Seguridad + salud = una gestión laboral 100% retribuible

user-pic

Ejecutar una política de seguridad y salud en el trabajo es una obligación de las empresas, no solo por una regulación al respecto, sino porque se busca proteger y mejorar la salud física, mental, social y espiritual de los trabajadores en sus puestos de trabajo.

De acuerdo al Organismo Internacional del Trabajo, la seguridad y salud en el trabajo es la ciencia de la previsión, la identificación, la evaluación y el control de los riesgos que surgen en el trabajo o como consecuencia del mismo y que podrían dañar la salud y el bienestar de los trabajadores.

También es una alternativa debido a que la prevención repercute positivamente en el desempeño de los trabajadores, evitando costos adicionales producto de un accidente en el trabajo. Sin embargo, muchas empresas argumentan que se les hace muy costoso las actividades preventivas de accidentes porque no ven la utilidad. 

Por ello, escatiman esta inversión hasta que ocurre un accidente grave. No se dan cuenta que la implementación efectiva de éstas políticas asegura una producción sin paralizaciones, con menores costos y un ambiente adecuado de trabajo. En casi todos los casos la prevención cuesta mucho menos que la remediación. 

Así tenemos que los costos de un accidente se pueden elevar si consideramos las horas hombre perdidas, la baja de rendimiento de las personas, los pagos de seguros e indemnizaciones, las multas impuestas y hasta el deterioro de la imagen empresarial.

Una buena gestión de la seguridad y salud en el trabajo implica cinco fases: Establecimiento de la política, el diseño de la organización, la planificación y ejecución de programas, la evaluación de los resultados obtenidos y la ejecución de acciones de mejora.

Sin embargo, esta gestión debería estar integrada en la cultura y en los mismos procesos operativos de la compañía, donde el compromiso de la alta dirección es fundamental tomando un rol activo, dotando los recursos humanos, tecnológicos y económicos necesarios para asegurar el éxito del sistema de gestión.

Los objetivos que persiguen todo sistema de seguridad y salud en el trabajo son prevenir los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, a través de la mejora de las condiciones de trabajo. Elaborar un programa de prevención de riesgos laborales, implica entonces la participación de todos los trabajadores, pero en especial de la alta dirección quienes tienen que dotar de los recursos que se requieren para que estos programas se ejecuten sin limitaciones y en forma sostenible. 

El área de recursos humanos juega un rol de facilitador en la formación de los trabajadores en los conceptos de seguridad, estableciendo programas de educación, integrados en la seguridad del trabajo y en cada uno de los procesos que se realizan en la compañía.

Entre las principales medidas que se deben adoptar para lograr la máxima aplicación podemos mencionar: el desarrollar programas de inducción y formación a los trabajadores para prevenir accidentes, creando una cultura de seguridad en el entorno laboral; inspeccionar constantemente y comprobar el buen funcionamiento de los equipos y tomar las medidas correctivas si fueran necesarias; elaborar y actualizar estadísticas de incidentes y/o accidentes, para luego tomar las acciones derivadas de las investigaciones, y que nos permitan eliminar las causas básicas de los mismos.

Y usted, ¿qué medidas viene realizando para proteger y mejorar la salud física, mental, social y espiritual de sus trabajadores?



Esta entrada contiene un artículo de:
Guillermo Shinno
Profesor del área de Operaciones y Tecnologías de Información.Ph.D. (c) en Administración y Dirección de Empresas, Esade/Esan, Perú. Magíster en Administración, Esan, Perú. Ingeniero Mecánico, Universidad Nacional de Ingeniería, Perú.
Profesor del Diplomado: Gerencia de Seguridad y Salud en las Empresas de ESAN
Auspicios