Actualidad: Tributación

Declara_Facil_moviles.jpg

La puesta en marcha de "Declara Fácil", sistema que facilita la declaración mensual de IGV y Renta, por parte de la SUNAT, es un paso positivo para armonizar las relaciones entre la administración tributaria y los contribuyentes.

Taxman_Bravo_moviles.jpg

El 2015 ha sido un año de contrastes en lo que al comportamiento de la Superintendencia de Administración Tributaria (SUNAT) con los contribuyentes se refiere. Si bien el hilo conductor ha sido el incremento de las acciones de fiscalización y control tributario, motivado por la coyuntura económica por la que atraviesa el país y que se revela en un menor crecimiento de lo proyectado, se podría decir que hay un cambio de dirección que no es menor.

Impuestos_Cultura_moviles.jpg

Hace unos meses vi el espectáculo "El Poder de lo Nuestro" de Fabiola de la Cuba. Este show me hizo apreciar las diferentes manifestaciones culturales que tiene nuestro país. El único inconveniente fue que estuvo muy pocos días en cartelera. ¿Por qué un espectáculo de esta calidad no se presentó en más fechas? Porque no existe en nuestro país suficiente demanda de espectáculos culturales e implementarlos implica una inversión de dinero importante. A continuación, una propuesta que podría cambiar esta situación.

Mientras el Gobierno busca promover la inversión privada, el sistema tributario presenta dos grandes problemas que no han sido abordados: la inseguridad jurídica y los sobrecostos generados por mecanismos paralelos al pago de impuestos, puntualmente los sistemas de detracciones. Analicemos esta última problemática.

Podemos decir que la actuación de la Sunat se divide en dos campos: la parte normativa y la parte operativa. En ambas se vienen tomando una serie de medidas que están atentando seriamente contra la seguridad jurídica de las empresas y, por lo tanto, contra la inversión en el país.

La Sunat ha demostrado un comportamiento peculiar frente a ciertos temas, el cual, lo único que hace, es demostrar que no tiene un objetivo claro a seguir, más allá de aumentar la recaudación sin importar los medios a utilizar para tal fin. Su principal problema es atacar la evasión tributaria y la informalidad, y lamentablemente no hay signos de que lo esté haciendo.

El aplazamiento y/o fraccionamiento tributario es un mecanismo de flexibilización que ofrece la Administración Tributaria según el artículo 36 del Código Tributario para pagar las deudas con el Fisco, y que puede llegar a ser una herramienta de bastante utilidad para aquellas empresas con escasa liquidez y restricciones crediticias. Pero ¿qué limitaciones existen para acceder a ella?

En un principio, el sistema de retenciones, detracciones y percepciones tenía como fin luchar contra la informalidad y garantizar el cobro de la deuda tributaria. Lamentablemente, hoy parece estar al servicio de políticas meramente recaudatorias que vienen perjudicando la seguridad jurídica y las inversiones.

En un inicio el Sistema de Pago de Obligaciones Tributarias (SPOT) estaba pensado como un mecanismo de lucha contra la informalidad, el fraude, la evasión tributaria y la competencia ilegal. Sin embargo, hoy el SPOT se aplica a las empresas formales, quienes compiten legalmente en el mercado y cumplen con sus obligaciones tributarias. ¿Es correcta esta medida?

La relevancia de la planificación tributaria viene dada porque los inversionistas analizan el elemento tributario como uno más junto a otros elementos como las condiciones del mercado, las regulaciones comerciales, la seguridad y estabilidad del lugar receptor de la inversión a fin de adoptar la decisión de invertir o reorganizar.

Desde hace algún tiempo suceden hechos que demuestran la existencia de una economía informal extraordinariamente desarrollada, como las millonarias ventas informales de oro, la culebra de Puno (contrabando), la bonanza de centros informales alrededor de la sede central de la Sunat, etc. ¿Cómo actúa esta entidad al respecto?

A partir de febrero del presente año, la Sunat está obligando a las empresas inmobiliarias a desembolsar un 4% del precio de venta percibido como una forma de asegurar el pago de los impuestos correspondientes. ¿Es esto adecuado o debe la Sunat corregir el sistema de detracciones en el sector inmobiliario?

En los últimos veinte años nuestro sistema tributario se caracterizó por una estabilidad lograda gracias a una política de no crear nuevos impuestos, mantener las tasas fijas y establecer reglas de juego claras. Pero las grandes facultades otorgadas a la Sunat en el último año, las ambiciosas metas de recaudación y el aparente consentimiento que la administración tributaria le ha dado a la informalidad han causado un serio desbalance entre el Estado y el contribuyente.

Según la teoría económica, los impuestos que crea el gobierno pueden imponerse a los compradores o productores. En el caso del IGV, legalmente el sujeto del impuesto es el prestador del servicio, pero se cede la incidencia económica del impuesto mediante el comprobante de pago al comprador, quien lo asume. ¿Será así realmente?

Sobre este archivo

Esta página es un archivo de las últimas entradas en la categoría Tributación.

TI y Operaciones es la categoría anterior.

Turismo es la siguiente categoría.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.