Las emprendedoras y el comercio internacional

user-pic

Las mujeres se constituyéndose muchas veces en la única fuente de ingresos del núcleo familiar, menos reconocido, pero incluso de mayor trascendencia para una sociedad. Es el encargo de cuidar el mayor activo que puede poseer una sociedad, su futuro; los niños y niñas.

"Invertir en mujeres y niñas tiene un efecto multiplicador sobre la productividad y el crecimiento económico sostenido. Invertir en las mujeres no es sólo lo correcto, es lo más inteligente" Ban Ki Moon, Secretario General de las Naciones Unidas.

¿Por qué analizar el impacto que puede tener el comercio internacional sobre las mujeres?

Porque es innegable el rol fundamental de las mujeres en la economía doméstica, constituyéndose muchas veces en la única fuente de ingresos del núcleo familiar, menos reconocido, pero incluso de mayor trascendencia para una sociedad, es el encargo de cuidar el mayor activo que puede poseer una sociedad, su futuro; los niños y niñas. Mucho se ha escrito sobre el gran efecto multiplicador de las actividades económicas femeninas pues inciden e impactan directamente en la familia y en los hijos e hijas.

Porque las mujeres constituyen la mayoría de los pobres del mundo. Se dice que en países como el nuestro "la pobreza tiene rostro femenino". De acuerdo a cifras del Centro Internacional de Comercio (ITC) de los 1,4 billones de personas en el mundo que viven con menos de US$1 al día, aquellos llamados pobres extremos, el 70% son mujeres y niñas.

Es entonces deber y tarea pendiente de los gobiernos y de las instituciones vinculadas al comercio adoptar un enfoque de género inclusivo elaborando planes nacionales y creando estrategias de desarrollo que beneficien a las mujeres emprendedoras. La pobreza persiste, entre otros factores, como resultado de la desigualdad en el acceso, control de los recursos y oportunidades (ver cuadro). Si realmente queremos hacer frente a la pobreza debemos crear las condiciones para promover él éxito de las mujeres empresarias y realizar acciones concretas a fin de que las emprendedoras aprovechen al máximo los beneficios del comercio internacional.

Se trata de realizar un proceso muy enérgico y decidido de sensibilización a todo nivel sobre la relevancia del tema de género en el crecimiento económico sostenido del país, no olvidemos que sensibilización y conocimiento son dos caras de una misma moneda; así, se debe incentivar la adquisición de conocimientos y la creación de capacidades de las mujeres.

Porque el comercio internacional se presenta como una alternativa para crear mayores ingresos para los países y puede constituirse en una herramienta efectiva para la lucha contra la pobreza. Pero a la vez representa un riesgo que requiere de mayores y mejores capacidades y de empresarias más competitivas.

En este sentido, las estrategias de desarrollo del comercio deben incluir medidas que incentiven la participación de las mujeres emprendedoras. Las exigencias y retos de la globalización obligan a los gobiernos, a los sectores empresariales, y de manera particular a las mujeres, a la unificación de esfuerzos para la búsqueda y aplicación de alternativas viables que posibiliten su inserción adecuada en el mercado internacional.

No es casualidad que casi ningún estudio o documento de estudio de políticas comerciales, evaluación de impacto de posibles tratados comerciales, estudio de factibilidad o estrategias nacionales exportadoras incluyan en su análisis aspectos de género. Los gobiernos podrían mirar más allá de lo que se está produciendo o el potencial exportador de un determinado sector productivo o región, también deben examinar quién lo esta produciendo o quiénes se dedican a la producción en determinado sector o en determinada zona del país y qué repercusión tendrá en estas personas las decisiones que adopten.

La meta es colocar en la "Agenda Nacional" estos temas con el objetivo de mejorar la capacidad política de los responsables de diseñar, implementar y evaluar estrategias comerciales, planes nacionales políticas de exportación y desarrollo empresarial de un país, incluyendo a la mujer en el desarrollo del comercio, garantizando que los aspectos de género se incluyen transversalmente.

En la Cumbre Mundial 2005, los gobiernos de todas las naciones acordaron que "el progreso de la mujer es el progreso de todos"1. Sin embargo, no basta con abrir los ojos, hay que saber Cuándo y Qué hacer cuando finalmente los abres.

¿Cuándo? el momento preciso es HOY que el país se encuentra incurso en un proceso muy avanzado de apertura comercial firmando Tratados de Libre Comercio con países sumamente competitivos.¿Qué hacer? las políticas y estrategias de política de comercio deben incluir a los pobres como beneficiarios. Una estrategia de exportación que no beneficia a las mujeres tiene pocas probabilidades de tener un impacto positivo en la reducción de la pobreza.

 

Las mujeres2

  • Poseen el 1% de la riqueza del mundo,
  • Representan sólo el 10% del total del ingreso mundial.
  • Ocupan sólo el 14% de posiciones de mando/puestos de liderazgo en el sector público y privado.
  • Realizan 2/3 (mas del 60%) del trabajo mundial ... pero ganan sólo el 10% de los ingresos.
  • Producen la mitad de los alimentos del mundo ... pero solo poseen el 1% de su tierra.

- De los 1,4 billones de personas en el mundo que viven con menos de US$1 al día, el 70% son mujeres y niñas.

- De los casi 900 millones de adultos en todo el mundo que no saben leer ni escribir, 2/3 (mas del 60%) son mujeres.

 

1 Mensaje del Secretario General con motivo del Día Internacional de la Mujer. 8 de marzo de 2008

2 Fuente: Empowering Women - Powering Trade. International Trade Center (http://www.intracen.org/womenandtrade/)



Auspicios