El futuro en el análisis de las organizaciones: prospectiva estratégica

user-pic

En su versión más simple y elegante, la prospectiva es la disciplina que estudia el futuro para comprenderlo y poder influir en él. ¿Conocía usted esta definición? Le pertenece a Gastón Berger. Por lo general, nadie sabe de qué trata la prospectiva y muchos imaginan algo distinto de lo que en realidad es.

¿Qué significa estudiar el futuro? Significa estudiar lo que puede acontecer en el futuro, en otras palabras, aquella información sobre el futuro con la que ya contamos en el presente como tendencias, sucesos y planes, entre otros.

¿Qué significa comprender el futuro? Significa entender cuáles son los mecanismos causales así como la secuencia de hechos que puede llevar a que sea uno, de entre un mar de posibilidades, el futurible que acaba sucediendo. Cabe destacar entonces que la prospectiva no hace predicciones.

Finalmente, "poder influir en el futuro". Cabe mencionar antes de explicar el significado, que la prospectiva nace después de los horrores del nazismo y en ese sentido el propósito de esta disciplina trae la premisa de construir una herramienta que impida que los sucesos de la segunda guerra mundial vuelvan a repetirse. 

El significado entonces de "poder influir en el futuro" implica que si se prevé algo negativo hay que trabajar para evitarlo, mientras que si se espera algo positivo hay que tratar de asegurarlo. ¿Qué pasará con el aseguramiento universal por ejemplo?

Sin embargo, la prospectiva por sí misma no es suficiente para garantizar que se logre conseguir lo que se desea. Para ello existe una mejor variable: la estrategia. Este es un término de mucho mayor uso, pero también presenta un problema: muchos creen que saben de qué se trata y confunden el término. 

La estrategia debe cumplir cuatro grandes condiciones: la decisión estratégica la toma la alta dirección, involucra el largo plazo, enfrenta al entorno y compromete los recursos de la organización de una manera fundamental. En esta lógica, si pensamos en un proceso estratégico, este debe responder tres grandes interrogantes: ¿quiénes somos?, ¿dónde estamos? y ¿a dónde queremos ir?

Los enfoques de los directores de las instituciones, incluyendo las del sector salud, por lo general encajan con este modelo de estrategia; es en los niveles inferiores que se suele confundir con herramientas o pasos a seguir para llegar a un objetivo. 

No debemos confundir niveles estratégicos con niveles operativos o tácticos. Como nos demuestra la literatura de negocios, los libros de "5 pasos para hacer esto" o "7 pasos para evitar lo otro" por lo general no funcionan en la realidad.  

¿Cómo aplicaría usted la prospectiva estratégica en su organización?



Esta entrada contiene un artículo de:
Lydia Arbaiza
Profesora del área de Administración. Ph.D. en Economía con mención en Teoría Organizacional, Universidad WHU-Koblenz, "Otto Beisheim Graduate School of Management", Alemania. MA, ESAN, Perú. Ingeniero Industrial, Universidad de Lima, Perú. Profesora de la Maestría en Gerencia de Servicios de Salud de ESAN
Auspicios