4 años, 364 días, 23 horas, 59 minutos

user-pic

Un día, cada 5 años, parece que fueran uno de nosotros. No, en realidad, no es un día, es un minuto cada 5 años. Un minuto en que esos cholos provincianos parecieran uno de nosotros. Es el peculiar momento en que depositan su voto en una urna y éste vale lo mismo que el de uno de nosotros. Qué extraño minuto.

conflictos_sociales.jpgEl voto de uno de esos cholos provincianos, valiendo igual que el de uno de nosotros, que no somos ni cholos ni provincianos. Pero claro, luego, por los siguientes 4 años, 364 días, 23 horas, 59 minutos es obvio que no son uno de nosotros. Por esos siguientes 4 años, 364 días, 23 horas, 59 minutos ellos deben hacerse invisibles. Su deber moral es no existir para los limeños, no alterar nuestro mundo exitoso, no dar problemas. 

Solo deben hacer lo que un cholo provinciano debe hacer: trabajar en lo que haya y callar. Cultivar su tierrita para que podamos comer las maravillosas papitas que da el Perú y que nuestra gastronomía siga creciendo en el mundo. O trabajar en la mina o en lo que sea. Pero, pase lo que pase, no darnos problemas.

Y claro, si por alguna cosa rara, oímos de su existencia -porque alteran nuestra maravillosa paz, felicidad, crecimiento y éxito durante esos 4 años, 364 días, 23 horas, 59 minutos- solo puede haber una explicación: ha venido algún horrible extremista a meter en sus inútiles y cholos cerebros ideas sin sentido, pues los hace quejarse sin tener ninguna razón para ello, les inventa daños inexistentes, pues creen en las vacías acusaciones de algún advenedizo malandrín que, seguramente, solo lo hace para lanzarse a la presidencia.

En realidad esos cholos provincianos deben ser estúpidos, locos e ignorantes si están descontentos cuando todo para ellos, qué duda cabe, está mejorando sin cesar y, en el último de los casos, si no estuviese mejorando, solo es culpa de otros cholos provincianos metidos a alcaldes y presidentes regionales que son tan brutos, que no saben que hacer con los muchos millones que tienen y no saben como gastar.

En este caso, que se arreglen entre ellos o, mejor, se debe hacer que los inteligentes no cholos de Lima se encarguen de los gastos y quitarles el poder a esos cholos regionales. (Claro, ¿quién puede discutir la evidencia contundente que prueba que los funcionarios no cholos de Lima son 100% eficientes y honestos en la ejecución del gasto? Para muestra, basta con ver el magnífico e impecable desempeño presupuestal del Ministerio del Interior, de Defensa y otros. ¡Aprendan cholos provincianos torpes, corruptos e ineficientes!).

sumilla_calderon1.jpgEntonces, ahora que ya tenemos claro que todo el problema se reduce a esos agitadores que inquietan las brutas cabezas de los cholos provincianos, lo único que tiene que hacer el gobierno -para que todo regrese a la perfección de siempre-  es eliminar a esos agitadores que malogran el país.

Los agitadores a la cárcel o, mejor, que los baleen. Coincido totalmente con la congresista Lourdes Alcorta, que dijo que "lamentablemente deben morir más". Es correcto, con solo eliminar a unas docenas de cabecillas que inventan problemas inexistentes, los cholos provincianos volverán a ser, por los próximos 4 años, 364 días, 23 horas, 59 minutos, lo que deben ser: cholitos felices y trabajadores que jamás se quejan.

Y, en el único minuto restante, cada cinco años, ellos deberán votar por quien les prometa cualquier cosa. Claro, cholos provincianos brutos, ni sueñen que después se cumplirán esas promesas, sería absurdo pues, como todos sabemos, es ético prometerles cualquier cosa para lograr su voto, pero sería inmoral cumplirlo, pues eso alteraría nuestra maravillosa paz, felicidad, crecimiento y éxito durante los otros 4 años, 364 días, 23 horas, 59 minutos. Esa es nuestra ética.

¿Cuál es su opinión sobre la valoración limeña respecto a los conflictos sociales internos, y cómo cree usted que está manejando el gobierno los conflictos sociales?



Esta entrada contiene un artículo de:
Luis Felipe Calderón Moncloa
Profesor del área de Administración. Doctorando en la Université Jean Moulin, Lyon, Francia. DEA, Universidad de Niza, Francia. MA in Management Learning y MSc in Information Management, Lancaster University, United Kingdom. MA, ESAN, Perú. Bachiller en Psicología, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú.
Profesor del MBA Tiempo Parcial de ESAN
Auspicios