¿Cuáles son los principales retos al gestionar una empresa familiar?

Publicado el 12 de Octubre 2015 a las 11:05 AM

Para que una empresa familiar logre prosperar se necesita superar una serie de retos relacionados con su estructura dirigencial, contratación de profesionales y relaciones familiares, entre otros factores.

Retos_Empresas_Familiares_Principal.jpg

Dentro del mundo de los negocios, uno de los modelos de gestión más exitosos es el de las empresas familiares. Muchos casos, a nivel nacional e internacional, avalan este hecho. Sin embargo, para que una compañía de este tipo logre prosperar, necesita contar con líderes capaces que puedan superar los retos asociados a los siguientes aspectos: 

1) Estructura

Las empresas familiares suelen nacer como micro o pequeñas empresas, por lo que cuentan con una estructura organizacional sencilla. Cuando llega el momento de la expansión, necesitan recurrir a cambios drásticos para posibilitar la incorporación de accionistas, socios externos, etc. Lograr una transición exitosa a este modelo más complejo es uno de los principales retos de las empresas familiares. 

2) Contratación

Uno de los principales errores que se cometen en este tipo de negocios está relacionado con la contratación de profesionales, tanto para cargos menores como dirigenciales. Para asegurar una buena gestión, es necesario considerar las capacidades de los profesionales por encima de las relaciones familiares. 

3) Conflictos familiares

Los conflictos familiares pueden convertirse en la principal causa de la debacle de una empresa de este tipo. Inevitablemente los problemas entre miembros de la familia inciden en la gestión del negocio y en ocasiones las repercusiones pueden ser nefastas para la empresa. No son pocos los casos en el mundo empresarial en los que las relaciones entre parientes han provocado la división de negocios. Por ello, para minimizar los daños y proteger a la empresa, se requiere de una adecuada gestión de conflictos familiares. Algunas recomendaciones para lograrlo son:

  • Identificar los intereses de la compañía y separarlos de las motivaciones personales. 
  • Definir los cargos y las responsabilidades de cada miembro.
  • Solicitar a una persona externa que funja como mediadora en casos de conflictos.

¿Estás interesado en conocer más sobre empresas familiares? Inscríbete al curso online Gestión de empresas Familiares del PEE de ESAN.