Presente y futuro del Perú según Fukuyama

user-pic

"¿Qué se debe hacer para que el Perú sea una potencia del primer mundo?", se preguntó el destacado politólogo internacional y futurólogo norteamericano de ascendencia japonesa Francis Fukuyama en su exposición ante un atento auditorio empresarial.

En el marco de la V Cumbre de Comercio Exterior "Perú futuro: Rumbo al primer mundo de los negocios internacionales", organizado por la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

Lo primero que respondió el autor de "El fin de la historia y el último hombre" fue: la base de exportación debe diversificarse. "Es un problema que debe ser abordado a nivel político, pues los precios de los commodities pueden verse afectados si hubiera un freno económico global, sobre todo en China, por lo que Perú debe diversificar su oferta exportadora", subrayó.

Coincidiendo con diversos gremios empresariales y críticos del modelo primarioexportador, el analista japonés señaló que actualmente el crecimiento peruano es dependiente de la exportación de minerales, lo cual nos deja vulnerables a los cambios que puedan surgir en el intercambio comercial mundial.

Por ello consideró necesario que nuestros exportadores tengan una base exportadora más diversa que incluya actividades con valor agregado. Dichas actividades son posibles con inversión en la ecuación y formación del capital humano, indicó.

El analista refirió que Perú -como tota América Latina- debe esforzarse por desarrollar su capital humano.  En ese sentido, en clara alusión a los resultados y a las necesidades de expansión económica del Perú, advirtió que no es posible mantener tasas de crecimiento elevadas, con una baja inversión en capital humano.

"Perú ha tenido mucha suerte como exportador de commodities, que han contado con una elevada demanda en los últimos años. Pero al ser América Latina en general la región más desigual del mundo, habría que dar prioridad a aspectos sociales. El freno en Perú y en América Latina será el capital humano que es muy importante para el desarrollo", adviritó.

Seguidamente señaló que la calidad en la educación no ha ido de la mano del crecimiento en América Latina y mientras no se mejore la calidad no se podrá seguir avanzando.  Respecto al caso peruano comentó que hay mejoras en el acceso a la educación, pero remarcó que la calidad de la misma -medida con estándares internacionales- sigue siendo sumamente pobre.

Otro tema clave para Fukuyama tiene que ver con la calidad del gobierno. "Me parece una ilusión pensar que podemos tener una economía del primer mundo con un gobierno del tercer mundo", dijo para luego señalar que se debe mejorar la calidad del Estado peruano, fortaleciéndolo. Añadió que existe "un desfase muy curioso" entre las políticas de nivel nacional con las de nivel regional. "Ambos deben trabajar conjuntamente. El Perú no ha llegado todavía a ese punto".

Según  Fukuyama, el sector privado ha venido liderando el desarrollo institucional en Perú pero todavía existen brechas que vienen sobre todo por el lado del sector público y no es posible pasar a ser un país del primer mundo sin desarrollar las instituciones.

Asimismo, hizo hincapié en la necesidad de mejorar el mercado de la mano de obra. En ese sentido comentó que América Latina en general pero Perú en particular se bifurcan dos grandes grupos: un sector formal sobreregulado y un sector informal totalmente desregulado.

El pensador japonés sostuvo que al Perú le queda todavía un largo camino por recorrer para llegar a convertirse en un país del primer mundo. En esa perspectiva, refirió que hace falta avanzar en temas como el desarrollo de instituciones como los partidos políticos, la sociedad civil, el estado de derecho, la transparencia en las instituciones gubernamentales y medios de comunicación fuertes e independientes. Todos estos factores, afirmó, son necesarios para el funcionamiento de una sociedad moderna.



Auspicios