Las secuelas comerciales del último terremoto

user-pic

Los efectos de lo ocurrido en Japón a nivel mundial son un hecho. Sin embargo, estos dependerán de qué tan vinculadas estén las relaciones económicas y comerciales con el país asiático. Para Eduardo Ferreyros, titular del Mincetur, lo sucedido el 11 de marzo del 2011 tendría un impacto de corto plazo en el comercio bilateral con el Perú.

Teniendo en cuenta que Japón es un importante destino de las exportaciones peruanas. Según datos de la Aduana, el país nipón ocupa el quinto lugar de los envíos peruanos, después de Estados Unidos, China, Suiza y Canadá. En el 2010, los envíos a Japón alcanzaron, como indica la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (SUNAT), los US$ 1,790 millones, los que significaron el 5.1% del total, US$ 35,199.6 millones. US$ 1702 millones concernieron a productos primarios y US$ 88.3 millones a los de valor agregado.

Hoy, por obvias razones, el país asiático mostrará un menor consumo sobre todo en lo que ha minerales y productos agrícolas se refiere. No obstante, como indicó Ferreyros a la Agencia Peruana de Noticias (Andina), el mercado japonés va a estar nuevamente creciendo y con el efecto de la reconstrucción crecerá con mayor vigor.

Para José Luis Martinot, presidente interino de la Asociación de Exportadores (ADEX), existe un desasosiego por las secuelas de esta catástrofe. "Nuestras exportaciones de minerales recibirán un impacto negativo, así como el petróleo en un corto plazo y en menor medida nuestras agro exportaciones", informó a Radio Programas del Perú (RPP).

Germán Velásquez, profesor de la Maestría en Supply Chain Management de ESAN, en diálogo con Conexión ESAN señaló que luego del dramático terremoto ocurrido en Japón es importante también analizar el rol que adoptará cada uno de los actores que forman la cadena de abastecimientos. "Para los proveedores, anticipar la interrupción de la demanda es una obligación. La consideración de la importancia del evento debido a la probabilidad y el impacto hace que toda empresa mantenga un plan de contingencia que defina nuevos mercados, disminución de producción, políticas de almacenaje e inventarios y postergación del flujo económico. Sin embargo, la reconstrucción y recomposición de la demanda generará oportunidades en varios sectores y la velocidad con la que reaccionen los probables proveedores los llevará a alcanzar mejores resultados, siempre y cuando estén preparados.

"Las fábricas. El incumplimiento de contratos y el lucro cesante que se genera por la interrupción de los procesos de fábrica obliga a las empresas japonesas a tomar acciones inmediatas. Una de las principales fortalezas del Japón está basada en la solidez de las relaciones entre sus empresas, incluyendo aquellas que compiten entre sí. En circunstancias catastróficas como la provocada por el terremoto, veremos la aplicación de logística colaborativa compartiendo capacidades entre todos. Hoy Japón está trabajando 7 días a la semana. Según amigos que se encuentran en la isla, ¡la idea es trabajar 8!

"Los clientes. Si nuestra cadena incluye productos fabricados en Japón, veremos detenerse el flujo normal de nuestras operaciones. Es entonces donde surgen las capacidades de manejo de inventarios y/o las opciones de acceder a proveedores alternativos que respondan con la misma eficiencia y calidad. De cualquier manera, las decisiones deberán considerar los tiempos que llevará a los proveedores japoneses restituir el abastecimiento para definir cursos de acción a seguir que minimicen el impacto sobre la cadena hacia adelante. Como apreciamos, la palabra mágica de la cadena, "anticipación", mide la gestión que definen las empresas sobre su cadena de abastecimiento. Aquellas que consideran en su planeamiento las rutas y alternativas frente a contingencias, lograrán superarlas con eficiencia, en tanto que las otras pagarán el descuido".

Otro punto importante y que preocupa son los alimentos detectados con radiaciones, que se encuentran muy por encima del nivel legal. Yukio Edano, jefe de gabinete del gobierno japonés, informó al portal Notio que varios alimentos procedentes de los territorios afectados por los escapes de la planta nuclear Fukushima - 1 presentan niveles radiactivos superiores a lo estipulado por la Ley de Higiene Alimentaria de Japón.

Esto indica, como señala Luis Torres, director nacional de Desarrollo de Comercio Exterior del Mincetur, que las exportaciones pesqueras y de alimentos peruanos se intensificarán debido a que dichos insumos son parte de la dieta diaria de los japoneses. Sin embargo, "todavía es muy temprano para dar una señal sobre cuánto crecerán las exportaciones peruanas debido a esta coyuntura. Lo cierto es que quién realizará la mayor inversión no será la empresa privada sino el Estado", afirmó Torres al portal Así De Claro. Por último, sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Japón, se espera que éste siempre se lleve a cabo a mediados del 2011.

Y usted, ¿considera que su negocio está preparado para afrontar una situación similar a la de Japón?



Auspicios