¿Por dónde empiezo?

user-pic

Una vez que tomamos la decisión de hacer un alto en el camino para definir qué queremos, como señalé en un artículo anterior, el tema ahora es que todas las posibles respuestas se aglomeran en la cabeza y no sabemos por dónde empezar. Nos falta entonces, el plazo. Empecemos a definir qué voy a hacer en los siguientes meses, al final del año, al final del lustro.

Nos falta entonces, el plazo. Empecemos a definir qué voy a hacer en los siguientes meses, al final del año, al final del lustro. Al establecer los plazos, es más sencillo definir nuestras metas a esas fechas y luego podremos establecer las acciones para lograrlas.

A corto plazo significa casi casi para hoy, a mediano plazo nos da tiempo para respirar alguito y a largo plazo nos da opción de hacer ajustes, dado que al pasar el tiempo y obtener una mayor información de nosotros mismos y de lo que la vida nos va presentando, podemos hacer algunos cambios  al  programa.

A corto plazo tomemos conciencia de la estructura del gasto, la proporción de los ingresos que se destina a rubros básicos y lo que destinamos a los llamados "especiales", y luego la proporción que ahorramos (¡si es que ahorramos!).

Veamos con detenimiento cuáles podrían ser las clasificaciones más adecuadas de dichos gastos y la periodicidad de los mismos. Ojo, también la pertinencia de los mismos. Seamos sinceros en cuanto a las razones válidas para tenerlos. Luego pasemos a los ingresos: ¿cuáles son los permanentes? ¿Tengo ingresos variables? ¿Por qué? ¿Tienen algún comportamiento que permita proyectarlos o son totalmente impredecibles?

Pasemos al mediano plazo. En él visualizamos la estructura actual de deuda, es decir: ¿de dónde he sacado el dinero? ¿A qué me he comprometido para pagarlo? ¿Cuál es la proporción de mis pagos fijos en relación a mi ingreso mensual estable? El tema es ver ¡qué tan libre soy!

Si lo soy, ¿este dinero en qué lo he usado? Es decir, ¿estoy calzado o no? ¿He tenido el cuidado de endeudarme de una forma que esta deuda tenga relación con el tipo de inversión que he financiado? ¿No será que voy a pagar un equipo sencillo  en  20 meses, cuando espero funcione sólo dos meses y muera? Y a partir del tercer mes de pago, ¿me quedé con la deuda y con el recuerdo del equipo?

¿Y en el largo plazo? Hablamos de inversiones de mayor alcance, en específico, el sueño de la casa propia. No tiene que ser un sueño, puede ser una realidad. Y esto no es comercial de un banco, es sólo priorizar lo que deseas tener y trabajar para ello. ¿Difícil? ¿Qué cosas que valen la pena son fáciles?

¿Entonces por dónde empiezo? Lo recomendable es comenzar por ordenar mis ideas y decidir en cuál de ellas está involucrado mi corazón, porque aunque decimos que las decisiones son racionales, sin un toque de pasión (un gran toque) no llegarán a ser una realidad jamás.

¡Enamórate de tu futuro y empieza hoy!

Luego de leer este artículo, ¿se anima usted a poner en práctica sus sugerencias?

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Entérate más sobre este tema en ¿Es momento de hacer un alto en el camino?



Esta entrada contiene un artículo de:
Patricia Gonzáles
MBA, ESAN. Licenciada en Administración de Empresas, Universidad de Piura. Directora Administrativa de ESAN.
Profesora de la Maestría en Finanzas de ESAN
Auspicios