Las siete T para triunfar en el mercado oriental

user-pic

¿Qué deben hacer los agoexportadores peruanos para llegar exitosamente al exigente mercado japonés? Koichi Numata, gerente general de Sumitomo Food, respondió a Conexión ESAN que la clave está en el respeto a las llamadas "Siete T": tradición, tolerancia, tenacidad, tiempo, transparencia, transformación y trazabilidad.

El alto ejecutivo japonés refiere que en su país es una tradición el consumo del frijol en la variedad adzuki, cuyas peculiares características es importante conservar para ser aceptado como proveedor en el mercado del Sol Naciente. Por ello Sumitomo Food ha establecido una alianza con la Procesadora Perú, que dirige el empresario agroexportador Alfonso Velásquez, para transferir tecnología a cientos de agricultores de Lambayeque que en poco tiempo comenzarán a exportar al país oriental.

Con tenacidad, los agroexportadores no solo venderán a los japoneses sino que tendrán la posibilidad de exportar a China. Sucede que el gigante asiático presenta una clara tendencia a dejar de ser exportador agrícola para dedicarse a consumir su propia producción e incluso importar. La gran oportunidad para los agroexportadores peruanos está a la vista. Y la clave está en el respeto de las "Siete T", porque si se logra satisfacer al exigente consumidor japonés se podrá colocar los productos en cualquier otro mercado.

"Cumpliendo las '7T' se incrementan las probabilidades para que haya presencia de productos agrícolas y agroindustriales" peruanos en Japón, menciona al respecto la oficina en Lima del Japan External Trade Organization (Jetro), en un reciente documento de trabajo.

Por su parte, Alfonso Velásquez destaca que la alianza de Sumitomo Food con Procesadora Perú constituye una apuesta hacia el futuro. "Y la gran noticia es que el frijol adzuki será el punto de partida de un proyecto más amplio que involucra otras variedades como frijoles blancos y frijoles rojos, estos últimos producidos en zonas altoandinas, con el compromiso de Sumitomo para desarrollar conjuntamente el mercado hindú con la exportación de frijoles envasados".

El empresario agroexportador destaca la importancia de proyectarse a exportar a China, lo cual era considerado un imposible 10 años atrás. "Este es un mensaje importante. Siempre nos preguntamos: ¿después del TLC, qué le vendemos a China? Porque no todo puede quedarse en exportar uva", dice Alfonso Velásquez.

Debido al crecimiento industrial chino, muchas ciudades del gigante oriental se están poblando de campesinos pobres que dejan de cultivar la tierra en busca de nuevas oportunidades. Estos ex agricultores pasan de producir alimentos a demandarlos, lo cual constituye una gran oportunidad para los agroexportadores peruanos, destaca Koichi Numata.



Auspicios