La importancia de la inteligencia tributaria

user-pic

Una medida para lograr la ampliación de la base tributaria es retornar a aquellas actividades que, debido a algunas situaciones del pasado, han sido mal vistas en el país. En el 2000 se desarticuló todo lo relacionado con la inteligencia en el Estado, incluida la inteligencia tributaria, debido a que se convirtió en sinónimo de corrupción.

En el país hay grandes sectores económicos que son evasores de impuestos, existe contrabando y hay mucha minería informal. La forma de llegar a estos sectores es mediante labores de inteligencia desde la perspectiva tributaria, pues una tarea eficaz no radica solo en detectar la falta, sino además en cobrar los tributos.

Los sectores de evasión son más o menos conocidos. Incluso se conocen las zonas geográficas en el país o dentro de Lima donde operan, como galerías comerciales en las que se comercializa mercadería de dudosa procedencia. Parece que todos sabemos dónde están los que incumplen, menos la Sunat. Por ello, se requieren medidas un poco fuertes, como las actividades de inteligencia planteadas dentro de la administración tributaria, así como la formación de equipos de profesionales que no sean solo abogados y contadores -las contrataciones típicas de la Sunat- sino también ingenieros, economistas y especialistas en diversas materias.

La idea es que estos equipos especializados operen desde Lima y vayan a determinadas zonas de provincia donde se haya detectado el incumplimiento. Ellos deben fiscalizar in situ, determinar la deuda y retornar a Lima, porque algo que vemos con frecuencia es que cada vez que hay un conflicto social en el interior del país, los manifestantes suelen atacar las instalaciones de la Sunat, aunque el asunto de la protesta no tenga relación alguna con las labores que desarrolla esta institución.

Es así como se pierde información valiosa sobre los contribuyentes en situación dudosa. Además, los funcionarios que trabajan en esos pueblos conocen a los infractores, pero me imagino que tienen miedo de tomar acciones contra ellos como ocurría en la época del terrorismo.

sumilla_oscarpicon_inteligencia1.jpgEn conclusión. Para enfrentar estos focos de evasión en provincias donde hay mucha violencia y falta de seguridad, la administración tributaria debería formar equipos especializados que justamente "ataquen" a estos sectores y que regresen a la capital bajo un velo de protección, en el anonimato si fuera posible, y así se logre una fiscalización y una determinación técnica y eficaz.

¿Coincide usted con el profesor Oscar Picón acerca de la necesidad de formar unidades de inteligencia tributaria en el país? ¿Cómo hacer para evitar el mal uso de estos equipos de trabajo?



Esta entrada contiene un artículo de:
Oscar Picón
Master en Tributación Internacional, University of Florida, Gainesville. Maestría en Finanzas, Universidad del Pacífico. Abogado, Universidad de Lima. Socio de la firma Picón asociados, dedicada a la consultoría tributaria.
Auspicios