La corrupción, un mal social que no discrimina

user-pic

La corrupción no distingue culturas, regímenes políticos o sistemas económicos. En las instituciones, sobre todo las públicas, parece haberse asentado este mal acto. Un arduo trabajo por reconocer las implicancias morales y éticas dentro de la gestión pública.



David Crocker, de la Universidad de Maryland en Estados Unidos, participó en la XXIII Semana Internacional de ESAN donde dictó el curso "Implicancias morales y éticas de la gestión pública". Para él, la corrupción es un problema mundial. "La impunidad es algo que tenemos que enfrentar en la sociedad civil y en la gestión pública. Es un desafío grande, pero si no hay confianza en los gobiernos, no se puede conseguir los objetivos", añadió el profesor internacional.

Auspicios