Las reformas pendientes del gobierno

user-pic

El presente gobierno tiene una serie de reformas pendientes que deberían ejecutarse con celeridad, a fin de evitar que deterioren la senda de crecimiento económico del país. El notable crecimiento actual no permanecerá si no se sientan las bases de reformas a nivel institucional en el Estado.

Recientemente se está debatiendo la reforma del sistema privado de pensiones con temas como la cobertura y comisiones. Esta reforma podría salir en el primer año de gobierno siempre y cuando pase al pleno del Congreso y Comisión de Economía; sino, regresaremos de nuevo a lo mismo. 

La propuesta de cobertura esboza la inclusión de una serie de segmentos de la PEA que no estaban cubiertos como son el grupo de: independientes, trabajadores asalariados del hogar, trabajadores no asalariados, obreros y empleados públicos. Este último lo integran los CAS, que en su mayoría no gozan de beneficios sociales. Asimismo, los empleados de municipios también caen en este grupo. En pocas palabras, los primeros deudores de los beneficios sociales son el Estado y sus entidades de gobierno local. 

Salvo la cobertura del sector público y los independientes, es difícil cubrir el resto y no es responsabilidad de las AFPs. Incluso no habría un incentivo para realizar la cobertura de estos grupos que no otorgan un ingreso sustancioso para las administradoras de pensiones. Lo más preocupante es que se lanzan ideas quiméricas y etéreas que no permiten aterrizar y ejecutar la ampliación de cobertura de las AFPs. 

Las comisiones también están en el debate y ahora se estaría proponiendo una comisión por saldo, la misma que no favorecerá a los antiguos afiliados ya que podrían pagar el doble de comisiones a las administradoras. Una comisión por saldo favorece a las AFPs mas no al afiliado, que ilusoriamente sentirá que sus comisiones son bajas al inicio, pero altas al final. Pero como dijimos, al afiliado que ya está a mitad de camino no le conviene hacer este trámite de cambio de comisión.

Finalmente se estaría planteando una comisión por saldo, pero sobre el saldo nuevo, a fin de evitar unas sobreganancias desproporcionadas de las AFPs. Esta medida parece más justa para el afiliado, pero genera una sobrerregulación que podría perjudicarlo al complicarse el sistema de cobro de pensiones.

Cabe señalar que la reforma de AFPs tiene que ir de la mano con la de una reforma sustancial del mercado de capitales que permita a las administradoras de pensiones ampliar su frontera de inversiones. Ampliando los límites de inversión al extranjero, como se ha venido realizando recientemente, no se resuelve el problema sino que se genera otro: una maxi devaluación del dólar provocada por una salida de capitales que viene ayudada con la ampliación y flexibilización de los límites de inversión al extranjero.

En conclusión, la medida de regulación del sistema de pensiones es positiva, en cuanto se estaría dando un primer paso de alineación de intereses para el afiliado. Sin embargo, falta complementarla con la reforma de mercado de capitales y realizar un plan y reglamento concreto de ejecución de ampliación de cobertura y regulación de comisiones.

¿Cree usted que se llegará a ejecutar una reforma del sistema privado de pensiones que satisfaga las expectativas de los afiliados?



Esta entrada contiene un artículo de:
Jorge Guillén
Ph.D in Economics, West Virginia University, USA. Economista. Especialización en metodos cuantitativos aplicados a economía y finanzas. Economista de la Pontificia Universidad Católica del Perú.
Profesor del MBA Tiempo Completo de ESAN
Auspicios