Un sistema de calidad en la cadena de suministro aumenta la rentabilidad

user-pic

El sistema de calidad en la cadena de suministro implica una serie de ventajas para la empresa que lo implemente. La mayor rentabilidad es una de ellas, pero también hay otras razones en materia de ganancia en competitividad que hacen imprescindible su aplicación.

cadena_suministro_rentabilidad_principal.jpg

Un buen manejo de la cadena de suministro hace que cada sol o cada dólar ahorrado vaya directamente a la utilidad. El incremento de la rentabilidad puede ubicarse en un rango entre 5% y 12% adicional a las ganancias que haya obtenido la empresa. Eso está probado en todo el mundo y también en el Perú. Pero el aumento de la rentabilidad no es la única ventaja de aplicar un sistema de calidad en la cadena de suministro.  

Otra ventaja es que cuando hablamos de un sistema de calidad hablamos de una gestión netamente objetiva, una gestión basada en hechos, sobre la base de datos de la realidad. No se trata de una gestión basada en supuestos como el "yo creo que..." Se trata de una gestión con data, con procesamiento de datos, una gestión basada en indicadores como tiempos de prueba, tiempos de abastecimiento, del porcentaje de mermas, etc.

El sistema de calidad debe cumplir determinados estándares a lo largo de la cadena de suministro, lo que se traduce en menores tiempos de entrega. Esto redunda en una mayor satisfacción del cliente y su consecuente fidelización.

Por otro lado, un buen manejo de la cadena de suministro implica desarrollar una serie de acciones preventivas que la empresa debe aplicar para evitar problemas de suministro.

Así, tenemos acciones como el análisis de los cuellos de botella, establecer cuáles son los materiales críticos, aplicar una buena política de stocks de seguridad tanto para materias primas como para productos en proceso y  productos terminados. 



Calidad y conocimiento de toda la cadena de suministro

El sistema de calidad considera también el conocimiento de toda la cadena: la empresa debe conocer muy bien a su proveedor, pero también al proveedor de su proveedor y al proveedor del proveedor del proveedor, y así sucesivamente. Este conocimiento nos permitirá tener alertas ante la posibilidad de que se caiga uno de ellos y poder reaccionar a tiempo sustituyendo al proveedor. De lo contrario, se puede caer nuestra producción ante la falta de un insumo, un bien intermedio o un producto que necesitamos.

Cuando hablamos de un sistema de calidad nos referimos a una gestión netamente objetiva, una gestión basada en hechos, sobre la base de datos de la realidad. No se trata de una gestión basada en supuestos como el "yo creo que..."

Hay que conocer muy de cerca estos temas, pues ello finalmente conducirá a que contemos con una buena política de stocks de seguridad. Estas acciones preventivas aseguran la cadena de suministro y su continuidad.

En cuanto a la distribución física, mediante la cual se lleva los productos al cliente, es importante ver siempre nuevas formas de transporte de mercadería. Esto es válido para toda la cadena, que involucra el almacén de productos terminados, el transporte, la distribución física nacional o internacional.

Una empresa puede pertenecer a una o más cadenas que le aseguren que sus productos lleguen a tiempo, que no tengan problemas de golpes o de pérdidas u otros inconvenientes que pueda ocasionar el traslado.

También es importante evaluar hasta qué punto es eficiente que la empresa se encargue directamente del transporte de sus productos, de la distribución física o de parte de ella. Se debe analizar si se puede tomar un outsourcing, y bajo qué riesgos. Este es un tema de evaluación permanente.

Y es que para la distribución física no existe una sola fórmula. Las condiciones  del mercado van variando y la empresa debe estar atenta a esas variaciones para tomar las mejores decisiones.

Auspicios