Buscando al mejor candidato... ¿Ciencia o arte?

user-pic

Algunos profesionales consideran que seleccionar al personal no requiere de mucha ciencia y que más vale la intuición así como las decisiones instintivas para cubrir un puesto laboral. Esto suele ser más común de lo que imaginamos, por lo que muchas veces los evaluadores confían tanto en "el sexto sentido" que creemos firmemente estar en lo correcto

Sin embargo, finalmente el tiempo nos dice lo contrario, lo cual se refleja en los cada vez más altos índices de rotación en algunas organizaciones.

Pero la pregunta que muchos se hacen es: ¿cómo evaluar a las personas que postulan a un puesto en la organización? Esta es la perspectiva  de aquel responsable de recursos humanos  que tiene como misión evaluar y seleccionar al candidato adecuado para el puesto. Lo que podemos decir es que será necesario que recuerdes que un buen método permitirá predecir el desempeño del candidato en el puesto laboral.

Nosotros recomendamos hacer uso de la entrevista estructurada que apunte a conocer aquellos aspectos que desconocemos del candidato; pero siempre asociado a sus competencias para el puesto laboral. Para hacer aún más fiable el asunto, a ese resultado hay que sumarle la verificación de referencias laborales y, ¿por qué no?, también las referencias provenientes de la comunidad. ¡Así es! No sólo conviene comunicarse con los empleadores anteriores, sino también con personas del entorno cercano que nos puedan referir  características personales y valores, etc.

Lo que por experiencia  nos queda claro es que es necesario tomar en cuenta varios aspectos, entre ellos: que el entrevistador se prepare adecuadamente, además de haber definido previamente las competencias que requiere el puesto, lo que conllevará a tener una lista objetiva de preguntas clave que exploren aquellas competencias que el puesto requiere. 

En la medida en que seas específico en las preguntas formuladas y cuanto más te centres en las conductas observables, mayor será la precisión en la evaluación y será más sencillo analizar el currículum del candidato, ofreciendo  una entrevista natural y a la vez efectiva.

Finalmente, es relevante tomar en cuenta quién evaluará a los candidatos y cuáles serán las herramientas o técnicas que utilizarás en tus procesos de evaluación, pues no estamos mintiendo cuando decimos que hay buenos y no tan buenos entrevistadores. En este sentido, vale la pena que las organizaciones e instituciones inviertan en contar con buen evaluador -cosa que algunas empresas dejan de lado- pues la utilización de métodos muy antiguos o de métodos modernos pero mal utilizados no aportará adecuadamente al resultado final. El proceso, por el contrario, concluirá en una inadecuada selección, dejando ir a candidatos talentosos y reduciendo la posibilidad de dar con una persona que cumple con el perfil del puesto.

Terminamos diciendo que buscar al mejor ¡es una ciencia! Se  requiere preparación, conocimientos y habilidades que se pueden aprender pero que también se pueden mejorar.

Imagen:  Luis Sanz



Auspicios