La nueva era de las cajas municipales

user-pic

Desde su fundación, en la década de los ochenta, las Cajas Municipales de Ahorro y Crédito (CMAC) apostaron por convertirse en una de las mejores alternativas de ahorro para los ciudadanos y de crédito para los microempresarios. Hoy ofrecen servicios en mucho mejores condiciones que la banca privada.

Según informó la Federación Peruana de CMAC (Fepcmac) a Perú21, los créditos otorgados por las cajas municipales en setiembre del 2010 alcanzaron los S/. 7,362 millones, lo que significó un aumento del 17% en relación al mismo periodo del año pasado. Asimismo, señaló que en setiembre de este año, el nivel de depósitos se incrementó en 36% al totalizar S/. 7,314 millones, producto del crecimiento de los depósitos a plazos, casi S/. 986 millones.

Al respecto, el presidente de la Fepcmac, Edmundo Hernández, comentó al diario El Peruano que parte del éxito de las CMAC en el país radica en la respuesta inmediata que tienen frente a las necesidades de sus consumidores y en la formación de alianzas estratégicas entre las CMAC con el fin de impulsar economías de escala y de ofrecer reducidas tasas de interés.

"Las CMAC están más cerca de sus clientes. Los formalizan, los integran al sistema financiero y los asesoran en la administración de sus negocios. Esto permite que estas entidades se consoliden frente a los bancos tradicionales", agregó Hernández. Sobre todo al interior del país teniendo en cuenta que el 70% de los ahorros que administran las cajas municipales provienen de Arequipa, Cusco, Huancayo, Ica, Trujillo, Maynas, Paita, entre otras regiones.

Indicó también a la Agencia Peruana de Noticias (Andina) que el número de clientes en depósitos de las CMAC subió a un millón 505,275 a setiembre del 2010, un aumento de casi 17% con respecto al mismo mes del año pasado; y que el patrimonio del sistema CMAC a setiembre del 2010 incrementó a S/. 1,353 millones, superior en 170 millones al señalado en el mismo mes del 2009.

Pero, ¿realmente son seguros los ahorros en las cajas municipales y rurales? Miguel Ángel Martín Mato, Director de la Maestría en Finanzas de ESAN, en conversión con Conexión ESAN señaló como preámbulo que según las estadísticas de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, la concentración de los depósitos en las empresas bancarias es del 85% teniendo un 10% el Banco de la Nación y un 5% las cajas municipales y las cajas rurales. Por otro lado, las estadísticas también indican que el 80% de las cuentas de ahorro y depósito de las personas naturales tienen saldos inferiores a S/.10,000.  Y las tasas de ahorro en depósitos a plazo de las cajas rurales y municipales llegan a 12% en soles mientras que en la banca es de un 2% en promedio.

"Después de este análisis, habría que preguntarse si esa diferencia viene dada por la posibilidad de default al ser instituciones más pequeñas y que operan en mercados más emergentes. Sin embargo, ese estudio no tiene ninguna lógica cuando en el Perú existe un Fondo de Seguro de Depósito (www.fsd.org.pe) cuyo objetivo es proteger a los depositantes en el caso remoto que la institución financiera que sea miembro del fondo quiebre.

"La cobertura es por persona e institución financiera y a noviembre de 2010 alcanza la cantidad de 84,710.00. Es decir, si una persona abre una cuenta mancomunada con su cónyuge la cobertura sería por duplicado. La falta de conocimiento de la población peruana sobre la existencia del Fondo de Seguro de Depósito hace que por el temor a que una de estas instituciones quebrara (ya que desconocen su buen desempeño financiero), abran sus cuentas de ahorro, depósitos a plazo y cuentas CTS en los grandes bancos donde las tasas de interés son comparativamente ridículas.

"Sólo aquellos ciudadanos conocedores de la existencia de este fondo ponen su dinero con gran tranquilidad en estas otras instituciones ya que el riesgo de quiebra está cubierto hasta por la cantidad que cubre el fondo", añadió Miguel Ángel Martín Mato. Sin duda, las cajas municipales y rurales de hoy se convierten en una buena alternativa de ahorro y de crédito para el consumidor financiero.



Auspicios