Negocio eléctrico: ¿cómo emplear los sistemas de gestión ambiental?

Publicado el 13 de Septiembre 2018 a las 1:36 PM

Cualquier empresa, independientemente de su ubicación o tamaño, debe regirse a una norma y de procesos que aseguren su sustentabilidad en las operaciones dentro del sector eléctrico.

1500x844_gestionar_negocio_electrico.jpg

Las inversiones y el crecimiento de las compañías en el sector eléctrico tienen un futuro prometedor en el Perú. Sin embargo, el desarrollo en este rubro debe trabajarse en paralelo con la seguridad del medioambiente en el que operan las organizaciones. La mejor garantía para lograrlo es el manejo de sistemas de gestión ambiental.

En primer lugar, las operaciones deben regirse por el ISO 14001, que abarca el estándar con el que trabajan dichos sistemas. Se trata de la norma internacional que ayuda a las empresas a identificar y gestionar los riesgos ambientales en sus negocios habituales. Cualquier compañía, independientemente de su ubicación y tamaño, puede regirse bajo esta norma y diseñar sus procesos en torno a ella. Esto asegura el cumplimiento de la legislación vigente para la sostenibilidad en el sector eléctrico y además reduce los costos de las operaciones gracias al uso eficiente de materias primas.

Las pautas para lograr una gestión eficiente

"Manejar un sistema de gestión ambiental requiere de varios pasos que se enmarcan en tres dimensiones claves: la estrategia, la estructura y la cultura organizacional". Así lo indica Cristhian Leonardo Melo Rojas, docente del Diploma Internacional de Gestión de Operaciones en el Negocio Eléctrico de ESAN.

El especialista señala que la estrategia contiene aspectos como la misión, visión y valores. La estructura abarca factores como la estructura organizacional, los procesos, funciones y tecnología recurrente. Por último, la cultura organizacional comprende las competencias, los comportamientos, capacidades y el desarrollo del talento humano.

"Llevadas a la práctica estas tres dimensiones, una buena gestión requiere de 10 actuaciones fundamentales. Estas le permitirán a la empresa consolidar las mejores prácticas en gestión ambiental", señala el académico. Estas son:

1. Insertar la gestión ambiental en la estrategia organizacional. Ello asegura la creación de valor para la compañía y sus grupos de interés.

2. Crear una política de gestión ambiental alineada con la estrategia empresarial. La política permite poner a las personas a trabajar en la misma dirección.

3. Visibilizar los objetivos y metas en el mapa estratégico de la organización y en el cuadro de mando integral. De esta manera se logran alinear los propósitos de la gestión ambiental con los propósitos empresariales.

4. Crear indicadores para medir los impactos de la gestión ambiental y hacerle seguimiento en las instancias directivas de la compañía. Esto permite evidenciar la forma como se está creando valor.

5. Diseñar iniciativas para lograr los objetivos y cumplir los indicadores. Estas iniciativas deben ser provistas de recurso humano y financiero.

6. Crear la estructura y los procesos que serán los impulsores de una cultura de gestión ambiental. Se debe formar y fomentar ese liderazgo en la operación del día a día del negocio.

7. Divulgar y sensibilizar permanentemente los aspectos de la gestión al resto de la organización. Esto permite consolidar una cultura proclive a ella y, una vez esto se logra, se inserta en el día a día de la empresa, lo cual le da perdurabilidad en el tiempo.

8. Comprometer a la alta dirección dando visibilidad la tema en la organización. Cuando las personas de la empresa observan a sus directivos hablando del tema, se genera mayor compromiso.

9. Gestionar el conocimiento. Se debe capturar permanentemente conocimiento de fuentes internas y externas, se debe preservarlo y hacerlo crecer. Esta es la mejor manera de alcanzar cada vez una mayor madurez del sistema y así lograr las mejores prácticas de gestión.

10. Seguimiento continuo. Es la mejor manera de mantener vivo el sistema.

Incrementar los conocimientos sobre el manejo ambiental, la distribución y comercialización de negocios o la eficiencia energética permitirá que un profesional en el sector de energía se convierta en un agente clave para la generación de valor en su empresa. La calidad y la sustentabilidad en las compañías eléctricas aumentan la competitividad y la reputación en ellas.

Si quieres saber más sobre este tema, participa del Diploma Internacional de Gestión de Operaciones en el Negocio Eléctrico de ESAN.

También puedes leer:

El futuro del sector energético peruano

Fuentes:

Entrevista a Cristhian Leonardo Melo Rojas, docente del Diploma Internacional de Gestión de Operaciones en el Negocio Eléctrico de ESAN.

Lloyd's Register. "ISO 14001 Sistemas de Gestión Ambiental".

El Comercio. "La generación de electricidad con energías renovables en Perú".