Las tecnologías de la información en las empresas

user-pic

La incorporación de la tecnología puede llevar a que empresas densas y rutinarias se transformen en ligeras, por lo que en la actualidad la tecnología se ha convertido en una herramienta que busca colaborar y coadyuvar con el logro de estrategias empresariales.

La incorporación de la tecnología puede llevar a que empresas densas y rutinarias se transformen en ligeras, debido a la disminución de los costos de producción y a la apertura de nuevos canales para llegar a los clientes, vía internet, por ejemplo.

La tecnología se convierte en una herramienta que coadyuva a cumplir las estrategias empresariales, más aún si estamos en una época de cambios, en la que se exige a las empresas ser más competitivas en los mercados local y global.

En consecuencia, la empresa peruana debe enfocar la tecnología bajo este enfoque, y adoptarla como su gran soporte.

Claro que la transformación se logrará si cuenta además con gente innovadora. De esta manera, la estructura organizacional se verá reducida y los empresarios tendrán menos costos y más oportunidades para crear nuevos negocios. Las empresas se harán más reducidas y más eficientes, lo que llevará a que se especialicen mucho más y se establezcan alianzas estratégicas para que otros produzcan lo secundario. Algo interesante que ocurre en este proceso de transformación es que las empresas que han aplicado este concepto, en el que la tecnología resulta un elemento fundamental de cambio, han encontrado la posibilidad de crear nuevos negocios u optimizar los actuales, lo que les da la oportunidad de crear alianzas estratégicas. De esta manera, la tecnología permite a las empresas, por ejemplo, interconectarse con sus proveedores, y juntos reducir costos y optimizar el flujo de los insumos y de los productos. Lo mismo ocurre en el ámbito global. Pero eso requiere integración, uno de cuyos elementos es la tecnología a través de las comunicaciones.

Se están rompiendo paradigmas y se están creando otros nuevos, pero fundamentalmente esta es una época de rompimiento de paradigmas. Los esquemas tradicionales, en el que encontramos empresas pesadas, de actividades rutinarias, tienen que trasladar muchas de sus actividades a la computadora, y las personas tienen que utilizar mucho más la creatividad y el conocimiento, porque el conocimiento dará mayor valor a la organización.

La empresa será más poderosa en la medida en que tenga buenas bases de datos de clientes, productos y de otras empresas, lo que le posibilitará entrar a otras redes empresariales y así desarrollar nuevos negocios. A la pregunta: ¿qué paradigmas rompe la tecnología?, podría decir que hoy las empresas pueden establecer alianzas estratégicas con sus proveedores principales, y unidos efectuar contratos que les permitan disminuir costos e integrarse para obtener rápidamente insumos.

Esto rompe esquemas tradicionales, porque puede crear canales adicionales para comercializar. Inclusive el celular, que empieza a funcionar como una pequeña computadora, se convierte en un elemento de competición y rompe el paradigma del gerente estacionario, que siempre está en su empresa. Ahora tenemos que hablar del gerente que camina, que está interconectado, que estando en Lima, Piura o Nueva York toma decisiones para la marcha de su empresa.

En esta época tenemos que ser más rápidos. Ya no se puede hablar de que las empresas más grandes se comen a las más chicas, sino de que las empresas más lentas desaparecerán y las más rápidas permanecerán en el mercado. Este proceso se dará en nuestra sociedad, y mientras más rápido ocurra mejor, porque la competencia no espera. Los procesos de comunicación a través de las tecnologías responden a estrategias, las que pueden ser evolutivas, de cambio, que aunque impactarán en la organización crearán un ambiente de mínima resistencia al cambio; o pueden ser radicales, lo que implicará mucha dedicación de la empresa, a cambio de beneficios más rápidos.

Autor: Profesor Eddie Morris Abarca. Profesor del área de Operaciones y Tecnologías de Información. Universidad ESAN.

Imagen por:  PNNL - Pacific Northwest National Laboratory - Starlight



Auspicios