La TIR y su aplicación para la evaluación de proyectos

Publicado el 6 de Febrero 2019 a las 9:30 AM

Determinar la viabilidad de un proyecto, por medio de la TIR, permitirá reducir los riesgos, las inversiones no rentables en recursos y otros factores que afectarían la economía de una empresa.

1500x844_tir_aplicacion_proyectos.jpg

Cualquier proyecto involucra inversión y recursos, además de oportunidades que pueden brindar grandes resultados. Por ello, es necesario evaluarlo y analizar si es factible y si existirá rentabilidad. Una de las mejores opciones para esto será la tasa interna de retorno (TIR), la cual permite hallar el rendimiento y se basa en los flujos de efectivo del proyecto.

Gracias a la TIR se puede realizar un óptimo planeamiento financiero, ya que mide la viabilidad del proyecto a realizar y evita así los riesgos económicos que se puedan generar. Transforma el retorno de inversión de la compañía en un porcentaje para luego ser comparado con porcentajes de una inversión de bajo riesgo.

"Es una tasa porcentual que indica la rentabilidad promedio anual que genera una inversión por sí misma", señala Manuel Acevedo, docente del curso Planeamiento financiero del PEE en ESAN. Para que un inversionista decida si realizar o no un proyecto, debe comparar la TIR con la tasa de descuento, que puede ser COC (costo de oportunidad del capital) o WACC (costo de capital promedio ponderado). "Si la TIR es superior a ambas, el proyecto sí rendirá. Si es inferior significa que el proyecto no será rentable, por lo que debe evaluarse nuevamente a fin de realizar algún cambio", explica el especialista.

La comparación puede realizarse de forma directa. Esto posee diversas ventajas, ya que es un indicador sencillo de calcular, por lo que la empresa solo requiere los datos de los flujos. Por otro lado, es necesario considerar que la TIR se basa en estimaciones de rendimiento futuro. Estas pueden variar con el tiempo, ya que el proyecto depende de diversas variables como el precio de los recursos, el capital humano, el avance tecnológico, las políticas internas de la organización, entre otras.

"Es recomendable que, al momento de tomar una decisión de inversión, se utilice dos o más indicadores de evaluación", enfatiza el docente de ESAN. Dentro de los indicadores de rentabilidad que destaca están el valor presente neto (VPN) y la TIR. También existen otros indicadores como el ratio beneficio costo, el valor anual equivalente, el costo anual equivalente y el período de recuperación de capital.

En un mundo empresarial tan cambiante, el cual depende, además, de condiciones políticas y económicas, las empresas deben enfocarse en determinar la viabilidad de sus inversiones. De esta manera evitarán riesgos, pérdidas financieras y retornos de inversión nulos.

Si quieres saber más sobre este tema, participa del curso Planeamiento financiero del PEE en ESAN.

También puedes leer:

Fuentes:

Entrevista a Manuel Acevedo, docente del curso Planeamiento financiero del PEE en ESAN.

Rankia. "Tasa Interna de Retorno (TIR): definición, cálculo y ejemplos".

Entrepreneur. "Cómo evaluar proyectos de inversión".