Los riesgos de comprar Repsol

user-pic

El gobierno evalúa la compra de los activos de la española Repsol en el Perú, desde la refinería La Pampilla hasta sus 333 estaciones de servicio a nivel nacional. Para Javier Rivas, profesor de la XXVI Semana Internacional de ESAN, nuestro país no debe cometer los errores de Argentina.

repsol_peru_larepublica_pe.jpg En una reunión a puerta cerrada, el presidente Ollanta Humala recibió en Palacio de Gobierno al presidente de Repsol, el español Antonio Brufau, para negociar la compra de los activos de esta compañía en Perú por parte del Estado peruano. De acuerdo con información publicada por el diario El Comercio, la cita habría servido como un primer acercamiento entre ambas partes "pues el gobierno aún no tiene definido cómo concretar su participación en los activos de Repsol".

Según una fuente que cita el periódico, Repsol esperaría una oferta por el 51.3% de participación en la refinería, y no por menos de eso. El 48.7% restante se encuentra en manos de las administradoras del fondo de pensiones (AFP) y de accionistas minoritarios.

Por su parte, el premier Juan Jiménez sostuvo que aún no hay una decisión del gobierno sobre la compra de La Pampilla. "Quiero que (los empresarios) sepan eso. El gobierno no está preocupado por ese tema. Nosotros seguimos trabajando en generar las matrices de inversión básicas que permitan que la economía y la inversión sigan fluyendo", comentó. Días antes, el funcionario se había mostrado a favor de la inversión parcial por parte del Estado en dicha compañía.

La Pampilla necesita una inversión de US$ 2,000 millones para ser modernizada, y ese es un costo que pocos privados estarían dispuestos a pagar, aún si quisieran adquirir los 333 grifos de Repsol que constituyen la "cereza de la torta" de su negocio en el Perú, señala El Comercio.

Para Javier Rivas, profesor de la XXIV Semana Internacional de ESAN, el Estado peruano debe invertir el dinero de sus ciudadanos en las prioridades básicas. "Adam Smith quedó muy atrás y su mano invisible que todo lo arreglaba también. El Estado puede y debe actuar en casos de clara injusticia, como exceso de horas de trabajo, salarios mínimos, etc. Pero, sobre todo debe invertir el dinero de los impuestos en lo que Keynes llamaría inversiones con multiplicador positivo; es decir, aquellas que por cada sol invertido produzcan muchos soles de retorno.

sumillas_repsol_rivas.jpg "¿Acaso en el Perú el Estado ya no puede invertir en una mejor educación? ¿Tal vez ya no hay ninguna obra de infraestructura por crear? Sin duda, el Estado tiene otras mejores alternativas para sus ciudadanos", señaló el profesor Rivas. Recordó además que cuando Repsol encontró el yacimiento de Vaca Muerta, el gobierno argentino aceleró la expropiación y tendrá que pagarle a la empresa un dinero en el futuro.

"Miren lo que ha ocurrido, la producción de petróleo se ha reducido, Argentina ha incrementado su dependencia energética y lo que es peor, necesita unos 40 mil millones de dólares para poner en marcha el yacimiento. ¿Creen que los argentinos están mejor tras la intervención? Un llamado para que el Perú no cometa el mismo error que Argentina", subrayó.

¿Cuál es su opinión al respecto? ¿Considera que el gobierno debe tener una participación en los activos que dejará Repsol en el país?



Esta entrada contiene un comentario de:
Javier Rivas
Socio-Director de IFRYDHE. Doctor en Economía por la Universidad de Zaragoza, Master en Hautes Etudes Economiques por el Collège d'Europe de Bruges-Bélgica, Licenciado en Empresariales por las Universidades de Zaragoza y Lovaina. Consultor especializado en Finanzas y Estrategia.
Auspicios