¿La gestión de la cadena o la gestión del negocio?

user-pic

Para entender la cadena de abastecimiento (Supply Chain), primero debemos graficar el negocio en todas sus dimensiones. Para desarrollar este ejercicio sumamente complejo, es necesario incorporar una metodología que nos lleve a relacionar los diferentes aspectos del negocio en la perspectiva de la cadena de abastecimiento.

scmscm_principal.jpg

Lo más importante, y lo primero que debemos hacer, es dividir el negocio en tres grandes ámbitos: "Actores", "Elementos", y "Procesos".

Actores:

La respuesta casi unánime, cuando preguntamos por los actores que participan en el negocio, siempre plantea a tres participantes: i) la empresa, ii) los proveedores, y iii) los clientes. Sin embargo, una visión de este tipo solo generará insuficientes herramientas a la gestión y no logrará una adecuada toma de decisiones. 

Los actores de la cadena de abastecimiento que se deberían tener en cuenta, van desde el productor de la materia prima hasta el consumidor final; y la razón está fundamentada en que, las capacidades, restricciones y planes de todos los actores, proporcionarán una guía correcta para la empresa en el proceso de definición de producción, calidad de producto y crecimiento.

Elementos:

Son los que se trasladan entre los actores de la cadena de abastecimiento. En primer lugar, debemos considerar el "producto", que es la razón de ser de la empresa y del cual debemos tener completo conocimiento. Luego, está el "dinero", la retribución que se recibe por el intercambio del producto. Con relación al dinero, las variables a considerar serán: i) margen y ii) tiempo. Y, finalmente, tenemos la "información", representada por el calce entre oferta y demanda. Hay que tener presente que la cadena solo fluirá si se logra el match entre el requerimiento del cliente y la posibilidad de cumplimiento del proveedor.

Procesos:

  1. El proceso más importante en la cadena de abastecimiento es el "Plan". A partir del Plan, se elaborarán los presupuestos y se tomarán las decisiones de compras, producción, activos, y fusiones.
  2. Luego, el proceso más difícil es el de "Abastecimiento", porque comprar es la tarea que más valor dará a la organización. Saber comprar requiere de una sensibilidad que solo se alcanzará asumiendo el impacto del proceso sobre toda la empresa.
  3. También tenemos el "Make", que consiste en la transformación del producto o servicio, es decir, lo que la empresa incorporará. Este proceso es una fuente de las ventajas competitivas de la organización.
  4. Otro proceso a tener en cuenta es el de "Distribución", que se convierte en un proceso crítico por ser el de contacto con el cliente. Podemos haber hecho todo bien, pero si la entrega no satisface al cliente, la relación se deteriorará.
  5. Finalmente, se encuentra el proceso de "Logística inversa", que vendría a ser el proceso de las devoluciones, tanto de entrada (cuando devolvemos insumos al proveedor), como de salida (cuando el cliente devuelve el producto). Este proceso demanda protocolos y procedimientos cuidadosos.



El propósito es trabajar anticipando el error para saber qué hacer frente a una fatalidad y así minimizar el impacto.

En base a lo descrito, es evidente que gestionar una cadena de abastecimiento se transforma en un arte que debería ser escrupulosamente concebido por el gestor, ya que busca generar confianza entre los actores de la cadena con el objetivo de reducir costos en beneficio de todos los participantes. El propósito es trabajar anticipando el error para saber qué hacer frente a una fatalidad y así minimizar el impacto.

En este contexto, debemos incorporar indicadores claves de rendimiento (KPI), definidos en función a los objetivos de la empresa y sus políticas, logrando que la toma de decisiones sea más rápida y eficiente.

Es por ello, que debemos gestionar la cadena de abastecimiento. ¿Cómo conseguirlo? El primer y último paso es gestionar la empresa.

Auspicios