Buscando reconstruir la institucionalidad

user-pic

A propósito del lanzamiento de la Maestría en Gestión Pública de ESAN, el profesor Eduardo Mc Bride hizo unas interesantes reflexiones. Señaló que el Perú todavía no se ha recuperado del quiebre institucional sufrido en la década pasada y que será necesario mucho trabajo para revertir esa situación.

En esa tarea, mencionó que la formación de cuadros de primer nivel contribuirá a mejorar la administración pública.

¿Cómo contribuye una buena gobernabilidad a la competitividad del país?

La institucionalidad es muy importante. Lamentablemente, nuestro país se ha quedado rezagado en este campo. Algo que debe aprender el pueblo peruano es que cada vez que hay un golpe de Estado, cada vez que hay un retraso respeto a la democracia, se deshacen todas las instituciones. Se quiebra la institucionalidad democrática. Eso está demostrado cuando el gobierno de Alberto Fujimori nos trajo mucho crecimiento económico pero nos retrasó en la institucionalidad.

Las instituciones son muy importantes. Deshacerse de ellas puede ser algo relativamente rápido pero para crearlas nuevamente pasan muchos años. Y nosotros todavía estamos pagando el precio de la destrucción de muchas instituciones. Si bien es cierto se debe reconocer las virtudes y los aspectos positivos del gobierno de Fujimori, todavía no se ha hablado de la degradación que sufrió nuestra institucionalidad, de la cual todavía no nos hemos recuperado.

PPK mencionó como un error importante el hecho que se haya reducido los sueldos de los funcionarios públicos de primer nivel, pues ello afectó la calidad de la administración pública...

Eso es cierto. Fue un grave error. Pero peor aún es el hecho de mantenernos retrasados institucionalmente. Y no me refiero únicamente a las grandes instituciones. Debemos considerar también a instituciones de investigación, de innovación, de extensión y capacitación que existían antes de los años 90. Por ejemplo, existía el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIAA) que era una institución agrícola de investigación pero además de extensión. Sus profesionales salían al campo a enseñar a los agricultores a mejorar sus cultivos. Esto trae como consecuencia mayor información y contribuye al crecimiento pero también trae participación democrática.

¿Qué puede aportar la academia en este tema?
La Maestría en Gestión Pública que está por inaugurar ESAN marca un rompimiento de los esquemas anteriores. Por ejemplo, el esquema anterior de manejo del presupuesto público estaba basado simplemente en un crecimiento cada año. De ahí se ha pasado al presupuesto por resultados que es el esquema actual; y se debe pasar a gestión por resultados, que debe ser la tercera etapa.
Esta maestría trae muchísimas virtudes que hasta ahora los gobiernos no han concebido. El objetivo es formar cuadros de primer nivel que sean capaces de liderar una gestión pública moderna. Si seguimos pensando que formar parte de la administración pública se limita a ir a la oficina, marcar la tarjeta y llenar papeles, estamos totalmente equivocados. Y es lo que pasa actualmente. Ahora debemos exigirle a la gente que cumpla con los resultados propuestos. No se trata únicamente de cumplir con un horario. Si no se cumple con los resultados, esto es tan fallido como aquel que llega todos los días temprano pero roba o usufructúa  los bienes públicos.

Hay que pasar del control a la transparencia. Este es un propósito que busca la Maestría en Gestión Pública de ESAN. Y como ESAN, otras universidades deben hacer el esfuerzo por desarrollar maestrías en gestión pública que son muy necesarias para el país.



Auspicios