Salud organizacional: ¿por qué es importante y cómo garantizarla?

Publicado el 22 de Agosto 2019 a las 1:01 PM

Para que los socios, proveedores y fiscalizadores de una empresa vean que en ella existe una buena reputación, es fundamental velar por la salud organizacional. Sin esta, la compañía no podría retener talento ni desarrollarse de forma adecuada.

1500x844_salud_organizacional.jpg

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en la región hay 770 nuevos casos cada día de personas con enfermedades profesionales, por lo que es importante proponer buenas prácticas de salud ocupacional. Sin embargo, también existe otro concepto: la salud organizacional. Es decir, el conjunto de prácticas enfocadas a que los profesionales en una empresa se sientan integrados, satisfechos y con un nivel de optimismo elevado en relación con su desarrollo y aprendizaje.

La salud organizacional está orientada a cómo se organiza una compañía para que las responsabilidades estén correctamente distribuidas y los talentos, debidamente gestionados. Así, será importante para aumentar la productividad y el rendimiento en los empleados. Además, la salud organizacional determina:

  • Los niveles de comunicación en la empresa.
  • La forma cómo se resuelven los problemas o se evitan los riesgos en cada área de trabajo.
  • La estrategia para cumplir los objetivos de la compañía y también los objetivos profesionales de cada colaborador.
  • El trabajo en áreas como Recursos Humanos, las cuales reciben los reclamos, mensajes o solicitudes de los trabajadores.
  • La forma cómo se integran los equipos de trabajo para cada proyecto propuesto.
  • La medición del clima laboral, en donde entran en juego aspectos como las medidas para hacer frente y prevenir enfermedades o accidentes de trabajo.

¿Cómo garantizar la salud organizacional?

En primer lugar, es importante contar con especialistas que aseguren este aspecto. No solo se trata de dirigir el área de Recursos Humanos, sino también de tener líderes o supervisores capacitados en una gestión efectiva del capital humano. Por ejemplo, el gerente general en el área de Finanzas debe contar con las habilidades directivas para gestionar a los colaboradores a quienes supervisa. Se enfocará a que ellos se sientan seguros, productivos, con confianza y empoderamiento.

Por otro lado, hay que destinar un presupuesto adecuado. Fomentar capacitaciones, recompensas, una infraestructura adecuada libre de riesgos, entre otros factores, requiere una inversión que debe ser siempre prevista. A nivel externo, la salud de una empresa también significa conservar una buena reputación frente a socios, clientes, proveedores, reguladores y otros agentes. Una compañía que goza de buenas prácticas internas ofrece servicios y productos de calidad y trabaja de manera sustentable, será vista como saludable, pues estará alineada a sus valores y objetivos.

La salud organizacional se puede garantizar en todas las áreas: ventas, gestión de personal, operaciones y logística, administración gerencial, etc. La meta para los directivos será integrar los diferentes criterios, aptitudes, intereses y personalidades de los clientes internos para asegurar un buen clima que se vea reflejado con los consumidores externos.

Si quieres saber más sobre este tema, participa del Programa de Alta Especialización en Business Administration de ESAN.

Fuentes:

Conexión ESAN. "¿Su empresa goza de salud organizacional?".

Coyuntura Económica. "La salud organizacional".

Futuver. "Salud organizacional, ¿preparado para el reto?".

OPS. "OPS/OMS estima que hay 770 nuevos casos diarios de personas con enfermedades profesionales en las Américas".