Mitos y realidades sobre el mercado chino

user-pic

Una de las principales barreras para acceder al mercado chino está en el desconocimiento de las posibilidades y oportunidades reales que se abren para las empresas peruanas. Para vencerlas es fundamental el conocimiento directo, el acceso a información objetiva y el asesoramiento profesional para diseñar una estrategia de penetración.

Un primer mito es que se piensa que el número de habitantes de China es igual al número de consumidores, pero la realidad es diferente. No todos los 1,338 millones de chinos están plenamente integrados al mercado. Lo que ocurre es que 100 millones de chinos tienen un alto potencial de consumo y otros 260 millones tienen un potencial mediano. Es a esos 360 millones, que son más que los estadounidenses, a quienes debemos dirigirnos para hacer negocios.

Un segundo mito es que el mercado chino es sumamente barato. La verdad es que diversos productos tecnológicos resultan mucho más caros que en otros lugares del mundo. También se piensa que China fabrica productos de baja calidad, pero la realidad es que las fábricas chinas tienen la capacidad de operar y producir según la calidad que se requiera.

Un cuarto mito es que China es un mercado único, y no es así. El gigante asiático es equivalente a muchos países. Y cada mercado tiene sus propias características. China tiene regiones muy diferentes entre sí y vender a una sola de sus provincias es todo un reto.

Otra idea que se tiene es que para operar en China se requiere de un socio inversionista. La realidad nos dice que, dependiendo del sector, la figura del socio local -ya sea en distribución comercial o en inversión- es clave para el éxito del negocio. Los agentes intermediarios cumplen una función muy importante.

Un sexto mito es que los chinos pueden consumir toda clase de productos o servicios, siempre y cuando estén adaptados a su gusto. La verdad es que China no es un mercado fácil, aunque esto se puede decir de todos los países. La presencia en el mercado chino lleva tiempo y esfuerzo. Sin embargo, al consumidor chino le agrada experimentar con nuevos gustos y productos exóticos.

El mejor conocimiento de los mitos y realidades sobre el mercado chino permitirá a quienes estén interesados en exportar al gigante oriental avanzar en la elaboración de un plan de negocios realista.

Teniendo en cuenta lo señalado por el profesor McBride, ¿invertiría usted en el mercado chino?

Esta entrada contiene un artículo de:
Eduardo McBride Quiroz
Profesor del área de Mercadeo. Master of Education, University of Pittsburgh, Pennsylvania, USA. Bachiller en Zootecnia, Universidad Nacional Agraria La Molina, Perú.
Profesor del MBA de ESAN