores prospectos para tratar de revertir la balanza comercial de hidrocarburos líquidos. Para ello es imprescindible establecer una política nacional clara de áreas de explotación y áreas protegidas para evitar los conflictos socioambientales que puedan estancar el desarrollo de éstas e incluso las cuencas de gas natural.

- Petroperú no debería participar en actividades de exploración, pero sí en transporte y explotación. El riesgo asociado a la exploración es todavía muy alto para una empresa pequeña que no está integrada verticalmente ni tiene las economías de escala y espalda financiera que se requiere para incursionar en esta actividad.

- Petroperú debe ser un actor importante en el sector energético, pero no determinante de la política energética nacional, la cual debe mantener a la inversión privada como eje fundamental del desarrollo.

Finalmente, la ejecución del gasoducto del sur y la exportación de LNG y Petroquímica necesarias para su factibilidad deberían ser una prioridad en la agenda del gobierno a definirse en el más breve plazo.

user-pic

La producción de crudo en el Perú se ha venido reduciendo paulatinamente en los últimos 10 años, pasando de 93 mil barriles diarios en el 2001 a 70 mil en el 2011. Si bien la producción en el Noroeste (crudo ligero) y Zócalo creció modestamente 10 mil barriles en dicho periodo, la producción en la Selva se redujo 50% (30 mil barriles) en la misma época.

Por otro lado, la demanda interna de productos derivados de petróleo se ha venido incrementando de forma sostenida en el mismo periodo, volviéndonos cada vez más dependientes en la importación de crudo.

Ante este escenario, nos preguntamos, sin un incremento esperado de la producción interna de crudo dentro del horizonte del proyecto (5 años), con Petroperú intentando retornar al Upstream (exploración y explotación) en asociación con los operadores cuyos contratos de concesión vencen en los tres siguientes años, con la demora en el desarrollo de los primeros pozos exploratorios de Talismán y Perenco en la Selva, y finalmente con la duda subyacente acerca si resultaba más conveniente "modernizar" la refinaría de Talara o desarrollar una nueva refinería mucho más eficiente, ¿qué tan rentable resulta esta inversión de más de 1,700 millones de dólares si no alcanzamos siquiera acercarnos imaginariamente a los 95,000 barriles que demandará esta refinería cuando entre en funcionamiento?

Profesor Ríos,

Comparto su excelente comentario, pero agregaría lo siguiente:

1.-Tambien es importante la construcción del gaseoducto de Cusco al norte del país.

2.-Los gasoductos virtuales (LNG/GNC) bien podrían servir para masificar el uso del gas en toda la Amazonia, tal como lo viene haciendo Brasil en Manaos (reemplazando el residual, diesel y gasolina por GN).

3.-En la Amazonia para extraer de los pozos el petróleo se recurre a sistemas de bombeo electro sumergible que requieren de grandes plantas termo-eléctricas (Diesel-Residual).

4.-En la ciudad de Iquitos la planta eléctrica con una demanda de unos 60 MW (se proyecta la demanda a 200 MW) consume grandes cantidades de residual que bien podría ser reemplazado por GN, un combustible más limpio. Esto mientras se construye la central hidroeléctrica de Mazan (250 MW).

5.-En junio se tiene programado iniciar el tendido de la línea de transmisión eléctrica desde Moyobamba a Iquitos (este proyecto quizás debió evaluarse con lo señalado en el punto 4 aprovechando los bonos de carbono).

6.-En relación a que somos exportadores de LGN, habría que confirmar si con la producción diaria de pisco que se proyecta, no se estaría acortando la vida del proyecto camisea (pozos).

7.-Señalan que la producción diaria de LNG en Pisco aproximadamente se distribuye en un 40% de GL (gas licuado: propano/butano) y un 60 % de hidrocarburos líquidos en estado natural.

8. Valdría la pena confirmar si el gas no convencional encontrado en Ucayali cuenta con suficientes reservas probadas.

9. ¿En cuánto se estima las reservas de petróleo pesado encontrado por Perenco? ¿400 millones de barriles? Esto reforzaría la repotenciación del oleoducto nor peruano.

Estoy de acuerdo con lo dicho en el artículo, pero sería interesante precisar algunas cosas.

La ampliación/modernización se sustenta en la necesidad de cumplir por parte de las refinerías en general con las regulaciones de calidad de combustibles (azufre principalmente). Adicionalmente se amplía la planta y se mejora la complejidad de la misma para obtener productos de mayor valor y mejorar el margen refinero de la empresa colocando sus productos en el mercado nacional y lo demás exportándolo.

El proyecto se debe de sustentar por sí solo y no debe depender de la integración hacia el upstream. En cualquier compañía ambas cosas se manejan como unidades de negocio independientes y cada una genera su renta para evitar subsidios cruzados y optimizar las inversiones. Es decir, a veces (casi siempre) es mejor invertir en proyectos del upstream o del downstream dependiendo la rentabilidad del proyecto.

Asimismo, es muy interesante su integración hacía el upstream porque es donde se genera la mayor renta y esto será más simple porque tiene la oportunidad de acceder a lotes productores de más fácil desarrollo (alguno de ellos con mucho potencial productivo, logístico y de alta sinergia con el oleoducto norperuano) y menos riesgo geológico (lo difícil será acceder al upstream cumpliendo con la normatividad actual).

Sin embargo, si se da será muy conveniente que Petro no entre solo sino con una compañía con experiencia y clase mundial, que permita a la empresa aprender de los grandes "players" del sector. Seamos claros, Petro, hoy por hoy, no tiene ninguna experiencia en el upstream.

Finalmente, con el conocimiento que he trabajado en Petro, tiene que invertir mucho en el personal y ponerlo en un mejor nivel, aprovechando su potencial, que lo tiene, pero por ser una compañía estatal es difícil acceder a capacitación world class. Esto último es muy importante, ya que a mejores RRHH, mejor performance de la compañía, como es lógico.

Apreciado Jorge,

La idea del artículo es analizar el comportamiento del sector petrolero en el Perú y reflexionar sobre la necesidad de modificar la estrategia peruana a largo plazo en relación al petróleo y su uso en el sector transporte.

Creo firmemente que es necesario reducir el consumo e incrementar la producción y así a través de Petroperú usar los recursos naturales que pertenecen a todos los peruanos para reinvertir esas ganancias en un periodo de altos precios del crudo, para un proceso de transformación energética a largo plazo de 20 a 30 años.

Para mí entonces sí sería una inversión rentable y sobre todo inteligente.

Un saludo,

Alberto.

user-pic

Apreciado Edwin,

Me parece que tenemos un enfoque diferente. Creo que en el Perú se ha disparado el consumo de los derivados del petróleo debido principalmente al fondo de estabilización del precio de combustible y de forma colateral por el crecimiento económico del país.
En este sentido, te recomiendo analizar qué segmentos han comprado coches nuevos este año y se verá claramente que son las clases con mayor capacidad económica las que se benefician del subsidio.

Desde mi análisis sostengo que fomentar la adicción al petróleo a través de subsidios estatales es irresponsable tal como están las cosas en los principales productores de petróleo y las incertidumbres asociadas. Además, desde el punto de vista económico, no sincera los precios lo cual distorsiona el funcionamiento real del tantas veces mencionado y defendido mercado. Creo que en eso discrepamos.

Reafirmo en que es imperativo iniciar el proceso de transición energética en el sector transporte (y en otros sectores, pero eso si deseas lo tratamos en otros foros) y eso se hace fomentando otros modos de transporte (vías ciclistas, cierre de zonas históricas, transporte público a gas, peajes a coches contaminantes, peajes a grandes coches, desmotivando el uso de transporte privado y fomentando un transporte de calidad, seguro y basado en un combustible que nos dará aire durante 20 años).

Quemar el petróleo en las carreteras y ciudades es incoherente con un futuro energético sostenible. Un asunto diferente es cuánto ganamos o cuánto perdemos en pasar de un modelo a otro, pero eso es un cálculo más detallado que se puede hacer, pero dependerá de qué políticas se priorizan y qué modelo energético se desea tener en el futuro:

1. Dependiente de un recurso fósil que no tenemos y que es caro en un entorno geopolítico complejo

2. Preparar la lenta transformación hacia un modelo sostenible basado en nuestros recursos propios y probablemente desarrollando muchas capacidades industriales que desconocemos

Un saludo,

Alberto

user-pic

Estimado David,

En relación a las refinerías que comentas, estas son pequeñas y de autoconsumo tal como indica Edwin. No obstante, es de agradecer tu puntualización.

Coincido completamente contigo, en masificar el gas en el transporte público, en el privado tengo mis dudas. Hay que priorizar lo colectivo que en este caso es lo más rentable con una buena planificación del transporte urbano. Luego el gas debe servir de polo de desarrollo.

Hay que tener en cuenta además que el gas se acaba, y habrá que buscarle sustituto nacional, pero tenemos 20 años para hacerlo; es decir, el dinero de las ganancias de esas inversiones se deberá emplear en investigación, desarrollo e innovación.

En cuanto a las grandes centrales hidroeléctricas prefiero que se desarrolle un plan de ahorro y eficiencia energética, y analizar cuantas centrales nos podemos ahorrar y no contaminar nuestros ríos. El Perú debe exportar petróleo, pero para eso:

1. Hay que explorar y encontrarlo.

2. Reducir el consumo nacional de derivados del petróleo al máximo.

3. Implementar un sistema de transporte eficiente y movilidad sostenible.

Un saludo.

user-pic

Estimado Edwin,

Agradezco tus comentarios.

En primer lugar, no estoy de acuerdo en que el proyecto se sustente únicamente en reducir el nivel de contenido de azufre. En eso no se invierte US$ 1700 millones. Otra cosa es que sea parte de un paquete de acciones que están descritas en el artículo, concretamente, elevar la capacidad de refinamiento de la refinería de Talara y de un bloque para el tratamiento del petróleo de la Selva.

Creo que el proyecto será mucho más rentable si Petroperú aborda además el negocio de exploración, en qué condiciones y bajo qué formas contractuales dependerá de la capacidad financiera de Petroperú y sus planes propios en abordar esos procesos.

De lo contrario, habría que hacer cálculos, pero si la ganancia es sólo por refinar y obtener derivados de petróleo casi es mejor importar derivados del petróleo, repito habría que hacer cálculos.

El negocio upstream es imperativo para que la rentabilidad sea mayor y los excedentes emplearlos en un proceso de transformación del modelo de transporte irracional y cortoplacista que se está generando por el mecanismo de estabilización de los precios del combustible.

Es importante empezar a pensar en el largo plazo, al petróleo le quedan 20, 30 o quizás 40 años. Si finalmente se produce una agresión a Irán, el precio del petróleo se disparará y somos importadores o sea en esa guerra perderemos casi al empezar la misma.

¿Qué hará el Estado Peruano si mañana se realiza un ataque preventivo y quirúrgico a las instalaciones nucleares de Irán? (Creo que ahora se denomina así al bombardeo de un país soberano con suculentos recursos energéticos)

¿Hay algún plan de contingencia frente a una escalada bélica en el oriente próximo? ¿Cuál será el impacto en nuestras importaciones de un barril, no sé a US$ 150? Me gustaría saber si hay estudios serios para diferentes escenarios y horizontes. Los desconozco.

La idea es pensar a largo plazo, discutir en como cambiar el modelo energético.

Si establecemos un mecanismo que traslade el coste del petróleo a los usuarios directos de coches privados, que no son 30 millones, cualquier desajuste del débil equilibrio geopolítico llevará al Perú no a crecer sino a retroceder en su crecimiento económico y no tenemos una economía muy asentada aún para afrontar esos vaivenes.

El 2009 demostró que las expansiones y recesiones capitalistas nos afectan directamente. Es decir, más vale empezar a plantearse sustitutos energéticos y no fomentar alegremente el uso de coches consumidores de energía cara y que importamos, y que además se subsidian con el dinero de todos los peruanos. Hay 30 millones de peruanos contra dos millones de coches, muchos de ellos privados.

Me gustaría saber qué porcentaje de viajes se realizan solo con una persona en Lima. Eso se cambia o seguiremos siendo vulnerables a los desacuerdos entre grandes productores y grandes potencias industriales consumidoras. A mi parecer, esa es la idea principal.

Lo demás son temas secundarios que Petroperú deberá resolver con su experiencia y capacidad propia: capacitación de personal, alianzas estratégicas de exploración, ampliación o construcción de mini o macro refinerías, venta de activos, etc.

El asunto es como nos sacudimos de una adicción que puede resultar ser una sangría para el Estado Peruano si se mantiene el fondo de estabilización y el alegre fomento a la compra de coches nuevos, enormes, espaciosos y grandes consumidores de petróleo y si, además, las grandes potencias deciden atacar Irán y este bloquear el estrecho de Ormuz. Probablemente solo las tensiones existentes mantendrán los precios altos a pesar de la gran recesión de los países industrializados.

En cuanto a formación y capacidad. Es muy aleccionadora la experiencia noruega. En 1969, el 23 de diciembre se encontró petróleo, los noruegos le llaman el regalo de navidad de 1969. ¿Sabían algo los noruegos de exploración, explotación, tratamiento, refino y distribución de petróleo? Creo que no, ¿qué decidieron? Pues crear su propia estructura petrolera y utilizar ese recurso para generar ingenieros, técnicos y participar activamente en la explotación y aprovechamiento de ese recurso, su recurso.

En 1969, el Perú ya tenía varias décadas de experiencia, pero el asunto está como aprovechamos ese recurso para beneficiar nuestra economía y crear riqueza, pero no me refiero a la riqueza fácil y mal distribuida, me refiero a la riqueza inteligente. Algún día se acabara el oro, el petróleo, el gas, ¿qué vamos a exportar?

¿Qué exportaremos cuando no tengamos recursos? ¿Tecnología, innovación? Pero si no tenemos nada de eso. Regresarán esos años aciagos que pocos quieren recordar y que deberían aleccionarnos que lo importante es planificar el futuro con lo poco que tenemos en el presente.

Un saludo.

user-pic

Estimado David

Perdona el retraso en mi respuesta.

1. Yo estimo que en relación a la construcción de gasoductos deberíamos tener claro si realmente existe suficiente gas para satisfacer la demanda de gas natural. Si no se descubre más gas me gustaría saber que uso se le daría a esos gasoductos.

Creo que deberíamos abrir un debate para que uso se le dará al gas natural y tener claro que es un recurso que se acabará igual que el petróleo, por lo que su uso tiene un periodo de caducidad muy corto, por tanto será necesario prepara proyectos de sustitución energética.

2.- Pienso que en lugar de gastar tanto dinero en llevar gas a la Amazonía deberíamos fomentar la construcción de sistemas de aprovechamiento de biomasa y biomagas y generar una cultura de aprovechamiento de sus recursos locales.
3.-Me temo que no hay otra opción para la exploración y explotación de petróleo, aunque seguro que el impacto y destrucción de hábitats tan frágiles debería frenar la locura de contaminar y destruir la selva.

4.-David, te has puesto a pensar que Iquitos podría ser un gran laboratorio de smart grid con aprovechamiento de sus recursos renovables. A veces me sorprende la obsesión de quemar petróleo o quemar gas, no se podría aplicar un Plan de Eficiencia Energética en Iquitos y reducir su consumo energético y hace evitar el gran impacto de construir centrales térmicas o hidroeléctricas.

5.-Creo que la construcción de la línea de Moyobamba a Iquitos es otro grave error. Estoy seguro que Iquitos podría ser autosuficiente energéticamente con sus propios recursos sin necesidad de destruir la selva. Yo espero que se pueda dar marcha atrás y que la se presenten proyectos alternativos en Iquitos.

6.-He escrito un artículo sobre el agotamiento de Camisea, te recomiendo su lectura por si es de tu interés www.albertorios.eu

7. Sobre el gas no convencional te recomiendo ver la película “Gasland” y el enlace sobre fractura hidráulica en este artículo que me han publicado en ESAN sobre "YPF y la encrucijada energética Argentina" http://www.esan.edu.pe/conexion/actualidad/2012/05/10/ypf-expropiacion-energia-argentina/

8. Descubrir algo más de petróleo solo alarga nuestra triste dependencia del petróleo y más tarde o más temprano tendremos que abordar la necesidad de reducir nuestro consumo de petróleo ya que simplemente no lo podremos comprar.

Recibe un cordial saludo

Alberto

¡Excelente publicación!
En el Perú no se ha desarrollado aun los parques fotovoltaicos tal como lo hizo España, ni la energía eólica como lo hizo Dinamarca.

Escribir un comentario

Ten en cuenta:

En Conexión ESAN las opiniones son importantes. Nos interesa ser un espacio donde se pueda debatir y confrontar ideas. No privamos a nadie de su libertad de expresión, pero para asegurarnos de tener una conversación alturada y acorde al tema, te pedimos prestar atención a lo siguiente:

  • Mantén la conversación dentro del tema del artículo.
  • No permitimos publicidad en el espacio para comentarios. Ventas, anuncios y similares serán suprimidos.
  • Todas las críticas son bienvenidas. Las ideas están para ser confrontadas, pero respeta a los autores y otros comentaristas. Los insultos o ataques personales no serán permitidos.
  • Para una mayor comprensión los editores pueden editar los comentarios e incluso eliminar parte de tu texto. En ese caso nos comunicaremos contigo para explicarte el motivo.

Al enviar tu comentario certificas que estás de acuerdo con estas simples pautas de convivencia dentro de nuestra comunidad.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Alberto Ríos Villacorta y publicada el 16 de Enero 2012 3:32 PM.

El fortalecimiento de la Sunat es la entrada anterior en este blog.

Proyecciones de inflación y tasa de crecimiento es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.