Errores típicos al diseñar contratos, APPS y Project Finance - Parte II

user-pic

Si bien es importante que durante el proceso de contratación se genere competencia, que existan varios postores precalificados y que estos no puedan hacer un consorcio después de la precalificación, como señalé anteriormente en un artículo; la estructuración de negocios y el diseño de contratos implica también otras variables a tener en cuenta.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Entérate más sobre este tema en la primera entrega de Errores típicos al diseñar contratos, APPS y Project Finance

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

  • carcamo_errores_contratos_ii.jpgEn algunos sectores y negocios, el diseño condiciona el éxito económico, como el caso aeroportuario, salud, energías renovables, entre otros. Se debe permitir que cada postor presente su propio diseño y evaluar su propuesta técnica-económica con expertos que no hay en el país, siendo exigibles el cumplimiento de normas y estándares operativos internacionales.
  • Es claro que en algunos negocios (sector salud, proyectos viales, portuarios, aeroportuarios) donde el porcentaje de ocupación es variable y hay importantes costos fijos, las ganancias crecen sustancialmente con un alto grado de ocupación. El incentivo del operador será mantener esa alta ocupación que genera malestar, congestión, mayores costos a los usuarios. Se debe prever y regular este tema, con incentivos y penalidades, sino será fuente de conflictos permanente.
  • En cuanto a los contratos a suma alzada, un error típico es pensar que no es necesario contratar o supervisar la ejecución de las inversiones o proceder igual como si se tratara de precios unitarios. En suma alzada, el incentivo del constructor es a subinvertir, ya que mientras menos gaste, incrementará sus ganancias.
  • Es necesario controlar la calidad de las inversiones, no solo de los materiales adquiridos sino también de los procedimientos constructivos. El desarrollo de la ingeniería de detalle puede significar optimizar los recursos y menores inversiones respecto a la propuesta técnica ganadora. Esos cambios deberían beneficiar a ambas partes.

  • En los contratos se establece que se aprobará el diseño y la correcta ejecución de las obras o de las operaciones, pero no se especifica o precisa cual es el alcance de dicha aprobación o conformidad. Si uno "aprueba" un diseño e incluso pide modificaciones o correcciones, está involucrándose y asumiendo el riesgo de construcción.
  • Si producto de nuestras observaciones las obras se encarecen (muy probable pues a mayor exigencia y gasto se incrementa la ganancia del constructor) o atrasan, nos exigirán una compensación y habremos desvirtuado el proyecto original. Igualmente, cuando se aprueba la correcta ejecución de las obras nos hacemos corresponsables del deficiente funcionamiento, del deterioro prematuro, entre otros factores.

    Se debe establecer claramente que nuestras aprobaciones y conformidades tienen como objetivo verificar selectiva o aleatoriamente, el correcto uso de procedimientos, la correcta aplicación de los reglamentos y el cumplimiento de los diseños, sin que ello signifique una modificación de los acuerdos contractuales y que la total responsabilidad del diseño y correcta ejecución corresponda al concesionario.

sumillas_carcamo_errorescontratosii.jpg

  • Evidentemente, si se encarga a un profesional con 20 años de experiencia en obra pública que supervise o apruebe una obra a ejecutar mediante APP, no podrá hacerlo adecuadamente, pues es otra lógica opuesta al know how de toda su vida. Por ello, hay que contratar a un especialista en proyectos a suma alzada, con experiencia en el sector privado para regular y supervisar las inversiones comprometidas.
  • El tema económico debe ser bien diseñado y regulado, como los incrementos tarifarios, el equilibrio económico-financiero, los beneficios tributarios, entre otros. Las ganancias de la curva de aprendizaje y las economías de escala y tecnológicas permitirán reducciones tarifarias y por esta razón se recomienda incorporar el factor X (productividad) en el cálculo del reajuste (como se hace en las  concesiones de telefonía, eléctricas o aeroportuarias).
  • No se puede incrementar las tarifas por un incremento de los costos del concesionario o por una reducción de sus ingresos, ya que no hay porqué trasladar los efectos de su ineficiencia. Se debe más bien considerar factores exógenos a él.

Y usted, ¿cómo viene diseñando sus contratos? ¿Está aplicando las recomendaciones dadas por el profesor Cárcamo? Cuéntenos su experiencia.



Esta entrada contiene un artículo de:
Enrique Cárcamo Cárcamo
MBA, ESAN, Diploma en Gestión y Dirección de Empresas, PUCP. Ingeniero Civil Colegiado,  PUCP. Consultor especializado en procesos de concesión de infraestructura. Amplia experiencia en el sector transportes.
Auspicios