¿Cómo implementar la gamificación en tu organización?

Publicado el 13 de Diciembre 2019 a las 12:28 PM

En los últimos años muchas organizaciones han incorporado la gamificación a diferentes procesos para alcanzar las metas internas y externas. En poco tiempo, esta práctica se ha convertido en una tendencia global. Conoce cómo puedes implementarla en tu empresa.

1500x844_gamificacion_organizacion.jpg

La gamificación, también llamada ludificación, es una técnica de aprendizaje que utiliza juegos para conseguir mejores resultados en las empresas. Se trata de una metodología de formación que facilita la interiorización de comportamientos o conocimientos de una manera más divertida, generando buenas experiencias en colaboradores y clientes.

El modelo de juego consigue motivar al talento humano, desarrollando un mayor compromiso e incentivando la superación, tanto personal como laboral. La técnica consiste en recompensar al usuario en función de los objetivos alcanzados. Algunas de las más utilizadas son: acumulación de puntos, obtención de premios, regalos, desafíos y misiones.

En palabras del profesor Rodolfo Alejandro Perea Málaga, docente del curso Gamification y estrategias de marca del PEE de ESAN, en ella "se usan técnicas o elementos propios del juego en actividades que no son recreativas. Esto con la finalidad de motivar a la gente, trabajar la motivación con la idea de modificar la conducta".

¿Cómo se aplica la gamificación en una empresa?

Existen diversas maneras de crear un ambiente lúdico con la idea de resolver conflictos, cumplir objetivos o mejorar procesos. Para establecer estas mecánicas se pueden seguir las siguientes pautas:

  1. Definir las bases del juego. El enfoque, las estrategias y el contenido que se utilizará depende de las bases y la finalidad del juego. ¿Qué se debe definir? El área que se quiere mejorar, los valores que se busca fomentar, el comportamiento a cambiar, etc.
  2. Establecer un esquema de puntuación. Los puntos representan aquello que todos quieren conseguir: cuantos más, mejor. Se trata de un elemento que permite alcanzar una posición global y la posibilidad de tener premios o ser recompensado.
  3. Crear misiones. Las misiones o retos generan una sensación de desafío constante, lo que mantiene el enfoque entretenido y la motivación. Así mismo, estas mecánicas fomentan la competitividad individual y promueven el trabajo colaborativo.
  4. Establecer premios. En un juego los participantes compiten por algo. La empresa puede ofrecer recompensas tangibles, en forma de regalos o premios virtuales. Es fundamental definir los premios desde el inicio y entender, a su vez, que las recompensas deben variar.
  5. Potenciar la urgencia y la escasez. Se debe establecer un límite de tiempo para completar una acción, comunicar que quedan pocos premios, penalizar por no completar un reto o premiar por completo una acción a tiempo.
  6. Crear juegos en equipo. Estos juegos son muy importantes porque fomentan la colaboración, facilita la creación de equipos multidisciplinarios, permite la identificación de líderes y crea la unión entre los colaboradores.

Acorde al especialista Perea Málaga, la gamificación está de moda "porque tiene un gran poder en la motivación y en el cambio de comportamiento. Todos, en mayor o menor medida, disfrutamos del juego y de los elementos competitivos que se activan cuando jugamos. Y eso hace que nos enganchemos con una serie de actividades sin sentir presión. Al final todo redunda en beneficios para las empresas".

Si quieres aprender más sobre cómo implementar esta metodología en la compañía, participa en el curso Gamification y estrategias de marca del PEE de ESAN.

Fuentes:

La gamificación, llave de una mayor productividad y de un aprendizaje más profundo

Atrivity: Gamificación para tu Empresa: 10 Mecánicas de Juego (con Ejemplos)

Gamificación: mitos y realidades