¿Privatizar o no Sedapal? Una polémica de larga data

user-pic

La crítica situación por la que atraviesa Sedapal ha generado una serie de propuestas. Entre ellas, la posibilidad de su privatización o entrega en concesión. No obstante, para algunos, el remedio podría ser peor que la enfermedad.

El debate sobre la posibilidad de privatizar Sedapal es de larga data. En tiempos del fujimorato, cuando se transfirieron al sector privado casi todas las empresas públicas, se hablaba de la posibilidad de hacer lo mismo con las entidades de saneamiento, entre ellas la de Lima Metropolitana y el Callao. Pero no sucedió.

La polémica fue reavivada cuando el ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, René Cornejo, anunció la reforma de Sedapal y señaló la necesidad de reestructuración en sus funciones.

Por su parte, el economista Jorge González Izquierdo planteó que privatizar Sedapal sería ventajoso ante las serias deficiencias en infraestructura y servicio de la empresa estatal, y sostuvo que una administración privada podría suplir estas falencias.

Otra opción es la planteada por el presidente de la Comisión de Economía del Congreso, Luis Galarreta, quien afirmó que la única forma de hacer que Sedapal sea eficiente es mediante la asociación público-privada. De lo contrario, los más pobres seguirán pagando más por el agua, muchas veces contaminada, que es una consecuencia del modelo actual y de quienes se oponen a la inversión privada.

El economista Carlos Adrianzén señaló que la salida pasa por la concesión de Sedapal, para darle transparencia al gasto y que se puedan monitorear los objetivos. "El año pasado, el gasto de las empresas públicas ha sido cercana a los US$10,000 millones y nadie habla del tema. Son botines que nadie quiere tocar", refirió.

Según el Instituto Peruano de Economía (IPE), entre 1994 y 2011 la tarifa de agua cobrada por las empresas públicas casi se ha duplicado, mientras que los servicios privatizados como la tarifa telefónica y la de electricidad han caído casi a la mitad y en más de 10%, respectivamente. Asimismo, señala que la situación en que se encuentra la entidad se debe a que hemos rechazado la participación privada en la provisión de estos servicios.

Por su parte, el presidente del Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass), José Salazar Barrantes, indicó que la privatización de Sedapal sería inviable debido a que ello derivaría un alza en las tarifas de agua que tendrían que pagar los peruanos para que las empresas recuperen su fuerte inversión en la estatal. "Los inversionistas querrían recuperar rápidamente sus aportes y Sedapal no puede asegurar eso", agregó.

En cambio, Salazar propuso exonerar a las Empresas Prestadoras de Servicio de Saneamiento (EPS), entre ellas Sedapal, del pago al Impuesto a la Renta producto de las donaciones destinadas a infraestructuras de saneamiento. Ciudadanos podrían asumir esa carga.

Para el ministro René Cornejo, profesor del MBA Tiempo Completo de ESAN, no es necesaria la privatización de Sedapal y considera que la mejor opción es un plan financiero para la empresa estatal que se proyecte hacia los próximos diez años, debido a los problemas por los que atraviesa.

En una entrevista concedida a RPP, Cornejo reveló que Sedapal se comprometió con proyectos para los cuales no tenía presupuesto. "Es una empresa que atraviesa por muchos problemas. Hoy tiene un problema de caja producto de una mala planificación y de una mala programación de proyectos", expresó.

¿Qué opina usted? ¿Sedapal debe ser privatizada, entregada en concesión o reestructurada por el gobierno?



Esta entrada contiene un comentario de:
René Cornejo
PhD (c) en Management Sciences, ESADE. MBA, ESAN. Ingeniero Mecánico-Eléctrico, Universidad Nacional de Ingeniería. Estudios de finanzas en UCLA. Profesor con amplia experiencia gerencial. Ha sido Director Ejecutivo de PROINVERSIÓN y del FONAFE. Actual ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento.
Profesor del MBA Tiempo Completo de ESAN
Auspicios