Empresas y ONG: ¿cómo pasaron de la confrontación a la colaboración?

Publicado el 7 de Agosto 2019 a las 5:49 PM

El 67 % de compañías colaboran con las ONG por su capacidad de aportar valor social en los sectores en donde operan. Hoy, es una necesidad de vital importancia ser socialmente responsable en el mundo empresarial.

1500x844_ong_empresas.jpg

Con el pasar de los años se siguen viendo casos de confrontación entre empresas y ONG. Mayormente son conflictos por disputas de impacto ambiental, pues las ONG (que velan por el uso de procesos o recursos sustentables) limitan el trabajo de una organización privada. Sin embargo, ahora las compañías socialmente responsables se están convirtiendo en grandes aliadas, pues con buenas prácticas es posible llegar a un acuerdo y colaboración bajo un mismo propósito: la responsabilidad social.

¿Cómo se produce este cambio?

Las empresas, hoy en día, son más responsables socialmente y ambientalmente. Muchas de ellas se han adaptado a las tendencias actuales y necesitan mejorar su reputación frente a los consumidores. Actualmente, los usuarios requieren que las organizaciones tengan valores notables, no dañen el medio ambiente y sean responsables con sus productos y servicios. También se habla de la igualdad de género y de prácticas internas que promuevan la seguridad y la salud de los colaboradores. Todo esto suma en una compañía al momento de venderse como marca y ser atractiva para inversionistas, consumidores, proveedores y otros agentes.

Las confrontaciones generan denuncias públicas, protestas masivas y actividades de sensibilización organizadas por comunidades y todo ello causa pérdidas para las empresas. Por este motivo, es mucho más rentable pasar a la colaboración y realizar las modificaciones que sean necesarias para que todas las partes estén satisfechas.

En este sentido, las ONG tienen el alcance y la visión de movilizar a cientos de personas a favor de una causa. Gracias a la colaboración actual de las compañías, tanto las empresas como las ONG trabajan de la mano y con el público en general. Este cambio disminuye las controversias, promueve el diálogo y genera el éxito total de los procesos empresariales. Existen diversos tipos de colaboración, como por ejemplo:

  • Colaboración conjunta. Es el tipo más frecuente y se da a través de los esfuerzos en conjunto para que ambas partes tengan procesos eficaces de forma estable y lograr un impacto (en sus objetivos) mayor del que tendrían por separado. Un ejemplo es el Fútbol Club Barcelona con Unicef. El club llevaría el logo de la ONG en sus prendas para destacar como organización responsable, mientras que Unicef recibiría una aportación económica que le permitiría abarcar más territorio con sus proyectos.
  • Por medio de la innovación responsable y el emprendimiento. En este tipo de alianzas, ambas partes desarrollan un nuevo proyecto juntos que aporta valor social, es sustentable y mejora un problema ante las comunidades. Claro está, este proyecto o producto tiene cierta rentabilidad, pero asegura una sostenibilidad a mediano y largo plazo. Un ejemplo es la alianza entre IKEA y Acnur. Ambas, tanto la compañía como la ONG, son líderes en logística. Iniciaron un proyecto que consistía en ayudar a los campos de refugiados a través del transporte y la asistencia humanitaria.
  • A través de la promoción de cambios locales. Cada alianza promueve un cambio local, generalmente determinado por una tendencia global. Por ejemplo, en España, la ONG Ecodes impulsó diversos proyectos con empresas privadas para promover el ahorro de agua en Zaragoza. Esta ciudad es conocida por ser ahorradora de agua y siempre tener programas que tengan este objetivo.
  • Por medio de la mejora de cadenas de valor. Una compañía puede tener los mecanismos o recursos que le interesan a una ONG para cumplir determinada meta. Un caso es el de la empresa Ferrovial, la cual coordinó con Intermon Oxfam para mejorar las infraestructuras de saneamiento en Etiopía. Esto lo lograron gracias a los conocimientos técnicos que poseen los trabajadores de Ferrovial en este campo.

Según un estudio elaborado por ESADE y PwC, existen otras formas de realizar las alianzas. Entre las más importantes están: la filantropía corporativa y los patrocinios, el voluntariado corporativo y ejecutivo, la asistencia técnica y probono, la asociación de marcas para dar visibilidad, el marketing social, entre otras.

De acuerdo con una encuesta de la Fundación Hazlo Posible, en España, las ONG colaboran con las compañías por motivos de financiación (92 %), para desarrollar proyectos en conjunto (78 %) y para conseguir productos o servicios gratuitos (65 %). Por otro lado, las empresas colaboran con las ONG, principalmente, por su capacidad de aportar valor social en los sectores (88 %), involucrarse con la comunidad (67 %) y por la facultad de cambiar las cosas (60 %).

La responsabilidad social empresarial es muy importante en la actualidad. Es necesario mantenerse en paralelo a las nuevas tendencias y preferencias de los usuarios, leyes, políticas y otros factores que promueven los valores sustentables. Por ello, también es importante saber gestionar cualquier tipo de proceso con otra compañía, una ONG u otro tipo de institución que pueda apoyar con este objetivo.

Si quieres saber más sobre este tema, participa del Diploma Internacional en Relaciones Comunitarias y Responsabilidad Social de ESAN.

Fuentes:

Fundación Hazlo Posible. "Cuatro tipos de colaboraciones entre ONG y empresas".

Ayuda en Acción. "¿Por qué son necesarias las colaboraciones entre empresas y ONG?". 

ESADE y PwC. Colaboraciones ONG y empresa que transforman la sociedad.

Ágora Social. "Cómo son las colaboraciones entre ONG y empresas".