Cuidado con los costos logísticos ocultos

Publicado el 18 de Febrero 2016 a las 4:09 PM

Existen problemas o ineficiencias que pasan desapercibidos en la contabilidad, los que pueden afectar la competitividad de las empresas.

Costos_Ocultos_Principal.jpg

No es muy difícil deducir qué significan los costos ocultos, pero una definición nos permite un entendimiento más preciso del tema: aquellos gastos que no son productivos o necesarios para la operación de una empresa. A esto debe agregarse que suelen pasar desapercibidos en la contabilidad y en los resultados de la compañía. 

Algunos ejemplos de los costos ocultos los podemos encontrar en casi todas las áreas de la organización: desde las luces encendidas en oficinas vacías, pasando por equipos con fallas que no son arreglados o reemplazados, hasta la mala atención al cliente que deriva en pérdidas. Estos son algunos de los ejemplos más comunes. 

En el caso de la logística también hay algunos casos de costos ocultos que identificamos a continuación, añadiendo unas soluciones: 

- Productos o servicios obsoletos. Para no estancarse en las ventas es bueno rediseñar los productos, modernizarlos o darles una diferenciación. 

- Ineficiencia en las entregas. Usar malas rutas para llevar los productos a su destino es un costo logístico que puede pasar desapercibido, pero que trae malas consecuencias para la imagen y cumplimiento de la empresa. Se recomienda revisar periódicamente las rutas empleadas. Esto vale para una entrega dentro de una ciudad o un envío internacional. 

- Pagar sobreprecios. Las empresas pueden gastar menos si hacen una buena elección de sus proveedores. Quizá el actual proveedor está cobrando por encima del mercado, cuando se puede tener algunos competidores que den el mismo o mejor servicio a un menor costo. Por ello, lo mejor es evaluar a los proveedores cada cierto tiempo. 

- Sobrecostos de distribución física internacional. Se dan casos en los que algunos proveedores de servicios de distribución física internacional de mercancías esconden sobrecostos logísticos mediante: la doble facturación de gastos de estiba, la facturación de procesos operativos inexistentes o absorbidos por la naviera, derivación de costos operativos generados por ineficiencia en trámites a terceros, errores en la facturación de periodos de libre almacenamiento, el cobro de "garantías" por retiro de contenedores asegurados, el pago de cuadrillas y maquinaria sin realizar dicho servicio, gastos no sustentados cobrados por informales, costos de errores de manifiestos de embarque y mala declaración no imputables al exportador, e incluso coimas y pago de sobornos. Para evitar estas situaciones que terminan encareciendo el costo de envío de mercaderías, se recomienda establecer claramente con el proveedor  los conceptos y tarifas que cobrará por el manejo de la carga.

Dado el carácter oculto de estos costos, es importante investigar para descubrirlos y reducirlos. Hacer este ejercicio en forma exitosa, sin duda mejorará los resultados de la empresa.

¿Estás interesado en saber más sobre los costos logísticos ocultos? Inscríbete en el PADE Internacional en Operaciones y Logística 2016-1