Balance y futuro de las exportaciones

user-pic

La crisis económica internacional afectó en el 2012 a nuestras exportaciones. Era previsible. Cuando el presidente Humala anunció que habría un incremento de los envíos al exterior, nosotros, que estamos vinculados al sector, sabíamos desde el 2011 que esa meta no se cumpliría. Lo importante es que la caída no ha sido tan significativa.

El precio internacional del oro ha aumentado y eso ha beneficiado al Perú como país exportador primario. Otro aspecto a resaltar es que las exportaciones no tradicionales sí han crecido en el 2012, lo que nos trae una buena lección sobre el avance de algunos sectores, como el agropecuario y el químico, que han salido adelante a pesar de la turbulencia mundial.

Con miras al futuro, el comercio exterior peruano debe ganar mayor competitividad, superando problemas que vienen desde el gobierno, como la falta de institucionalidad y de innovación. Pero, sobre este último punto, también debemos reconocer que hay empresas privadas que no invierten en innovación, debido a que su relación con las universidades prácticamente no existe.

Tenemos buenos productos con potencial para salir al exterior, pero hay empresarios que no salen al mundo, no hacen contacto con potenciales clientes, no saben qué quieren los consumidores, porque prefieren quedarse en sus escritorios y desde ahí no se puede crecer. Si superamos estos factores negativos, poco a poco las exportaciones no tradicionales se volverán más competitivas.

Históricamente, la empresa peruana no ha invertido en innovación. Y si lo hace no es para hacer cambios estructurales, sino para hacer simples modificaciones en los empaques o presentaciones. Por su parte, el gobierno debe motivar la innovación en el sector privado, especialmente en las pequeñas empresas.

Las instituciones públicas deberían crear incubadoras que acompañen a los negocios chicos y llevarlas de la mano hasta que empiecen a exportar y ganen experiencia. Ya hay un mejor presupuesto aprobado para este objetivo en el 2012, que esperamos sea bien aprovechado.

Para las empresas grandes que sí tienen recursos para invertir en estos temas, se deben crear las instituciones de innovación que las apoyen y puedan articularlas con las Pymes para que formen parte de esta cadena. Todo esto se puede conjugar para una mejor competitividad de los productos peruanos en el mercado internacional.

sumillas_mcbride_balance.jpg En el 2012, los exportadores se han quejado de que la caída del dólar les ha hecho perder competitividad y, ante ello, piden que puedan pagar impuestos en moneda extranjera. Es cierto que hay un impacto negativo por el tipo de cambio y por el aumento de los costos internos. Sin embargo, no creo que la solución de largo plazo sea el pago de impuestos en dólares: la única manera de salir es que proyecten como parte de sus costos de exportación que el dólar seguirá bajando, de tal manera que exista la necesidad de ser más eficientes para no perder competitividad.

El Perú necesita crecer a tasas de 30% anual en sus exportaciones. Esa es la meta que debe ponerse el gobierno. Para ello, debe definir la promoción del país (exportaciones - inversiones y turismo - imagen), hacer un uso más intensivo de los tratados de libre comercio ya firmados y empezar a negociar otros como con la India y Rusia, por ejemplo.

¿Qué prácticas deben realizar las empresas exportadoras para mejorar su competitividad y mitigar los efectos negativos de la crisis mundial?



Esta entrada contiene un artículo de:
Eduardo McBride Quiroz
Profesor del área de Mercadeo. Master of Education, University of Pittsburgh, Pennsylvania, USA. Bachiller en Zootecnia, Universidad Nacional Agraria La Molina, Perú.
Profesor del MBA de ESAN
Auspicios