Algunas medidas que amenazan la seguridad jurídica

user-pic

Podemos decir que la actuación de la Sunat se divide en dos campos: la parte normativa y la parte operativa. En ambas se vienen tomando una serie de medidas que están atentando seriamente contra la seguridad jurídica de las empresas y, por lo tanto, contra la inversión en el país.

picon_seguridad_juridica.jpgEn el caso de la parte normativa, tal como se podía esperar por la experiencia de años anteriores, han continuado los cambios. A fines del 2013, por ejemplo, las tasas en el sistema de detracciones aplicables a la mayoría de servicios se elevaron entre un 9% y 12%, lo cual para empresas dedicadas a ciertos rubros, por ejemplo la contrata minera, configura montos imposibles de asumir. 

Incluso, el mismo hecho de que sea la Sunat la encargada de regular las tasas de este sistema (detracciones) parece no ser adecuado pues con los hechos ha venido demostrando que ello ha generado un caos en el sistema tributario, sobre todo porque se ha utilizado el sistema de detracciones como un mero mecanismo de recaudación: baja la recaudación, sube la tasa de detracción. 

Asimismo, si uno observa en retrospectiva el último lustro, podrá notar unos 4 o 5 cambios sustanciales por año, lo cual dice mucho de la falta de estabilidad y seguridad jurídica para las empresas en el tema tributario.

Nuestra opinión es que las mencionadas facultades sean encargadas a un organismo superior como el MEF, pues de no ser así se corre el peligro de que cada vez que al ente recaudador le falte recaudación, recurra a un nuevo aumento de las tasas o a una expansión del sistema.

Por el lado operativo, el principal problema ha sido el ingreso de nuevas formas de cobro, sobre todo el "ingreso en forma de recaudación", bajo el cual la Sunat embarga las cuentas de los contribuyentes por una supuesta deuda tributaria.

Aclaremos. El sistema de detracciones se planteó en un inicio como un mecanismo que permite separar cierta cantidad de dinero de cada facturación para asegurar el futuro pago de impuestos. Y bajo la lógica que es un perjuicio financiero (y solo financiero) para una empresa, por un periodo corto de tiempo, parece ser que valiera la pena. 

Pero en la realidad no ha sido así, se ha convertido en un instrumento de acotaciones, reparos, multas, cuestionamientos de crédito fiscal, entre otros; la mayoría de los cuales no tienen sustento razonable. Este año, la administración tributaria ha utilizado el sistema de detracciones y el famoso "ingreso en forma de recaudación" como un instrumento para paliar la caída en el ingreso, llevándole a tomar decenas o centenas de miles y en algunos casos hasta millones de soles de las cuentas de los contribuyentes, la mayoría de veces ante una completa inexistencia de deuda tributaria o de indicio alguno de evasión. 

sumillas_picon_seguridad_juridica.jpgPor ejemplo, hay casos en que el contribuyente comete un error (que él mismo rectifica) de S/. 2,000 o S/. 3,000 de IGV de algún período tributario, e inmediatamente es objeto de confiscaciones de sus cuentas por enormes cantidades de dinero (millones de soles). Ello nos habla de la inexistencia de una mínima lógica y, mucho menos, de una proporcionalidad.

Pero tengámoslo claro. En el fondo dicho "ingreso en forma de recaudación" significa un endeudamiento hacia futuro con el contribuyente, bajo la premisa de que su deuda futura pueda consumir el dinero que está ingresando en forma de recaudación. 

Sin embargo, si tal como ha venido pasando, en un futuro se aumenta la tasa de detracción, se puede pensar que van a aumentar las futuras detracciones y los posibles futuros ingresos en forma de recaudación; es decir, el dinero que ya se tomó, lejos de poder utilizarse, va a seguir incrementándose conforme el paso del tiempo. Y mientras ello sucede, las empresas se preguntarán si es seguro seguir invirtiendo en nuestro país.

¿Cree usted que las medidas que está tomando la Sunat podrían poner en riesgo las inversiones?



Esta entrada contiene un artículo de:
Jorge Picón Gonzáles
Abogado - Universidad de Lima. Magíster en Administración - ESAN. Doctorado en Derecho Empresarial - Universidad de Sevilla. Socio de Picon & Asociados, Asesores Tributarios. Se ha desempeñado como Intendente Nacional Jurídico y Gerente de Procedimientos Tributarios en la SUNAT. 
Profesor del MBA Tiempo Completo de ESAN
Auspicios