Empresas ecoamigables: el caso de Coca-Cola y su gestión circular del agua

Publicado el 13 de Agosto 2019 a las 12:27 PM

El objetivo de Coca-Cola es devolver a la naturaleza el 100 % del agua que poseen sus bebidas. Gracias a la tendencia de reutilización es posible ahorrar costos y ser ecoamigable con el medio ambiente.

1500x844_cocacola_agua.jpg

Solo en el 2016, Coca-Cola Perú dejó de utilizar 780 toneladas de plástico. Además, a la fecha, el 30 % de los envases del portafolio de la marca son retornables. Esto es un logro que se suma a esta compañía como organización ecosostenible. En España, la marca también fue ejemplo de un modelo innovador en beneficio del medio ambiente: la gestión circular del agua.

El agua es un recurso indispensable para vivir y que, según varios estudios, podría escasear en todo el mundo en el futuro (algo que ya está ocurriendo en algunos países actualmente). De hecho, solo el 3 % del agua en el planeta es dulce. Coca-Cola, combatiendo tendencias como el cambio climático y la disminución de este recurso en grandes proporciones, se enfocó en su reutilización.

Garantizar la reutilización: el objetivo primordial

El sistema de muchas empresas hoy en día es extraer, producir, utilizar y desechar. La economía o gestión circular del agua se enfoca en convertir los residuos de un recurso en recursos para otros fines. El objetivo de la marca para el 2020 es devolver a la naturaleza el 100 % del agua que poseen sus bebidas. ¿Cómo lo logrará? Con los siguientes principios:

  • El agua que utiliza proviene, usualmente, de la red pública de agua potable. En algunas fábricas se emplea un pozo propio también.
  • El agua para las bebidas, así como para la limpieza de botellas o maquinarias de fábrica, es tratada con los más altos estándares de calidad (cloración, filtros pulidores y de carbón, etc.).
  • Las aguas residuales reciben un tratamiento en la propia fábrica. Esto se efectúa antes de verterlas en una red de saneamiento público. Además, esta agua es compatible con la vida acuática. Así, los residuos pueden ser devueltos, de manera segura, al medio ambiente.

La economía circular de Coca-Cola se da a través de estos tres principios. Es un sistema empleable en otras industrias, en donde los residuos no solo pueden ir destinados al medio ambiente, sino también pueden realizarse otros procesos dentro de la organización y así ahorrar costos mientras se disminuye el impacto ambiental. En el caso de que el recurso sea destinado a una zona natural, es vital realizar estudios y tratamientos específicos. Por ejemplo, evaluar la vulnerabilidad de las fuentes de agua que se utilizaron, elaborando planes para protegerlas y garantizar que no estén contaminadas.

El desarrollo sostenible es un campo que cobra cada vez mayor relevancia en las empresas. Casos prácticos como el de Coca-Cola están inspirando a diversas organizaciones, algunas grandes y otras startups, a mejorar sus enfoques sustentables en beneficio del medio ambiente y la sociedad. Pero para que esto sea posible se necesitan especialistas en el tema, tanto en estudios de impacto ambiental, proyectos sociales, gestiones ambientales y más.

Si quieres saber más sobre este tema, participa del Programa de Alta Especialización en Responsabilidad Social y Sostenibilidad de ESAN.

Fuentes:

El Independiente. "Coca-Cola en España: una gestión circular del agua".

Coca-Cola Perú. "La sostenibilidad es parte de nuestro compromiso".

Coca-Cola Perú. "Reporte de Sostenibilidad".

La Nación. "Agua salada y agua dulce".