Una mirada al primer mundo: ¿en qué ciudad queremos vivir?

user-pic

A finales del siglo XX empezaron a introducirse una serie de conceptos y enfoques que buscaban determinar el tipo de modelo de ciudad ideal para vivir (smart cities, eco cities, etc.). En ese camino, las metodologías desarrolladas por una serie de Organismos Internacionales, ONG y empresas privadas, han avanzado en recoger aspectos de la vida urbana que antes se consideraban impensables de medir.

landaure_ciudades.jpgEn una publicación de principios de este año, Naciones Unidas introdujo el City Prosperity Index (CPI), un nuevo indicador que mide la "prosperidad", un concepto incluso más amplio que el de "sostenibilidad". Dicho indicador señala que una ciudad es "próspera" no solamente cuando logra un equilibrio entre economía, sociedad y ecología, sino cuando otras variables -como salud, paz y tranquilidad- se encuentran presentes en su desarrollo diario.

A la par de Naciones Unidas existen otras fuentes (Mercer, PwC, Banco Mundial, etc.) dedicadas a medir el índice de desarrollo de las ciudades. Lo curioso es que, a pesar de que éstas utilizan una serie de criterios e indicadores distintos, los resultados de todas ellas parecen coincidir en gran parte.

El estudio desarrollado por la consultora norteamericana Mercer, por ejemplo, concluye que las ciudades más desarrolladas están ubicadas en su mayoría en Europa Occidental, son de tamaño mediano y tienen una población poco mayor o inferior al millón de habitantes. Estas ciudades destacan no solo por su infraestructura (mayor número instalaciones de servicios, ciclovías, áreas verdes, buenas universidades, bibliotecas, etc.), sino por una serie de factores intangibles que las convierten en los lugares ideales para vivir.

landaure_cdro1.jpgFuente: www.mercer.com

Como hemos señalado anteriormente, en la elaboración de los índices de calidad de vida y prosperidad, ahora se consideran una serie de variables muy completas y que no solo están relacionadas con el aspecto económico - monetario que es el que se acostumbraba usar.

sumillas_landaure_ciudades.jpgPor lo tanto, el GDP -o PBI per cápita como se le conoce aquí- es solamente un factor entre muchos otros. Para Mercer, mayor calidad de vida también tiene que ver con la calidad del aire, niveles de emisión de CO2, cantidad de áreas verdes por habitante, cantidad de espacios públicos, cantidad de libros por habitante, cantidad de conexiones a internet, cantidad de gente que hace ejercicio, porcentaje de obesidad mórbida, etc.

Hay incluso indicadores más holísticos como los existentes en Bhutan (país del sur de Asia que se dice que es el más feliz del mundo) donde se mide la felicidad.

En consecuencia, no es ninguna sorpresa que cuando se habla de los "mejores lugares para vivir", grandes ciudades como Nueva York, Londres o Tokio no aparezcan en la lista. Ni siquiera París figura en el top ten.

¿Le parece a usted que en nuestro país se están implementando políticas orientadas a emular los ejemplos de las ciudades más desarrolladas?



Esta entrada contiene un artículo de:
Juan Carlos Landaure
MSc Urban Management & Development de IHS - Erasmus University Rotterdam. MBA de ESAN. Magíster en Matemáticas Aplicadas a la Economía de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Arquitecto de la Universidad Ricardo Palma. Consultor en gestión y desarrollo urbano e inmobiliario. PMP del Project Management Institute.
Auspicios