El debate sobre el salario mínimo

user-pic

El Gobierno se autogeneró una crisis interna al mostrar discrepancias sobre el aumento de la Remuneración Mínima Vital (RMV), lo que terminó con el premierato de César Villanueva. Jorge Toyama, profesor de la Maestría en Finanzas y Derecho Corporativo de ESAN, considera que la discusión debe despolitizarse y establecer de una vez los criterios para un eventual aumento.

toyama_salario_minimo.jpgEl Presidente de la República, Ollanta Humala, puso punto final a la discusión política respecto al aumento de la RMV, al señalar en definitiva que no se evaluará dicho incremento y que, más bien, sería irresponsable plantearlo.

Esto, luego de que el nuevo premier René Cornejo señalara que se ha abierto un debate político sobre el tema. "La mayor parte de trabajadores que recibe la RMV son de la pequeña empresa, y acá es donde tenemos que balancear los efectos que puede tener ello (el incremento)", refirió. 

Por su parte, la flamante ministra de Trabajo, Ana Jara, aseguró que el Gobierno ya cumplió con su promesa electoral de aumentar el salario mínimo, de S/. 600 a S/. 750. "Actualmente, la RMV está a la par del salario real, circunstancia que no se da, por ejemplo, en otros países de la región", anotó. 

Al respecto, Jorge Toyama, profesor de la Maestría en Finanzas y Derecho Corporativo de ESAN, sostuvo que hay tres variables que se deben tomar en cuenta respecto a la RMV. "La primera es que ésta debe sostenerse en el diálogo social. Cada vez que un político propone aumentar el salario mínimo está afectando la Constitución, que dice que los aumentos del mínimo se fijan por el Estado, previo diálogo social del Consejo Nacional de Trabajo (CNT). Es decir, nadie debería hablar del salario mínimo sin primero escuchar al CNT", recalcó. 

En segundo lugar, el experto comentó que tampoco existe una metodología técnica y previsible para fijar un alza en el salario mínimo, sino que sigue relacionado con las decisiones políticas de quienes nos gobiernan. "Como si fuera una empresa, debe establecerse que cada año se evalúen aumentos en determinado mes y con determinados criterios; así todos sabrán en qué mes se gatilla el mínimo bajo tales condiciones. En Brasil y en Estados Unidos, cada cierto tiempo, de manera previsible, sabes que habrá un aumento", comentó.  

sumillas._toyama_salario_minimo.jpgEn ese sentido, Toyama consideró necesario que se tecnifique el debate del mínimo vital, pues hay muchas ideas, como aumentarlo de acuerdo a regiones, sectores o tamaño de las empresas.

"En mi opinión, las regiones y el tamaño de la empresa deberían ser factores claves para decidir el ajuste. Tenemos que estratificar ambos criterios, porque cuando se dice que se aumente solo por regiones, podemos tener a una transnacional que opera en la selva que no es lo mismo que una microempresa de Lima. Entonces, debería ser un mix entre tamaño y regiones, y creo que el valor determinante para el aumento debería ser la inflación", planteó. 

En tercer lugar, explicó, da la impresión de que toda esta discusión hace perder de vista que la clave no es cuánto es el salario mínimo, porque la mayoría de peruanos no gana el mínimo vital. "El debate principal es la informalidad, la falta de seguridad y salud, la fiscalización a las microempresas, etc. Hay otros temas más relevantes", consideró. 

¿Qué criterios técnicos plantearía usted para un aumento del salario mínimo?



Esta entrada contiene un comentario de:
Jorge Toyama Miyagusuku
Socio del Estudio Miranda & Amado Abogados. Miembro de la Junta Directiva del Comité de RR.HH. de AMCHAM. Abogado, Pontificia Universidad Católica del Perú. Maestría en Derecho Constitucional, Pontificia Universidad Católica del Perú.
Profesor de la Maestría en Finanzas y Derecho Corporativo de ESAN
Auspicios