La convergencia entre el gobierno corporativo y las NIIF

Publicado el 29 de Febrero 2016 a las 12:46 PM

¿Cómo llegan a relacionarse el gobierno corporativo y las Normas Internacionales de Información Financiera? La respuesta está en un concepto clave: buenas prácticas.

NIIF_Gob_Corp_Principal.jpg

El gobierno corporativo se puede definir como un conjunto de prácticas de las empresas que dirigen las relaciones entre los propietarios y todos los actores que interactúan con estas compañías. 

Gracias a estas prácticas se estimula un ambiente de respeto a los derechos de los accionistas y de los inversionistas. También promueve los valores, la solidez y la eficiencia en las empresas, según asegura la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV). Otra ventaja de desarrollar buenas prácticas de gobierno corporativo es que facilita un mayor y mejor acceso a fuentes de financiamiento y de inversión a largo plazo.

De acuerdo con EY, en América Latina las empresas han enfrentado problemas como conflictos de interés, falta de claridad en sus objetivos, responsabilidades de directorio poco claras y el uso de lenguaje financiero desigual, entre otros. 

Sobre este último punto aparecen las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) como una respuesta a la necesidad de los mercados de capitales de contar con un lenguaje financiero común.

Actualmente, las NIIF no solo son un ejercicio contable que impacta en los estados financieros de las empresas, sino que también representa una serie de oportunidades para aquellas que impulsan gobierno corporativo.

Algunas de las oportunidades de contar con este lenguaje común identificadas por EY son: mayor relación entre el área operacional y el financiero, un lenguaje financiero común y un control interno más fuerte. Pero también trae desafíos como mayor transparencia, mediciones de desempeño más complejas y mayores recursos. 

¿Quieres conocer más sobre la convergencia entre el gobierno corporativo y las NIIF? Inscríbete en el PAE Normas Internacionales de Información Financiera de ESAN.

Fuentes: SMV, EY