Equipo de trabajo y grupo de trabajo: ¿son lo mismo?

Publicado el 10 de Noviembre 2016 a las 11:47 AM

En búsqueda del máximo rendimiento de sus trabajadores, las organizaciones suelen poner énfasis en el trabajo en equipo, pero en ocasiones solo queda en buenas intenciones.

grupodetrabajo_principal.jpg

Los equipos de trabajo más eficientes cuentan con características bastante definidas, y se diferencian de los grupos de trabajo. Dicho esto cabe preguntarse: ¿qué diferencias hay entre un grupo de trabajo y un equipo de trabajo?  O mejor dicho: ¿cómo evolucionar de un grupo a un equipo? 

Un grupo de trabajo básicamente es una suma de individualidades, con cada persona preocupada de cumplir con sus tareas, con bajos niveles de comunicación y colaboración.

En cambio un equipo de trabajo se caracteriza por tener objetivos claros, mucha comunicación, colaboración en su interior y, como resultado de ello, el aporte del conjunto es superior a una simple suma de contribuciones individuales.

Sin embargo esta evolución no es inmediata. Se da por etapas o en forma escalonada hasta el punto en que un equipo de trabajo de alto rendimiento es capaz de autogestionarse y tomar decisiones.

Características de un equipo de alto rendimiento

Los equipos que alcanzan la cima de su rendimiento tienen algunas características muy marcadas y significativas. Existe un gran respeto y confianza entre sus miembros, reconocen sus fortalezas y debilidades. Por otro lado, sus integrantes se protegen mutuamente, cubriendo justamente las posibles fallas que pueda cometer cada uno. 

La comunicación fluida y permanente es otra característica de los equipos de alto rendimiento. Es importante el intercambio de información como base de la colaboración entre ellos.

Tienen, además, un objetivo claro y bien definido que comparten como equipo, además de valores y creencias comunes. Son capaces de subordinar sus intereses a los del equipo, y asumen un liderazgo compartido, no siempre tienen un líder claro y definido.

Tipos de equipos de trabajo

Los equipos de trabajo pueden ser creados adhoc, para resolver problemas específicos, luego de lo cual se disuelven.  Pueden ser transfuncionales, creados por ejemplo para desarrollar proyectos de gran envergadura y que requieran la participación de distintas áreas.

Un equipo puede ser virtual, con una base tecnológica fuerte, muy utilizados por empresas globales.  Finalmente, un equipo puede ser autodirigido, con liderazgos compartidos y toma de decisiones interna para las diferentes tareas encomendadas al equipo.

FUENTES CONSULTADAS:

"Comportamiento organizacional", de Robbins, Stephen y Judge, Timothy, Pearson, 2009.

Artículo "Equipos de alto rendimiento: lecciones de los pigmeos", por Manfred F.R. Kets de Vries, publicado en Harvard Deusto Business Review, Nov-Dic 1999.

¿Deseas saber más acerca de los equipos y grupos de trabajo? Inscríbete en el curso Administración de equipos de alto desempeño del PEE de ESAN.