¿Cómo identificar y reducir desperdicios a lo largo de la logística?

Publicado el 20 de Junio 2016 a las 10:55 AM

En búsqueda de una mayor competitividad, la reducción de desperdicios constituye un factor crítico. Identificar cuáles son es el primer paso para eliminarlos o reducirlos.

supplydesperdicio_principal.jpg

Existen varias formas de entender qué son los desperdicios. Para algunos es cualquier ineficiencia en la que se incurre en el uso de equipo, material, trabajo o capital. Se refiere tanto al material perdido como a la ejecución de trabajo innecesario. Obviamente, esto ocasiona costos adicionales y no agrega valor al producto. En consecuencia, el fundamento del concepto de desperdicio está relacionado con el hecho de originar costos y no generar valor.

También se llama desperdicio a un residuo no aprovechado. El aserrín que produce un carpintero será desperdicio si lo bota a la basura. Pero no lo será si lo acumula y lo vende. El desperdicio es una ineficiencia que reduce competitividad y produce un incremento del valor sobre el costo. En consecuencia, el desperdicio disminuye el valor para los clientes e incide directamente en menores utilidades.

¿Cómo reducir los desperdicios? 

Existen varias filosofías que nos permiten disminuir los desperdicios y reducir nuestros costos. Una de ellas es el Lean Manufacturing, que apunta directamente a la identificación y eliminación de actividades que no agregan valor en todos los procesos en que está involucrada una empresa: el diseño, la producción, la cadena de suministro y la relación con los clientes.

Para el Lean Manufacturing, se considera desperdicio a cualquier elemento dentro de los procesos señalados que añade costo sin añadir valor al producto. En ese sentido, el desperdicio cuesta dinero, consume tiempo para hacer el producto y entregarlo oportunamente, consume más recursos, disminuye la productividad, aumenta los costos sin generar valor ni beneficio, y deteriora la competitividad de la empresa.

El Lean Manufacturing clasifica los desperdicios de acuerdo a su origen. Este origen de los desperdicios puede encontrarse en la manufactura de materiales, el entrenamiento, el diseño, el suministro de materiales o en la planeación. 

Clasificación de desperdicios: 

Ahora veremos los tipos de desperdicios. El conocimiento de esta tipología ayuda a identificar cuándo se producen: 

Sobreproducción: se produce una cantidad mayor a la requerida o antes de tiempo. Esto implica el desperdicio de materiales, horas de trabajo y uso de equipo. Ocasiona inventarios y almacenamiento de productos sin terminar.

Tiempos de espera: son los tiempos muertos en los que se incurre por falta de sincronización entre los equipos de trabajo, la falta o exceso de materiales, líneas mal balanceadas, una mala programación de la producción, y el mantenimiento deficiente de la maquinaria o los cuellos de botella.

Transporte: se produce un movimiento innecesario o mal proyectado de material, incluso tratándose de un proveedor. También se refiere al excesivo manipuleo de la carga, el uso de equipo inadecuado, recorridos excesivos de materiales, almacenamiento temporal de material. Así se pierden horas de trabajo, energía, espacio y material. También se considera desperdicio al movimiento innecesario de personal e información.

Procesamiento: se hace trabajo innecesario que no forma parte normal de un proceso y por el cual el cliente no está dispuesto a pagar. Aquí se encuentran: verificaciones innecesarias, inspecciones, firmas innecesarias, trámites innecesarios, etc. Estas acciones suelen darse por una mala planeación, programación y control de la producción o por falta de aplicación de tecnología.

Inventario: la acumulación de productos o insumos en cualquier parte del proceso es un inventario "stock". Esto genera otras formas de desperdicio como tiempo de espera, mantenimiento, espacio adicional para el almacenamiento, re-trabajos, pérdidas de material (por deterioro, condiciones inadecuadas, robo, vandalismo) y pérdidas monetarias por capital "dormido". El inventario es el resultado de la falta de planeación y del desconocimiento de las cantidades requeridas.

Movimiento: se dan casos de movimientos innecesarios o ineficientes efectuados por el personal. Involucra el uso inadecuado del equipo y de métodos de trabajo poco efectivos por falta de estudios previos. También se considera aquí el movimiento innecesario de maquinaria.

Producción defectuosa: el producto final no cumple los requerimientos de calidad, lo que podría conducir a re-trabajos, de manera que producir un bien en estos casos tendría un costo mayor que incluso podría exceder el costo de producción de un bien fabricado en condiciones normales. Se incurre en ello debido a diseños y especificaciones pobres, la carencia de planeación y control, y la falta de coherencia entre el diseño y la producción.

¿Deseas saber más acerca de la identificación de los desperdicios a lo largo de la logística? Inscríbete en el Diploma Internacional en Lean Supply Chain & Logistics Management de ESAN.

FUENTE CONSULTADA:

Artículo "Lean manufacturing. Herramientas de clase mundial para la disminución de costos y desperdicios", publicado por Visión Industrial.