La situación energética del Perú

user-pic

En el 2011 el Perú tenía 30 millones de habitantes, un PBI de US$ 180,000 millones, 7.5 millones de viviendas (5.5 millones con electricidad) y 2 millones de vehículos (860,000 autos). Pero, ¿cuánto de energía consume?

Normalmente hablamos de consumo o producción de energía en sus unidades originales (kWh, barriles o pies cúbicos) y perdemos de vista la importancia de un sector de consumo respecto a otro o de una fuente energética respecto a otra.

Por ejemplo, en el 2011 el Perú consumió 31.7 Tera Watt Hora (TWh) de electricidad, 201,000 barriles por día de combustibles líquidos y 450 millones de pies cúbicos por día (PC/D) de gas natural. Adicionalmente, se exportó 597 millones de PC/D de gas natural.

Todas estas cifras, mostradas en la Tabla 1, no tienen mucha relevancia para el lector común porque no tenemos en cuenta la relación que existe entre las diversas fuentes con su contenido energético. Lo que tenemos que hacer es colocar una unidad energética común para poder hacer la comparación de cada fuente en una sola escala energética, por ejemplo: el Tera Joule por Día (TJ/D).

En la Tabla 2 se han convertido las relaciones energéticas de la Tabla 1 en unidades de Tera Joule por Día (TJ/D). Aquí observamos que el sector eléctrico consumió 312 TJ/D de electricidad mientras que el gas natural consumido en el país es igual a 500 TJ/D y los combustibles líquidos consumidos fueron 1138 TJ/D.

Queda claro que el principal energético del país son los combustibles líquidos, pero la mayoría de las políticas de los gobiernos se han orientado al sector eléctrico y muy poco a garantizar la provisión de los combustibles.

Si preparamos una pequeña matriz, haciendo un equivalente a los consumos que se tendría como energía primaria (ver parte central e inferior de la Tabla 2), veremos que el gas natural tiene el 23% del consumo de energía del país, al igual que la Hidro-Energía (visto como energía primaria), mientras que los combustibles líquidos derivados del petróleo representan el 53%.

Otra cosa importante, que pasa desapercibida, es que la exportación del gas natural en el 2011 fue igual a 663 TJ/D, casi el doble de todo el consumo de electricidad del país. ¿Cómo es posible que el país exporte tanta energía a un precio mucho más bajo de lo que se importa como combustible líquido? Esta pregunta es difícil de responder.

La dependencia del país a los combustibles líquidos es importante. Esto queda claro en la matriz. Y además, el 90% de los combustibles líquidos se dirige al sector transporte, donde Lima representa casi la mitad de este consumo.

Por esta razón, el cambio del patrón de consumo del país debe empezar por el sector transporte y para esto el gas natural es importante. Pero, ¿por qué masificar si los combustibles se pueden conseguir con facilidad en el mercado externo? Esta es la hipótesis que ha gobernado nuestra política energética por muchos gobiernos.

¿Cree usted viable el inicio del cambio de patrón de consumo energético por el sector transporte, tal como propone el profesor Espinoza?



Esta entrada contiene un artículo de:
Luis Espinoza
MBA, ESAN. Magíster en Energética e Ingeniero Mecánico Electricista, Universidad Nacional de Ingeniería. Especialista en las áreas de planificación y regulación energética, ha sido Miembro de la Comisión de Tarifas de Energía (CTE), Asesor y Especialista en Planeamiento Energético del Ministerio de Energía y Minas.
Profesor de la Maestría en Gestión de la Energía de ESAN
Auspicios