Técnica SMED: ¿cómo ayuda a incrementar la productividad?

Publicado el 1 de Junio 2021 a las 7:20 PM

La técnica SMED agiliza y reduce los tiempos de cambio y configuración de un producto o lote. ¿De qué manera ayuda a las empresas a potenciar su capacidad productiva?

1500x844_tec_smed_como_ayuda_increm_produc.jpg

SMED (acrónimo de Single Minute Exchange of Die) es una técnica de trabajo que permite reducir el tiempo de cambio y configuración de un producto o lote en una operación de un solo dígito; es decir, en menos de 10 minutos.

Este método fue desarrollado por Shigeo Shingo, ingeniero industrial japonés reconocido a nivel mundial por ayudar a las compañías a reducir drásticamente sus tiempos de cambio. Pero, ¿cómo implementar el SMED en una empresa? Para ello, se deben cumplir una serie de pasos:

  1. Identificar un proceso
    El primer paso es identificar el proceso en que se desea mejorar los tiempos de cambio. Algunos criterios para determinarlo pueden ser:
    • ¿El tiempo de cambio es bastante largo?
    • ¿Existen muchos tiempos de cambio diferentes entre un paso específico y otro?
    • ¿Los pasos o procesos ocurren con regularidad?
    • ¿Los empleados están bien informados y capacitados en el proceso?
  2. Identificar los elementos
    El siguiente escalón es identificar los elementos inmersos en el proceso de cambio. Para ello, se recomienda grabar cada uno de los pasos para determinar cuáles se deben mejorar. Cuando se haya observado cada paso, es importante separarlos de acuerdo a dos criterios: los que pueden hacer los humanos y los que pueden realizar las máquinas. El resultado de este paso es una lista completa de los elementos de cambio, cada uno con su respectiva descripción y el costo del tiempo.
  3. Identificar los elementos externos separados
    En este paso, los elementos del proceso de cambio que se pueden realizar con poca o nula modificación, mientras el equipo está en funcionamiento, se identifican y se llevan a cabo antes del cambio real.
    Para ello, el equipo debe hacerse la siguiente pregunta: ¿se puede completar este elemento, como se realiza actualmente o con cambios mínimos, mientras el equipo está en funcionamiento? Si la respuesta es sí, se categoriza el elemento como externo.
  4. Convertir los elementos internos en externos
    Se examina -cuidadosamente- el proceso de cambio que se está llevando a cabo para convertir tantos elementos internos en externos como sea posible. Para ello, el equipo que está llevando a cabo el estudio debe hacerse las siguientes preguntas: Si hubiera una manera de hacer que este elemento sea externo, ¿cuál sería? ¿Cómo podríamos hacerlo?
    La respuesta brindará una lista de elementos que son candidatos para acciones futuras, dándoles prioridad a aquellos que brindan mayores beneficios con respecto a su costo.
  5. Simplificar los elementos restantes
    En este paso, se revisan los elementos restantes para que puedan completarse en el menor tiempo posible. Para ello, es importante darle prioridad a los elementos internos, pues ellos ayudarán a alcanzar el objetivo principal de acortar el tiempo de cambio.
    Al final, se tendrá una serie de instrucciones que permitirán -en futuras acciones- reducir el tiempo de cambio de manera rápida y precisa.

¿Cómo ayuda a incrementar la productividad?

Una de las principales ventajas del método SMED es que ayuda a potenciar la capacidad productiva de las organizaciones industriales. Pero, ¿de qué manera? Al agilizar y reducir los tiempos de cambio, la inactividad del equipo de trabajo se reduce, lo que brinda más tiempo para producir nuevas piezas, disminuir los costos de fabricación y -con ello- aumentar la rentabilidad de la empresa.

Asimismo, permite cumplir con los pedidos dentro de la fecha acordada con el cliente, lo que mejora la experiencia y el servicio que se le ofrece al consumidor.

Por otro lado, ayuda a planificar producciones más pequeñas, optimizando el uso de materias primas y haciendo que el proceso de elaboración de piezas sea más receptivo a las necesidades del cliente. Esto permite:

  • Responder rápidamente las demandas del mercado.
  • Reducir la sobreproducción y, por lo tanto, la cantidad y el costo de inventario de los productos que se almacenan en la planta.
  • Mejorar el flujo de caja y disminuir el riesgo del negocio.
  • Flexibilizar el grupo de trabajo; es decir, no tener que recurrir a la contratación de un equipo extra para cumplir con los requisitos, tiempos y variedad de entrega que solicita el cliente.

En conclusión, SMED es una herramienta eficaz para eliminar los desechos y aumentar la productividad, eficiencia, rentabilidad y competitividad de la empresa, sea esta de manufactura o de servicios. Su implementación permite que los negocios optimicen sus procesos, funcionen más rápido y produzcan productos de mejor calidad.

Si quieres aprender más sobre este tema, participa en el Diploma Internacional Lean Supply Chain and Logistics Management en ESAN.


Fuentes:

Consulta con: José Luis Giménez, docente del Diploma Internacional Lean Supply Chain and Logistics Management de ESAN.

5 cash and customer benefits from applying SMED methodology

El método SMED y su importancia en la gestión de la producción

¿Cómo nos ayudan las técnicas SMED?

¿Cómo nos ayudan las técnicas SMED?

SMED (Single-Minute Exchange of Dies)

A Revolution in Manufacturing: The SMED System

SMED - what are the benefits?