La maquinaria estatal no funciona al ritmo de las necesidades de la población

user-pic

Una gran preocupación cunde en el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) debido al dramático retraso en la ejecución de las inversiones públicas. Al 23 de marzo sólo ocho ministerios ejecutaron más del 4% del Presupuesto Institucional Modificado (PIM) en proyectos, mientras los restantes once gastaron menos del 5%.

El propio titular del MEF, Luis Miguel Castilla, habría revisado con honda preocupación las cifras. El retraso es increíble en los sectores Defensa, Trabajo, Relaciones Exteriores, Mujer y Poblaciones Vulnerables, pues su nivel de ejecución presupuestal referida a las inversiones programadas no llega ni al 1% casi al cerrar el primer trimestre del año.

En promedio, la tasa de ejecución de inversiones públicas llega a 6.4% del presupuesto. El portafolio que registra mayor avance es el de Energía y Minas con 16.8%, en tanto el Ministerio de la Mujer presenta un preocupante 0%.

Según indica Semana Económica, el MEF consultó a las unidades ejecutoras sobre el retraso de las inversiones. En el caso del sector Transportes y Comunicaciones, la respuesta habría sido que el bajo nivel de gasto en proyectos de inversión más grandes, como carreteras, se debe a ciertas trabas que están obstaculizando su avance. 

Donde se puede encontrar una mejora es en la inversión pública a cargo de los gobiernos regionales. La tasa promedio se ubica en 14%, con el liderazgo del Gobierno Regional de Lima Metropolitana, con un avance del 40.3%. Al final, a paso lento como los ministerios, se encuentra el Gobierno Regional de Apurímac con apenas 1.8% de ejecución.

Cabe señalar que el persistente retraso en la inversión por parte de la burocracia estatal llevó al gobierno a crear el Bono de Incentivo por la Ejecución Eficaz de Inversiones (BOI), nueva herramienta del programa de Presupuesto por Resultados (PpR), mediante el cual se busca estimular el cumplimento de las metas presupuestarias en inversión pública de los gobiernos regionales y locales.

Al respecto, Daniel McBride, profesor de la Maestría en Gestión Pública de ESAN, comentó que estamos en un periodo de bonanza económica y lo menos que se espera de nuestras instituciones públicas es la ejecución de las obras que son tan necesarias para el desarrollo del país.

"Si bien la ejecución del gasto de inversión es un indicador relevante para analizar el desempeño de los diferentes entes del gobierno, no debemos sobre estimarlo. La calidad y el valor público del proyecto siempre deben primar sobre la cantidad y la velocidad de su ejecución", señaló.

McBride aclaró que no es lo mismo un proyecto de inversión para construir una planta de aguas residuales que un proyecto para construir un nuevo monumento en una plaza de armas. "Mucho cuidado con los indicadores perversos que generan comportamientos no deseados. Como ciudadano me interesan los resultados finales que generan estas inversiones, no el nivel de ejecución anual", puntualizó el docente.

¿Qué medidas cree usted que se deben tomar para que la inversión pública sea más dinámica?



Esta entrada contiene un comentario de:
Daniel McBride González
Especialista en reforma del estado, gestión por resultados y gestión estratégica. Master in Public Administration por Maxwell School, Syracuse NY y Licenciado en Economía por la Universidad de Lima. Actualmente es Director de la Asociación Valor Público y Jefe de Planeamiento y Presupuesto de PROMPERU. 
Profesor de la Maestría en Gestión Pública de ESAN
Auspicios