Aumentan diferencias de género en campo laboral

user-pic

Según las últimas estadísticas de género disponibles, se ha registrado un aumento en la diferencia de ingresos entre hombres y mujeres, a favor de los primeros. Asimismo, se reveló que casi las tres cuartas partes de la PEA ocupada urbana femenina trabaja en empresas con mayor precariedad laboral.

En el trimestre julio-setiembre de 2009, el ingreso promedio mensual de la PEA ocupada urbana masculina alcanzó los S/. 1.357,50 y de la PEA femenina los S/. 853,00. Comparando con similar periodo del año anterior (julio-setiembre 2008), se observa que el ingreso promedio mensual de la PEA masculina se incrementa en 10,2% (S/. 125,20 en términos absolutos) y la PEA femenina en 3,2% (S/. 26,30). Así, el ingreso promedio de la PEA femenina representa el 62,8% del ingreso promedio de la PEA masculina. La diferencia es notoria y va en aumento.

Esta información fue revelada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en su boletín Estadísticas con enfoque de género, publicado en diciembre último.

Dicho reporte también señala que el mayor porcentaje (73,2%) de la PEA ocupada urbana femenina labora en empresas que tienen entre 1 y 10 trabajadores; el 7,2% en empresas de 11 a 50 trabajadores y el 19,6% labora en establecimientos de 51 y más trabajadores. Entre la PEA ocupada urbana masculina se observa diferencias, ya que el 62,3% labora en empresas de 1 a 10 trabajadores, siendo 10,9 puntos porcentuales menos que la proporción de mujeres que trabajan en empresas de ese tamaño; el 10,5% en empresas de 11 a 50 trabajadores y el 27,1% en empresas con más de 50 trabajadores.

De este modo, observamos que las mujeres trabajadoras perciben ingresos significativamente inferiores a los de los hombres, y que la mayor parte de ellas se desempeña en establecimientos donde suele haber mayor precariedad laboral (los de 1 a 10 trabajadores). En este último caso, también se registra un incremento al pasar de 72,7% en el trimestre julio-setiembre 2008 a 73,2% en el período julio-setiembre 2009.

Lamentablemente, en pleno Siglo XXI, aún se perciben las desigualdades de género en detrimento de las mujeres. Tenemos enraizada aún la consigna que las mejores oportunidades están reservadas para los varones.



Auspicios