La caja de cristal: ¿por qué la transparencia es crucial para las marcas?

Publicado el 11 de Octubre 2019 a las 4:18 PM

En 2019, no puede haber una marca que sea distinta de la empresa real, sus procesos, valores, empleados y representantes. Los negocios han pasado a ser cajas de cristal donde la cultura interna representa a las marcas.

1500x844_caja_cristal.jpg

En un mundo conectado, la relación entre las organizaciones y las sociedades en las que operan se ha redefinido. La conectividad ha impulsado el surgimiento de la caja de cristal. Trabajadores en todo el mundo documentan y comparten sus vidas laborales en Internet. La vida cotidiana se captura en video en tiempo real o se transmite en vivo, por lo que los consumidores esperan saber casi todo sobre las marcas con las que se involucran y son capaces de averiguarlo.

Esta nueva tendencia ha hecho que las marcas equiparen su cultura interna con su identidad externa, convirtiendo a las empresas en codificadores culturales. Antes, los negocios eran considerados como cajas negras, ya que era difícil que los consumidores supieran lo que ocurría internamente en las organizaciones. Ahora, los negocios son una caja de cristal donde prima la transparencia.

La transparencia como eje central

Los consumidores actuales quieren conocer el interior de los negocios, sus procesos, acciones y cómo sus resultados influyen en la sociedad y el ambiente. También pueden reconocer los valores centrales de la marca y cómo se sienten y actúan los colaboradores y representantes de la compañía. En otras palabras, pueden ver la cultura interna de la empresa. Esta ha pasado a formar parte del conjunto de asociaciones cognitivas y emocionales que vinculan a la organización.

La cultura interna define a las marcas hoy en día, ya que es el punto de contacto emocional y asociativo que hace que los consumidores se conecten con el negocio. En un mundo transparente, la cultura interna es la verdadera marca. Cada vez más, una compañía ya no puede pintar una marca en sus paredes exteriores y esperar que las personas crean en ella. En cambio, debido a la transparencia, la marca será una consecuencia orgánica de la cultura interna.

Por ello, los espacios de venta de las marcas en el sector retail están desafiando los conceptos tradicionales de diseño y funcionalidad de las tiendas, creando espacios que fomenten un sentido de cultura y comunidad entre los consumidores. Asimismo, los negocios minoristas deben apostar por campañas que reflejen su compromiso con la responsabilidad corporativa y la conciencia social.

La transparencia no solo implica mostrar todo lo que ocurre dentro de una empresa. Es importante que la marca, como caja de cristal, refleje la cultura y los valores de la organización. Solo así, las compañías podrán generar una conexión emocional profunda con sus consumidores, lo que derivará en su compromiso y fidelización.

Si quieres saber más sobre este tema, participa del curso Marketing de Retailers del PEE de ESAN.

Fuentes:

Trend Watching. "Glass Box Brands".

Frame. "Brands are becoming culture coders', retail trend researcher reveals".

Medium. "A Business Used to be a Black Box. Now it's a Glass Box".