La metodología Six Sigma para la mejora de procesos

Publicado el 31 de Julio 2015 a las 11:51 AM

El Six Sigma es una metodología para optimizar la calidad de los productos y servicios que las empresas ofrecen a sus clientes. A continuación, descubra más acerca de ella.

Metodologia_Six_Sigma_Mejora_Procesos_Principal.jpg

¿Cómo gestionan las empresas la calidad de los productos o servicios que ofrecen? A menudo, cuando pensamos en los procesos de control de calidad, solemos evocar una visión clásica en la que miles de productos son fabricados y un gran porcentaje de estos son descartados por no superar las pruebas requeridas. Sin embargo, existen otros métodos, mucho más eficaces y  rentables, que las empresas pueden utilizar para asegurar la calidad de su producción.

El término Sigma, de origen griego, se utiliza en la estadística para medir la dispersión y calcular la desviación de un proceso de la perfección. Con el Six Sigma, lo que se busca es conocer la cantidad de defectos que existen en un proceso para luego elaborar un procedimiento sistemático que permita reducirlos al mínimo. El objetivo final es alcanzar la perfección por medio de la eliminación total de los defectos. Si bien se trata de una meta difícil de cumplir, al menos ayuda a establecer un parámetro a seguir por las empresas para la optimización de sus procesos.

El beneficio más destacable de la metodología Six Sigma es que permite reducir costos de producción al producirse menos rechazos. Asimismo, contribuye a una mejora en la gestión de la calidad, permitiendo a las empresas optimizar sus procesos y mejorar la calidad de los productos y servicios ofrecidos a los clientes.

¿Estás interesado en conocer más sobre la metodología Six Sigma? Inscríbete al curso Lean Manufacturing de ESAN.