La prioridad es el acceso universal a la energía

user-pic

En el marco de la XXVIII Semana Internacional de ESAN, Conexión ESAN conversó con el profesor Tomás De la Calle Botero, quien pone énfasis en la necesidad de lograr que las personas pobres tengan acceso al servicio de energía eléctrica, incluso antes que alcanzar la eficiencia.

de_la_calle_energia.jpg¿Cuáles son los desafíos que enfrentan los países latinoamericanos para lograr un eficiente aprovechamiento de sus recursos energéticos? 

El tema de la eficiencia ya ha empezado a ser manejado por muchos países de América Latina, especialmente en los ministerios que se encargan del tema energético. Ahí hay algo que nos toca de rebote y es que nosotros somos en general importadores de vehículos y éstos van mejorando su eficiencia en las casas matrices donde se producen, por la necesidad que tienen estos países. 

Yo diría que América Latina en general es bastante eficiente en su generación eléctrica, sobre todo por la capacidad instalada tan alta.

¿Cuál es el problema más importante a resolver en el sector energético para los países de la región?

Yo diría que el principal problema es lograr el acceso a la energía por parte de los más pobres. Cocinar a leña es algo fatal, no solamente para el medio ambiente sino sobre todo para la salud de las personas que la utilizan. Para reemplazar esto se tiene que lograr que el gas licuado de petróleo (GLP) llegue a las zonas rurales.

Además, cuando las personas no están interconectadas eléctricamente el día solo les dura 12 horas, mientras que para la gente que tiene acceso a la energía eléctrica el día dura mucho más. Esto genera desarrollo, progreso y bienestar.

Primero hagamos que los pobres puedan acceder a la energía y luego, o concomitantemente a ello, veamos el tema del medio ambiente.

¿Cómo se relaciona o se traduce el aprovechamiento de los recursos energéticos con el crecimiento y desarrollo de un país?

Este es un paradigma que acaba de cambiar en los últimos informes que se están presentando, sobre todo en Europa y Estados Unidos. En el pasado, la mejor manera de pronosticar el consumo de energía era calculando el crecimiento del PBI; es decir, si antes se pronosticaba que el PBI iba a crecer a un ritmo de 3% se podía prever que el consumo de energía iba a aumentar en igual proporción. 

sumillas_de_la_calle_energia.jpgEste paradigma acaba de ser rebatido en el primer mundo, donde debido a los cambios en términos de eficiencia se está reduciendo el consumo energético y simultáneamente el PBI está creciendo, así sea en márgenes pequeños. Por lo tanto, esa correlación allá no se da más.

En cambio, en países en desarrollo como los nuestros todavía existe una muy estrecha relación entre el ritmo de crecimiento del PBI y el incremento en el consumo de energía. En principio yo diría que esto no es una mala noticia, pues en el fondo refleja bienestar y significa que estamos accediendo a mayor confort. Luego vendría el tema de generar eficiencia en el consumo, pero yo antepondría que primero tenemos que lograr el acceso universal a la energía y recién ahí pensemos en ser eficientes. 

Desde su punto de vista, ¿cómo debería darse una política inclusiva en materia de desarrollo energético?



Esta entrada contiene una entrevista a:
Tomás De la Calle Botero
Master en Gestión de la Energía, Universidad de Viena. Estudios en especialización en planificación energética. Ha sido catedrático en la Universidad Externado de Colombia y Universidad Industrial de Santander en la especialización de hidrocarburos. Es consultor de diversas organizaciones de la industria petrolera en política energética. Profesor de la XXVIII Semana Internacional de ESAN
Auspicios