La crisis internacional bajo la lupa del gobierno

user-pic

Con la finalidad de monitorear la crisis internacional y proponer medidas que se podrían tomar para afrontar sus efectos, ha sido constituido un comité integrado por el propio Ministerio de Economía y Finanzas, el Banco Central de Reserva, la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, la Corporación Financiera de Desarrollo y el Banco de la Nación.

El ministro de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla, ha señalado que el sistema financiero peruano "es bastante sólido, muy bien supervisado, capitalizado y líquido". Pero sabe muy bien que las cosas no marchan "en piloto automático".

Por ello se ha formado el mencionado comité, que aplicará un programa de monitoreo muy cercano a las empresas financieras, especialmente a las de menor tamaño, que pueden ser sujetas de volatilidad en los flujos, anunció el ministro.

Por su parte, el superintendente de Banca y Seguros, Daniel Schydlowsky, dijo que no espera un impacto significativo de la crisis griega sobre la banca local, pero en el ámbito financiero todos saben -incluido el número uno de la SBS- que de extenderse el problema a otros países como España, Italia, Portugal, Alemania y Francia, el impacto será mayor.

Schydlowsky considera que al contar con un colchón de recursos por aproximadamente S/. 8,000 millones entre provisiones (voluntarias y procíclicas) y capital (voluntario y prudencial) el sistema financiero puede afrontar una agudización de la crisis externa.

Cabe señalar que las provisiones procíclicas -por el crecimiento económico del país- son del orden de los S/. 765 millones, y las provisiones voluntarias por S/. 635 millones. Dichas provisiones se efectúan por la disminución probable del valor de determinados activos (créditos) de la banca, y se acumulan en las cuentas de resultados como previsión de gasto.

El jefe de la SBS destacó que la liquidez del sistema financiero se encuentra en niveles mucho mayores que los mínimos exigidos, tanto en moneda nacional como extranjera. "Esas reservas no se distribuyen a los accionistas de las entidades financieras, sino se guardan como provisiones para que en otros años, cuando hayan dificultades o pérdidas, tengan como solventarlas. Es como una cuenta de ahorro, a nivel de las instituciones financieras", manifestó.

El nivel de cobertura de provisiones es relativamente holgado pues representa el 208.6% de la cartera atrasada; en tanto, la capitalización de los bancos presenta un ratio (patrimonio efectivo sobre activos ponderados por riesgo) de 14.5%, superando el nivel mínimo exigido de 9.8%. Cabe señalar que estos indicadores resultan ahora superiores a los registrados en setiembre de 2008, cuando se produjo la caída del banco Lehman Brothers.

Por estas razones, el titular de la SBS comentó que las entidades financieras del país deberían resistir sin problemas el impacto de la crisis externa. Sin embargo, Schydlowsky no deja de señalar que siempre es necesario contar con planes de contingencia para afrontar los tiempos difíciles que se vienen. 

Añadió que una eventual moratoria de pagos de la deuda griega no tendría impacto significativo sobre la banca peruana, salvo que dicho problema se extienda a otros países de Europa, pero descartó que los bancos españoles que operan en nuestro país vayan a sufrir algún deterioro, pues se encuentran debidamente "blindados", con capital holgado.

El BCR señaló que las políticas fiscal y monetaria cuentan con la flexibilidad y el espacio suficiente para aplicar medidas de estímulo económico si fuese necesario. En particular, refiere que la tasa de interés de referencia se encuentra actualmente en un nivel considerado neutral, que el encaje medio se encuentra en una posición que supera a la registrada en el 2008, y que las reservas internacionales alcanzan un nivel record cercano a los US$ 49,000 millones. Este monto es 32% superior al registrado en setiembre de 2008. 

Respecto a la posición fiscal, esta es más sólida que cuando se dio la crisis de 2008 - 2009, con un superávit proyectado por en 1% del PBI para el presente año y mayores recursos en el Fondo de Estabilización Fiscal (FEF) para cubrir eventuales contingencias.

Para resumir, desde la perspectiva del sector público el país cuenta con una sólida posición para minimizar el impacto de un eventual agravamiento de la crisis externa. A ello se agrega la experiencia ganada durante la crisis internacional de 2008 - 2009. Al respecto, Jorge Guillén, profesor de la Maestría en Finanzas de ESAN, señaló que la crisis financiera internacional no ha terminado y se observan rebrotes de la misma tanto en bolsa como en la divisa extranjera.

"El patrón de comportamiento de la bolsa y el tipo de cambio es muy similar al 2009, previo a la quiebra del Lehman Brothers y la caída de nuestro PBI", advirtió. Añadió que si bien tenemos ciertos márgenes de maniobrabilidad, no debemos ser ajenos de las consecuencias negativas que pueden ocurrir en nuestro crecimiento y los ingresos fiscales. "Si los términos de intercambio se deterioran, nuestros ingresos fiscales no van a ser suficientes como para cubrir el financiamiento de los programas sociales", concluyó el profesor Guillén.

¿Cómo cree usted que el sistema peruano afrontará la actual crisis internacional? ¿Qué debería hacer?



Esta entrada contiene un comentario de:
Jorge Guillén
Ph.D in Economics, West Virginia University, USA. Economista. Especialización en metodos cuantitativos aplicados a economía y finanzas. Economista de la Pontificia Universidad Católica del Perú.
Profesor de la Maestría en Finanzas de ESAN
Auspicios