Cómo presentar un proyecto de inversión minero y reducir los conflictos sociales

user-pic

En un contexto donde los conflictos entre empresas y comunidades se originan por la distribución de los beneficios económicos generados por la actividad minera, surge el modelo SROIM. Una herramienta para evaluar los proyectos de inversión con el aporte de incorporar de manera amplia a todos los actores impactados y valorizar sus impactos.

En el mundo empresarial cuando uno quiere conseguir un socio para invertir en un proyecto, es necesario explicarle de manera objetiva cómo incrementarán sus ingresos y capacidades para mejorar su estilo de vida.

Consideramos que este mismo argumento debe utilizarse en los proyectos de inversión que requieran una aceptación de las comunidades, es decir, visualizar a la comunidad como un "socio", y buscar argumentos para evidenciar que ellos también mejorarán sus ingresos y capacidades para conseguir su desarrollo. De esa manera se tendrá mayor probabilidad de éxito de tener un "socio" o licencia social.

Un elemento que origina los conflictos entre empresas y comunidades se refiere a la distribución de los beneficios económicos generados por la actividad minera. La presencia de la minería no solo causa rechazo, sino también grandes expectativas económicas en partes de la población.

Para reducir estos conflictos sociales, las empresas realizan inversiones sociales para buscar un desarrollo común, sin embargo, no comunican adecuadamente estos resultados, o no evidencia que esta inversión mejora la distribución de beneficios esperados.

Por ejemplo, cuando se menciona que el proyecto viene acompañado de inversión social para mejorar los servicios básicos, educación, salud, electricidad, etc., resulta que no es suficiente este argumento para que la comunidad acepte el proyecto. En cambio, si las empresas modificaran este discurso y trataran a las familias como "socios" entonces les tocaría demostrarles de manera objetiva y con números cómo mejorarían sus ingresos, su capital social y sus capacidades con esta nueva inversión. 

Por ejemplo, en el proyecto Conga, cuando le hablemos de mejorar la salud, educación, agua y desagüe, etc., no solo debemos mencionar los intangibles inherentes a estos proyectos sino también mencionar los beneficios tangibles y valorados que aparecen y que son muchísimos, pero que no están siendo recogidos ni mostrados a las familias.

Es decir, demostrarles que se producen muchos impactos como: capitalización de sus activos, incremento del valor de su vivienda, negocio o parcelas de tierra, ahorros por menor consumo de leña, disponibilidad de tiempo para realizar otras tareas productivas, adquisición de capacidades organizacionales, mejor precio de venta de sus productos, etc. Todos estos impactos tienen la virtud de ser valorizables con precio de mercado, es decir, es dinero puesto en el capital de las familias. 

Entonces, si tratamos como "socios" a las familias y les demostramos objetivamente el valor de todos los beneficios que tendrían, entonces los argumentos son más fuertes para cambiar la percepción de las familias del proyecto que la empresa quiere realizar en su comunidad. 

Lo mismo ocurre al pensar en todos los actores interesados en el proyecto, como las autoridades locales, ONGs, líderes locales, organizaciones de base, etc. A todos ellos les gustaría saber de manera valorizada cómo incrementarán sus ingresos, capital o capacidades con el proyecto. 

Esto significa un cambio de paradigma al evaluar los proyectos de inversión, donde se incorpore en la evaluación financiera y social a todos los actores interesados, se valoricen sus impactos y se considere todo el ciclo de vida del proyecto. De esa manera se podrá visualizar una relación ganar-ganar, donde no solo gana el inversionista, sino también las familias, autoridades, el medio ambiente, entre otros.

Para realizar dicha tarea surge el modelo SROIM (Social Return on Investment Management) que es una herramienta para evaluar los proyectos de inversión con el aporte de incorporar de manera amplia a todos los actores impactados y valorizar sus impactos, de manera que se pueda evidenciar la relación ganar-ganar. Los objetivos del SROIM son: visualizar el real impacto de los proyectos y conocer el efecto multiplicador de la inversión.

Los proyectos pueden beneficiar a algunos y perjudicar a otros. Es mejor estar preparados ante los argumentos negativos que puedan venir de los opositores al proyecto y responder de inmediato con acciones para mitigar dichos argumentos, pero para esto se tiene que haber detectado previamente quiénes se sienten perjudicados y cómo se impactan a estos. 

Para esto, el modelo SROIM permite recoger tanto los impactos positivos como los negativos del proyecto. De esa manera, las empresas podrán resaltar los aspectos positivos y realizar medidas para mitigar los impactos negativos y mejorar los argumentos para "vender" el proyecto a la comunidad.

Para visualizar los reales impactos de los proyectos, el SROIM usa de manera simultánea  herramientas como: redes sociales, indicadores de sostenibilidad y ciclo de vida del proyecto. Cuando se analiza de esta manera, los proyectos demuestran cómo se impactará a diversos actores (gobierno, comunidad, medio ambiente, etc.), es decir, identifica a todos los actores impactados de manera económica, social y ambiental en todo el ciclo de vida del proyecto.

Estos impactos aparecerán por cada actor identificado en la red social, de manera que podemos distinguir cómo y en cuánto dinero se capitalizan las familias, el municipio, colegios, asociaciones, etc. Así demostraremos que el proyecto es ganar - ganar. En otras palabras, todos ganan y de esa manera se tendrá un argumento más para conseguir la licencia social. 

El modelo SROIM es una herramienta que nació en el Perú, es decir, marca peruana, y está siendo usado por diversas empresas del sector minería, cemento, pesquero, entre otros.

¿Qué opina usted acerca de este modelo? ¿Lo aplicaría para evaluar los proyectos de inversión? ¿Por qué?

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mayor información del modelo SROIM en: www.simgcenter.com



Esta entrada contiene un artículo de:
César Sáenz
Doctorando en Administración de Empresas en la Universidad ESADE de España. Autor del modelo SROIM o "Gestión del Retorno Social de la Inversión". También cuenta con el Certified Training Program on GRI Sustainability Reporting Process. Actualmente es Gerente General de la empresa SIMG-Center.
Profesor de la Maestría en Gestión Pública de ESAN
Auspicios