Para verte mejor: la correcta visualización en la tienda

Publicado el 23 de Octubre 2017 a las 1:24 PM

En una tienda, todos los elementos de la visualización deben ser presentados de forma coherente. El manejo debe ser como el de un director de orquesta con sus músicos e instrumentos, para que los clientes encuentren un conjunto armonioso al entrar al establecimiento.

1500x844_tienda.jpg

En el sector retail, así como en cualquier tienda, es fundamental mantener un orden estratégico para la ubicación de los productos. Álvaro León-Gambetta, profesor del curso Marketing de retailers del 5 PEE de ESAN, menciona algunos aspectos imprescindibles para mejor visualización en la tienda, así como ciertos errores que hay que evitar para no afectar la experiencia de compra.

Visibilidad: toda tienda debe poder apreciarse desde la entrada. Es necesario generar una impresión de alegría, confianza y seguridad. En este punto, un grave error es la falta de iluminación, que dificulta la visibilidad y genera temor.

Luz: Se debe procurar:

  • entregar intensidad lumínica de manera uniforme,
  • que la visibilidad de los artículos no se sienta afectada por los otros productos.
  • que la iluminación interna sea mayor a la de la calle (sobre todo en negocios donde se debe ver el producto con mayor detalle, por ejemplo joyerías).
  • que las zonas de venta estén provistas con más luz.
  • que la decoración no baje la intensidad de la luz.
  • que la decoración sea visible.
  • concentrar mayor luminosidad en los productos que se quieran destacar.

Decoración: es la parte más visible del establecimiento y da al cliente su primera opinión sobre la imagen del local. Si está sobrecargada puede marcar la idea de precios altos, por lo que es importante entender cuál es la ventaja estratégica que se quiere resaltar en los locales.

Amplitud: las tiendas tienen que contar con un espacio cómodo para comprar. En el caso de los supermercados, por ejemplo, se debe evitar que los carritos de compra choquen unos contra otros.

Colores: deben invitar al consumidor a comprar. No hay que olvidar que los colores muy fuertes podrían causar el efecto contario, e invitar al cliente a abandonar el establecimiento. Podemos considerar algunas asociaciones básicas, como las del rojo y el amarillo que indican ofertas, o el verde, que denota naturalidad.

Ante los ojos del consumidor, todos y cada uno de estos factores comunican muchas cosas. Esta información debe ser transmitida coherentemente, de modo que el establecimiento sea visto como un conjunto con personalidad propia.

¿Deseas saber más acerca del desarrollo de marcas propias en retail? Inscríbete en el curso Marketing de retailers del 5 PEE de ESAN.